sábado, 6 de junio de 2020, 12:49
Desde
Desde

Una nueva ofensa a la Familia Real

|





Miguel Adrover

La verdad es que uno no sale de su asombro, Cataluña, y por ende, Barcelona, están inmersos desde hace más de un año en un autentico calvario de conflictos, entre la Comunidad y el Estado, entre los partidos políticos, entre los mismos independentistas, entre sus mismas instituciones, y enfrentados a un sin número de causas jurídicas que siguen su curso.


Pero parece que nada importa, la ingobernabilidad de las instituciones, no importan, la pérdida de poder económico, no importa, que se desmantele el tejido empresarial, no importa, únicamente importan dos vías, el conseguir separarse del estado, sin saber hacia dónde van, y expulsar a la Familia Real Española de cualquier símbolo que recuerde a los catalanes que son la institución es más apreciada y mejor valorada en todo el territorio nacional, Cataluña incluida.


Porqué digo todo esto, porque ahora, la última iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona, cuyo gobierno está encabezado por Ada Colau, quiere excluir al Príncipe de Asturias del callejero de la ciudad. Para lograrlo, la próxima semana, en el Distrito de Gràcia, que está presidido por el concejal Eloi Badia, se debatirá el cambio de nombre de la avenida del Príncep d'Astúries, a fin de eliminarlo del callejero barcelonés y cambiarlo por el de Riera de Cassoles.


Recordemos que el pasado mes de abril de 2017, la alcaldesa de Barcelona ya hizo lo mismo con la Plaza Rey Joan Carles I, cuando cambió el nombre de la plaza, que se encuentra entre la confluencia de la Diagonal con el paseo de Gràcia, por el de Plaça Cinc d'Oros, en una cuestión, en aquella fecha, muy discutida por los propios ciudadanos de ese barrio barcelonés.


Con esta nueva injerencia política de la alcaldesa de Barcelona contra nuestra familia Real, se demuestra una vez más que los movimientos de sumisión hacia una opción política, aunque no sea la mayoritaria del pueblo catalán, en busca de unos apoyos provenientes de un sector ahora en entredicho, son más importantes que conseguir una gobernabilidad que ayude al bien estar ciudadano, un bienestar que ayude al desarrollo social, un bien estar que lleve a la consolidación económica del pueblo, y un bien estar que ofrezca de nuevo seguridad a las empresas.


Con esta nueva maniobra, lo que una vez más consigue Ada Colau, es demostrar que no se puede estar en misa y repicando al mismo tiempo, y ofender a la familia Real, es siempre una manera eficaz de distraer a los ciudadanos para así esconder las incapacidades de una gestión que a pesar de todo ya es muy discutida.


Desde la editorial de El Monárquico, una vez más nos hacemos eco de estas ofensas gratuitas hacia la Familia Real, y una vez más, nos gustaría saber Sra. Colau, de verdad se lo digo, si ahora mismo no hay problemas más importantes en Barcelona, que el que una avenida lleve el nombre del Príncipe de Asturias. Si no hay nada más importante que volver a soliviantar los ánimos todavía encendidos de la población de su ciudad, ya que de nuevo, con sus decisiones conseguirá, que se inicie una nueva discusión entre sus ciudadanos. Volverá a abrir heridas que desde diciembre todavía no se han cerrado. 




Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico


















1 Comentarios

1

Lamentable situacionfruto de la ignorancia y de la manipulación de la historia. Que pena de mi país....

escrito por Juanjo Martin 19/ene/18    09:04

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.