sábado, 6 de junio de 2020, 12:57
Desde
Desde

El proteccionismo político y económico mal entendido

|





Image1 1

Con motivo del acto de entrega del Premio Camino Real del Instituto Franklin por el Rey Felipe VI al actor malagueño Antonio Banderas,en su cuarta edición, el Monarca ha resaltado los vínculos entre España y Norteamérica, la relación de los españoles con Estados Unidos.


En las tres ediciones anteriores, los premiados fueron el cantante Plácido Domingo, el cardiólogo Valentín Fuster y el deportista Pau Gasol.


Esta distinción tiene como objetivo el reconocimiento a los españoles que, bienpor su trabajo o bien por sutalante positivo y constructivo, proyectan y potencian la imagen de España en los Estados Unidos de América.


Si hacemos historia de este galardón, lo podemos encuadrar dentro de un Plan que ideó el antiguo ministerio de Industria, Turismo y Comercio, y que se bautizó con el nombre de “Made in Spain”. Este Plan consistía en fomentar las marcas españolas y potenciar la imagen de nuestro país en el extranjero. Y fue precisamente en los Estados Unidos donde se puso en marcha a través de un proyecto piloto articulado en torno a cuatro grandes líneas de actuación: en primer lugar se actuaría en el ámbito de los productos industriales y de tecnología; en segundo lugar sería la del idioma español que contaría con un Plan del Libro en Español en Estados Unidos; la tercera línea de actuación se centraría en los alimentos y vinos de España; y la cuarta línea de actuación estaría dirigida a los bienes de consumo español.


Si se hace un análisis exhaustivo de estas líneas de actuación, quizá pueda parecer ante los ojos del que lo analiza que estamos apoyando y avalando el proteccionismo. No es verdad.


Estamos promocionando en el exterior lo nuestro: nuestra cultura, nuestra gastronomía, nuestra industria, nuestro idioma… lo nuestro. Estamos pregonando a los cuatro vientos lo que el exministro de Industria Sebastián definió un día como “nuestro petróleo”; porque en España el turismo es nuestro petróleo.


Cuando,durante su mandato,este mismo exministro lanzó la idea delo que se denominó “factor España”, esto era el consumo por parte de los ciudadanos de un máximo de 150 euros al año en productos españoles. Cuando lanzó esta idea decía, saltó por los aires la caja de los truenos. Políticos y economistas se llevaron las manos a la cabeza y le acusaron frente a la opinión pública. Se le tachó de proteccionista y de autárquico.


Algún tiempo después, en la legislatura posterior, el exministro Soria, también de Industria, proponía a los ciudadanos que las vacaciones estivales las intentaran programar para destinos nacionales, porque “son mucho más encantadores que los internacionales”, decía.


Existe otra teoría, esta posiblemente popular, sugiriendo que si los 45 millones de españoles que somos consumiéramos sólo y exclusivamente productos "made in spain" durante tres meses, la demanda de nuestros productos se dispararía y se iniciaría un proceso de reactivación de nuestra economía, crecería el empleo, recaudaríamos impuestos y podríamos saldar definitivamente la deuda que nos acecha.


Todo lo expuesto nos conduce a formularnos una pregunta quizá un poco espinosa por la actualidad política del tiempo que corre: ¿Esto es proteccionismo? La respuesta, a mi parecer, sería NO.


El proteccionismo es una doctrina política y económica que dificulta la entrada de productos extranjeros a un país, estableciendo para ello impuestos o aranceles a la importación, y favoreciendo en todo momento la producción nacional. Mientras que la autarquía sería la total y absoluta suficiencia del país en materia económica.


Evidentemente, haciendo gala de esta definición, no sería ni lo uno ni lo otro.


A mi juicio, de lo que podemos calificar las medidas antes detalladas, es de promoción de lo nuestro, de la marca España. Llevar por el mundo la historia, la ciencia, la cultura y el talento de nuestro país es muy loable.


La base principal está en saber diferenciar la promoción de la protección. 



Recuperando el inicio del artículo, eso es lo que el Rey Felipe VI reconoce en la figura de nuestro mundial malagueño Antonio Banderas. La promoción de España a través de una ventana abierta al mundo.




____________________________________

Autora: María del Sagrario Gómez Sánchez 

Jefe de Sección de Recursos Humanos en la Administración del Estado











Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.