martes, 14 de julio de 2020, 19:26
Desde
Desde

El Canto de profecía de Felipe V

|





Marife de Miguel 1

Nuestra Historia, la presente y la antigua es el resultado no sólo de un buen hacer militar, político y estratégico a la par que cultural sino el resultado de cierto arte a la hora de predisponer a las gentes hacia una u otra facción. La forma más civilizada que conocemos hasta el presente de mantener un sistema de gobierno y de organización del Estado más justa y representativa del pluralismo político es sin duda la democracia, basada ésta en la soberanía popular, reside su representación en las cortes Generales, único órgano elegido directamente por el pueblo, tal como expone nuestra Constitución en su artículo 66,1.


Sin embargo para llegar a ese momento de constitución de las Cámaras y el país comience o continúe caminando bajo el signo político que corresponda, hemos tenido que asistir a incontables momentos de propaganda política. Nuestro sistema garantiza la pluralidad y con ello el derecho a un conocimiento veraz de los programas políticos que cada partido ofrece. Los medios de comunicación hoy día son una enorme y abrumadora maquinaria de información. A nuestra disposición el papel, la imagen, el sonido, los debates, las conferencias, los mítines… y tantas formas de llegar al votante para conquistar su voto, son algo habitual que nos permiten discernir y obrar según nuestra conciencia política determine.


Pero esto es el siglo XXI y la era informática ya catapultada a lograr avances insospechados en su campo. No mucho tiempo atrás esto era absolutamente impensable, a no ser para algún visionario que soñase con nuestro panorama presente, tal vez de aquellos deriven los actuales, pues ya se sabe que los sueños son el primer paso para lograr una realidad, si la voluntad y el tesón les acompañan.


Corría el año 1701 cuando Felipe V duque de Anjou jura como rey de España, convirtiéndose así en el primer rey Borbón en el trono español, tras haber sido nombrado por Carlos II como su heredero en una maniobra política que evitara la división del imperio y preservara la paz en Europa. Sin embargo, este nombramiento no fue del gusto de todos y los partidarios del archiduque Carlos de Austria reclamaban los derechos de éste al trono. Las pretensiones del Archiduque se hicieron manifiestas y apoyadas por los antiguos reinos de la Corona de Aragón dando como fatal desenlace la guerra de la Sucesión entre las antiguas coronas de Castilla y Aragón.


Mientras, los partidarios de la casa de Borbón idearon una forma propagandística que hizo pensar a muchos el carácter divino del mismo al constatar tallado en piedra su derecho al trono en forma de cantos enviados desde alguna parte o tal vez, como en los púlpitos se pregonaba caídos cual mensajes celestiales desde las alturas. No olvidemos el fuerte poder de la iglesia en asuntos de estado, sociales y culturales de la época.


La prueba de este medio tan curioso es esta piedra de cuarcita, llamada canto de profecía, que se conserva y puede ver en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, donde reza labrado en ella “Felipe V a de reynar”.


Canto de profecía con la inscripción «Felipe V a de reynar. 1700», que se exhibe en el Arqueológico de Madrid


Tiene una longitud de 6 cm, un ancho de 4 cm y un grosor de 2 cm.


La propaganda electoral y mediática actual ha mejorado, es indudable, tanto en forma de acceso y alcance al ciudadano como en seguridad. No quiero imaginar estos “panfletos pétreos” en manos de algún elector exaltado y contrariado con el oponente en su punto de mira, o lo que es lo mismo a un tiro de piedra.


   Volver la vista al pasado nos depara curiosidades como ésta y nos anima a buscar el porqué de un objeto tan curioso y de paso conocer el contexto y la vida de nuestros antepasados. Nuestro presente es el resultado de todo lo acontecido y es nuestro deber mejorar siempre aquello que pudo haber ido mejor, pare evitar caer de nuevo en los errores que en otras épocas históricas provocaron dolor y sufrimiento al conjunto de un pueblo que no merece el castigo de las contiendas.



________________________

Autora: Marifé Miguel García.

Licenciada en Derecho

Dama Gran Cruz de la H.N.M.E.




















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.