sábado, 15 de agosto de 2020, 13:23
Desde
Desde

El Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta dimite por diferencias con la Santa Sede

|


El hasta ahora, Gran Maestre de la Orden Matthew Festing




El conflicto entre la Santa Sede y la Orden de Malta se inició con el cese el Gran Canciller, Albrecht von Boeselager, a quien se consideró responsable en última instancia de la distribución de anticonceptivos por parte de algunas ONGs vinculadas a la rama humanitaria de la Orden. 


Según Von Boeselager, él suprimió dos proyectos en marcha en países en desarrollo cuando descubrió que en el marco de estos se estaban repartiendo preservativos pero decidió mantener un tercero, que también incluía la distribución de estos anticonceptivos, porque consideró que suprimiéndolo, habría eliminado todo el acceso a servicios médicos básicos a un colectivo en situación de pobreza. Hay que recordar que la Iglesia no permite el uso de preservativos como método de control de la natalidad ni para evitar la transmisión de enfermedades sexuales. Sin embargo, el papa Francisco ha reclamado a los miembros de la Iglesia a evitar las lecciones morales y a mostrar compasión con aquellos que no pueden vivir siguiendo las normas del Vaticano, especialmente con los pobres.


Pero para el Gran Maestre de la Soberana Orden Matthew Festing, la razón de su destitución como Gran Canciller se debió a problemas graves que ocurrieron durante el mandato de Boeselager como Gran Hospitalario de la Orden de Malta, y su posterior encubrimiento de estos problemas desde el Gran Magisterio, como se ha demostrado en un informe encargado por el Gran Maestre el último año.


Tras el cese de Boeselager, el Papa Francisco creó una comisión formada por cinco miembros para que le informasen sobre la crisis de la actual dirección de la Orden de Malta; así el 17 de diciembre, el Vaticano emitía un comunicado en el que se defendía la decisión del papa de crear una comisión que investigue el cese y en el que pedía "la plena colaboración de todos en esta fase tan delicada". El Vaticano concluía que esperaba "el informe de este grupo para adoptar, en lo que le corresponda, las decisiones más oportunas para el bien de la Soberana Orden Militar de Malta y de la Iglesia".


La institución se opuso a la investigación de una comisión externa, como se podía leer en un comunicado publicado en la web de la Orden el pasado 23 de diciembre, " El Gran Magisterio de la Orden Soberana de Malta ha tenido conocimiento de la decisión tomada por la Santa Sede para nombrar a un grupo de cinco personas para arrojar luz sobre la sustitución de el anterior Gran Canciller.


La sustitución del antiguo Gran Canciller es un acto de la administración gubernamental interna de la Soberana Orden de Malta y por lo tanto recae exclusivamente de su competencia. La cita mencionada es el resultado de una mala interpretación de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.


El Gran Maestre aclaró la situación con respeto ayer por la tarde en una carta al Sumo Pontífice, por el que las razones por las sugerencias realizadas por la Secretaría de Estado eran inaceptables."


Ante la falta de colaboración, el Papa Francisco decidió pedir al Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta su dimisión, algo insólito, ya que este cargo es vitalicio.



La Orden de Malta


Fundada en el siglo XI en Jerusalén, la Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta es una orden religiosa laica de la Iglesia católica y un sujeto de derecho internacional.Cuenta actualmente con 13.500 miembros y 100.000 empleados y voluntarios que proporcionan una ayuda preciosa a personas necesitadas desde discapacitados hasta refugiados o madres solteras en 120 países del mundo. Es una institución soberana, similar a un Estado, que cuenta con embajadores, tiene su propio ordenamiento jurídico y emite, además, sus propios sellos, pasaportes y matrículas. Su insignia es una cruz de ocho puntas u octogonal. 


La misión de la Orden está resumida en su lema, “Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum”: testimonio y defensa de la fe (Tuitio Fidei) y asistencia a los enfermos y los necesitados (Obsequium Pauperum).


La Orden de Malta actúa a través de 12 Prioratos, 47 Asociaciones nacionales, 1 organización internacional de ayuda y 33 cuerpos de voluntarios, así como numerosos hospitales, centros médicos y fundaciones especializadas.


El Gran Maestre es elegido de por vida entre los Caballeros Profesos por el Consejo Pleno de Estado.De acuerdo con la Constitución, como Soberano y Superior religioso, debe dedicarse plenamente al desarrollo de las obras de la Orden y a dar a todos los miembros ejemplo de respeto a los principios cristianos. El Gran Maestre ejerce la suprema autoridad. Junto con el Soberano Consejo, impulsa disposiciones legislativas en materias no reguladas por la Carta Constitucional; promulga los actos de gobierno; administra los bienes del Común Tesoro; y ratifica los acuerdos internacionales y las convocatorias al Capítulo General. Los Estados con los que la Orden mantiene relaciones diplomáticas reconocen al Gran Maestre con las prerrogativas, inmunidades y honores que corresponden a los Jefes de Estado. Cuenta con el título de Alteza Eminentísima, y la Iglesia Católica le atribuye el rango de Cardenal. El Gran Maestre reside en la sede de la Orden, el Palacio Magistral en Roma.



















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.