sábado, 6 de junio de 2020, 13:15
Desde
Desde

Sorprendente crecimiento de la HNME en Baleares

|

Delegacion de BalearesEl presidente de la HNME en Baleares, D. Rafael Xamena (derecha), 

junto a otros miembros de la Hermandad




MikelGarauRossell

Una vez más debo mencionar a la delegación de Baleares de nuestra Hermandad, pues el crecimiento que ha sufrido en número de miembros en tan corto espacio de tiempo desde su fundación hace poco más de una año, es sorprendente.


Actualmente son ya 150 miembros entre Comendadores/as, Caballeros y Damas; que si les añadimos los/las consortes de los mismos y simpatizantes fijos que acuden a todos los eventos de dicha delegación, la cifra sube escandalosamente hasta cerca de 400 personas. De hecho se ha tenido que tomar la decisión que, en los eventos con cena o comida deben de confirmar su asistencia porque en los locales de los restaurantes con un poco de categoría culinaria no caben todos.


La pregunta que se le viene a la cabeza a cualquiera es: ¿Qué ha hecho la dirección de la delegación de Baleares para conseguir tal éxito? A buen seguro que se les ocurre varias y variadas respuestas: que se han camelado a los medios de información escrita y radiofónica, y día sí y día no están saliendo en ellos... Que sus eventos son poco menos que guateques y por eso tienen éxito... etc., etc. Sin embargo, nada más lejos que todo eso, pues muy poco caso les hacen los medios de información, en especial los radiofónicos y los audiovisuales; si bien es cierto, que de vez en cuando salen sobre algún diario en las páginas de Sociedad.


El secreto, creo yo, está, primero en que en Baleares hay mucha atracción por la monarquía, no sólo de la actual o del siglo pasado, sino de la corta dinastía de los reyes de Mallorca (tan sólo 100 años), extinguida en 1376 con la muerte de S.M. doña Isabel I de Mallorca, hermana de S.M. don Jaime IV de Mallorca.


Este sentimiento de amor a unos monarcas que fueron vilipendiados por todos los reyes de Aragón desde la muerte de S.M. don Jaime I de Aragón, y sus posesiones usurpadas por la fuerza de las armas, es un sentimiento largamente guardado en el subconsciente de la población de Baleares que está rebrotando ahora hacia nuestros actuales soberanos.


Quizá sea esta la razón por la que, formando parte de nuestra Hermandad, sienten que SS.MM. don Juan Carlos I y doña Sofía, como don Felipe VI y doña Letizia son suyos, son de la familia de monarcas baleares, pues no se olvidan que siendo ellos Borbones recibieron los títulos de sus monarcas, que fueron: Rey de Mallorca, Príncipe de Morea-Acaya, Duque de Calabria, Conde de Rosselló, de Cerdaña y de Conflent, y Señor de Montferrato y Pezenes, mediante testamento de S.M. doña Isabel I de Mallorca, quien heredó con ellos a Luís II de Anjou. Títulos que con el tiempo y los avatares pertinentes pasaron a ser de los monarcas españoles. Los cuales ha heredado S.M. don Felipe VI.


Y segundo, debido al gran poder de convicción que ejerce sobre la población en general el "boca a boca". Que, dando a conocer el buen "rolllo" existente entre todos los Miembros, sin que nadie mire por encima del hombro a otro por ser uno de la nobleza, está contribuyendo a engrosar el ingreso en la Hermandad.


Por ello desde estas páginas vaya la enhorabuena de este humilde escribano, a la delegación de Baleares de la Hermandad Nacional Monárquica de España.






Mikèl Garau y Rosselló

Delegado de Prensa de la Delegación de Baleares. 














Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.