miércoles, 12 de agosto de 2020, 20:35
Desde
Desde

Obscenidad en la Moncloa

|

Palacio de la Moncloa

©  Foto: De Antonio Domínguez Prado - Trabajo propio, Dominio público.


Define la Real Academia de la Lengua la obscenidad como algo que ofende al pudor, y a este con tres palabras, honestidad, modestia, o recato. Viene todo esto a cuento de las imágenes que hoy suministran los telediarios con nuestro presidente de gobierno, el doctor Sánchez, siendo recibido por sus ministros con un pasillo de aplausos a su llegada de la maratoniana reunión del Consejo Europeo en Bruselas.

Creo recordar que nuestra época de mayor éxito en los concilios bruselenses coincidió con la presidencia de José María Aznar que allí acudía con un grupo de expertos en teoría de juegos y casi siempre lograba salirse con la suya, para beneficio del país. Eran tiempos en los que España era referente occidental en muchos aspectos, sus empresas se abrían a los mercados exteriores y sus capitales viajaban a la busca de negocios de inversión. Después llegaría el mal paso de la Segunda Guerra de Iraq, nunca suficientemente explicado, que sería aún peor rematado ya en la presidencia de Zapatero. Desde entonces, por más que la comunicación institucional trate de convencernos de lo contrario, no hacemos otra cosa que ir descendiendo lenta e inexorablemente por la pendiente del descrédito.

En este largo Consejo Europeo de nuevo los países del sur jugaban de pedigüeños, especialmente Italia y España, puesto que Grecia y Portugal parecen haber hecho sus deberes. En la anterior crisis Rajoy logró evitar la intervención europea y las famosas y vergonzantes visitas de los expertos europeos, encargados de comprobar que las reformas exigidas se cumplían a rajatabla antes de desbloquear los sucesivos tramos de subvenciones europeas. Pese a todo, su primera presidencia fue un calvario, que visto lo visto no nos ha servido para mejorar nuestras finanzas.

El doctor Sánchez recibe, aparentemente con agrado, los aplausos de sus ministros por unos 140 mil millones de euros, entre préstamos y subvenciones, a devolver los primeros y justificar las segundas; una justificación, mediante propuestas de reformas previas de las naciones recipiendarias, que serán aprobadas, o no, por el Consejo Europeo; propuestas que supondrán una serie de reformas en relación con pensiones, reforma laboral y rigor presupuestarios que chocan frontalmente con el programa sociocomunista de nuestro gobierno, y que someterán al mismo a unas tensiones que nos llevarán a la ciudadanía por un largo camino de sobresaltos a lo largo de los próximos meses.

Podemos imaginar quienes distraerán los detalles de la operación, los detalles desagradables; la Corona sin duda, pues se ha convertido actualmente en el pararrayos de todo lo que el gobierno, en sus dos almas, no quiere que se hable, pero habrá otros, como la Patria de los cuarteles de la Guardia Civil que hoy, súbitamente, parece molestar. Todo sirve y servirá para que nuestro presidente avance de victoria en victoria y entre aplausos hacia ¿la derrota final?

Raúl Suevos,  21 de junio de 2020

Versión en asturiano en abellugunelcamin.blogspot.com





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.