miércoles, 5 de agosto de 2020, 15:25
Desde
Desde

La niebla

|

   La niebla


   Hoy contemplo la niebla frente a frente.

 

   He comprendido que día a día, se hace pura niebla

fría y húmeda, mi mismo corazón. 


   Desde el ecuador de mi vida la saludo;

como a esa hermana que nunca tuve.


   Tal vez desde la densa niebla,

antes de dormir, pueda divisar la luz.


   Cuando nacemos, lo hacemos sumergidos,

en la niebla del olvido; y condenados al dolor.


   En  nuestra infancia primera, vivimos tras la niebla, 

que crea nuestra propia percepción del exterior.


   Luego, llegamos a la adolescencia; 

y el torrente de sentimientos desordenados, 

impide ver con claridad nuestro alrededor.


   Así, nos encontramos en la madurez; 

y es niebla el recuerdo, pues no nos llega nítido.

Niebla también la rutina que nos envuelve y ciega...


   ¿Y esa pesada niebla habrá algún día de desaparecer, 

o seguirá cruelmente nuestras huellas?


   Me gustaría que alguien fuese capaz de responder.


Alicia V. Merino de la Cruz



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.