miércoles, 5 de agosto de 2020, 14:51
Desde
Desde

Normalidad aparente en el Muro

|

Estaba hoy el Muro de San Lorenzo casi como siempre, como si el Covid sólo hubiese sido un mal sueño; chalecos amarillos controlando las escaleras y el personal con sus máscaras recordaba que la situación no es para nada normal. Estamos viviendo un verano que quedará en los anales de nuestra región como en su momento quedó el de la gripe de 1918. Habrá que asumirlo.

Nuestra región parece liderar el país en cuanto a la gestión de la pandemia; seguimos sin nuevos contagios después de varias semanas y la visión del Muro, donde el uso de la mascarilla era mayoritario, muestra que la población cuenta con un excelente nivel de civismo, actitud fundamental para controlar y doblegar la crisis. Quedan algunos recalcitrantes, demasiados para tener justificación médica, que, por encima del comportamiento incívico, desprecian a sus conciudadanos con su comportamiento.

En España aparecen y se multiplican el número de nuevos brotes, con confinamientos de comarcas en distintas regiones del país. Sera un verano difícil, los movimientos vacacionales, los temporeros en las comarcas agrícolas, el reactivar de la economía en general, podrán a prueba de nuevo nuestro sistema sanitario y el personal debe ser consciente que sólo una vacuna eficaz podrá dar por finiquitada la pandemia. Será un verano largo y duro que sólo nosotros podemos hacer menos trágico.

En otras partes del mundo el mismo virus parece más virulento. Trump y Bolsonaro compiten en extravagancia política mientras los muertos se acumulan en la cuenta de sus países. Ayer era la fiesta nacional en los EEUU, con reuniones familiares, desfiles y concentraciones por todo el país, alentadas desde Washington por el presidente y que darán como resultado, posiblemente, un ulterior incremento en el número de contagios. Y todo en medio de la campaña electoral presidencial.

La crisis económica que trae el virus dejará pequeñas todas las anteriores y el presidente norteamericano lucha por una reelección que se lo pone cuesta arriba. Los Estados Unidos, con su capitalismo salvaje, son capaces de resurgir tras las crisis con rapidez y fortaleza admirables, pero los tiempos, en esta ocasión, hacen que todo sea diferente. El gobierno Trump parece más implicado en la contienda electoral que en la situación real de su país y eso, tratándose del líder mundial, puede tener consecuencias para el resto del mundo.

Los tiempos se acortan y las encuestas alargan la diferencia con Joe Biden, lo que puede llevar a Trump a tomar decisiones radicales pensando en clave electoral, con terribles consecuencias para los demás, también para nosotros, aunque en Asturias lo estemos haciendo, por el momento, bastante bien. Habrá que estar atentos.

Raúl Suevos

A 5 de julio de 2020


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.