sábado, 15 de agosto de 2020, 18:40
Desde
Desde

La mejor decisión: tener un huerto

|


San Fiacre

Foto: San Fiacre, patrón de los jardineros, en un azulejo sevillano.

Quisiera agradecer a mi amigo Víctor Viciedo, su lucha con “uñas y dientes”, por sacar a la luz, algo que el ciudadano no conoce y es conveniente saberlo. La UE firma tratados internacionales con países cuya mano de obra es muchísimo más barata que la nuestra, y puede hundir un sector primario básico para nuestra supervivencia.

Al escucharle he recordado lo que escribe D. Pablo Carreño sobre esta cuestión, “explicando que el hombre moderno y, especialmente, el hombre urbano no ha caído en la cuenta de lo vulnerable que ha hecho su vida. Sin el lechero, carnicero, labrador, ganadero, tendero…, sin el patrón que está dispuesto a pagar por su trabajo, porque otros le pagan a su vez… ¿qué podríamos hacer mañana para enfrentarnos a nuestras necesidades diarias reales? “Economista, sociólogo, político, ingeniero, abogado… ¿de qué valdrían todos esos conocimientos si otros no estuvieran dispuestos a darles valor?

Lo estamos viendo ahora con la pandemia, cómo en los supermercados se vaciaban de productos básicos los primeros días y Mercadona avisaba: “¡tranquilos, que tenemos stock suficiente!”. Comer, vestirse y defenderse son necesidades olvidadas pero amenazantes. Sofocadas bajo capas de “necesidades de tercer orden, el hombre se siente “insensatamente tranquilo”, habiéndose perdido toda capacidad para enfrentarse a las auténticas exigencias para sobrevivir.

Todo ha sido posible, en estos momentos de una gran catástrofe, gracias a la colaboración, forzada, de nuestra sociedad. Todo, en una sociedad como la nuestra, pende de la “cooperación” de un modo dramático. Y esto es así, aunque el hombre actual nunca “caiga en la cuenta” de esta realidad.

D. Pablo, a pie de página escribe un chiste que nos ofrece al desnudo esta realidad.

Un hombre y un chaval están trabajando la tierra en su pequeña finca al borde de una carretera. Se para junto a ellos un gran coche. Baja un señor y le dice: “Parlez vous français?” Padre e hijo se miran entre ellos extrañados y no dicen nada. El automovilista insiste: “Do you speak english? Nueva mirada y más silencio. De nuevo, con angustia: “Parla italiano?” Recibe la misma respuesta. Sube a su coche y se marcha. Entonces, viéndole irse, comenta el chaval, mientras vuelve a su faena: “¡Qué útil debe ser saber idiomas, padre! “Y el padre, cavando ya, le contesta: “No sé, no sé. ¡Mira para lo que le ha servido a ese!”

A pesar de toda esta patente realidad, el hombre sigue sin entender la cooperación. Y vemos división en la familia, en las iglesias, en los cuarteles, en el parlamento, en el sindicato, o en el trabajo, protestas, críticas y enfrentamientos.

Copio textualmente de D. Pablo Carreño: “Y todo esto realizado por hombres que, solos, ante la vida real, “no tendrían dos bofetadas”. Hombres ignorantes absolutos del arte de sobrevivir en una situación de lucha por la existencia, hombres prepotentes y sabihondos que no tendrían la más mínima oportunidad si se quedaran solos entre ´la naturaleza a secas`, hombres que necesitan de los otros ´cuarenta veces más` que cualquier otro hombre de cualquier época, sociedad, cultura o civilización.”

Merece la pena leer una de las novelas con más trasfondo sociológico de Miguel Delibes: “El disputado voto del Señor Cayo”. Si no fuera por la ceguera que produce la soberbia autocomplaciente del hombre actual, podría considerarse como una novela de terror, “del bueno”, del que no inventa nada. Solo describe, analiza y concluye. Y la tan glorificada novela de Aldous Huxley. “Un mundo feliz”, presenta algo tan seriamente terrorífico: La alienación del hombre moderno en una estructura tecnológica, donde lo que sabe no le serviría sin los demás y donde habría olvidado todo lo que garantizaría su supervivencia en el momento en que llegara a quebrar el equilibrio inestable del sistema.

Buena decisión será, pues, tener un huerto y aprender a cultivarlo.

María de los Ángeles Bou. Diplomada en Ciencias Empresariales y profesora en Ciclos formativos de grado superior en F.P. (21 junio 2020)


1 Comentarios

1

Un excelente articulo

escrito por Manoli mora 21/jun/20    23:01

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.