sábado, 15 de agosto de 2020, 19:25
Desde
Desde

¿A dónde va Britania?

|

Britania es el nombre con el que se conocía a la isla de la Gran Bretaña en la antigüedad. Allí llegó, allá por el año 55 a.C. el gran Julio César, pero no se quedó. Ochenta años después la ocupación romana sería un hecho ya en tiempos del emperador Claudio. Y allí se quedarían unos 400 años cuando, en pleno desmoronamiento del Imperio, se fueron las Legiones y los cargos imperiales dejando aquellos lares a su suerte.

Antes de Roma ya existía una cultura asentada por aquella tierra húmeda y desapacible. La cultura celta se extendía desde las islas por toda la fachada atlántica llegando hasta el Finisterre gallego. La arqueología moderna ha encontrado allí piezas de orfebrería elaboradas con oro de los astures lo que confirma las corrientes comerciales que ya en tiempos tan antiguos existían. Hace milenios que el aislamiento británico es muy relativo y hoy es un tema nuevamente de actualidad.

Les cuesta a los ingleses superar el ocaso del Imperio. Tras las dos Guerras mundiales parecía que lo asumieran y por ello adoptaron un rol de clara subordinación estratégica con su hijastro americano, al tiempo que desarrollaban la Commonwealth para poder seguir enviando a la familia real a viajes exóticos por el mundo. Pero les costaba aceptar su nueva situación.

En 1956 se embarcaron, junto con Francia, en una operación militar para ocupar y abrir el Canal de Suez que había sido bloqueado por su legítimo dueño, el gobierno egipcio de Gamal Abdel Nasser. Tuvieron que replegarse a la orden de los EEUU presididos por Eisenhower, y su atolondrada iniciativa solo sirvió para que los cascos azules de NNUU desplegasen por primera vez en la historia.

La lección sirvió para que aceptasen su papel subordinado en lo militar y, en lo económico, buscasen con ahínco el ingreso en el Mercado Común Europeo, algo a lo que el general De Gaulle se opuso y así tuvieron que esperar hasta 1973 para lograrlo, aunque siempre han sido una china en el zapato de los progresos en el ámbito del desarrollo político europeo.

Su subordinación militar se vio claramente cuando en 2003 Tony Blair se puso del lado del presidente Bush en el desastre de Iraq, dejando de lado a sus principales socios europeos y fomentando así una clara división en la UE. Desde entonces el crecimiento de la Unión, especialmente en lo relativo a la Europa de la Defensa, siempre ha tenido que contar con la oposición británica.

Los conservadores, a iniciativa de Cameron e impulso de Boris Johnson, han abandonado la Unión; salud para ellos. Ahora están aislados, por fin, al otro lado del Canal, pero su patrón americano mira hacia Asia, no le interesa ya Europa, de hecho, reducirán aún más su presencia militar, y fuera del Continente las tempestades serán más duras cada día. El Brexit, aún por negociar, llega acompañado de una pandemia a la que tendrá que enfrentarse, durante y después, en solitario, con un patrón en el puente de mando que no parece que sea un motivo de confianza. ¿A dónde irá Britania?

Llega el momento para España de negociar la situación del Peñón de Gibraltar. Nuestra posición como socio europeo nos da ventaja ¿sabrá aprovecharla nuestro gobierno?

Raúl Suevos

A 8 de junio de 2020



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.