jueves, 9 de julio de 2020, 01:33
Desde
Desde

Juventucracia

|


Barti

Foto: Bartolomé "Barti"

Buenos días ¿Cómo están ustedes...? ¡Biennn! Es el recuerdo de los payasos de la tele

Esto es lo que veo al despertar, Barti que se despierta y salta a mis brazos, la pequeña planta de la casa de detrás, huelo la brisa y oigo los pájaros, me despierto descansada y con ganas de comerme el mundo, con planes y con prisa para que me dé tiempo a todo...


Lo malo es cuando llego al cuarto de baño y me miró en el espejo..., no me reconozco y pienso, ¡cómo ha cambiado la sociedad!


Hemos pasado de una gerontocracia a una juventucracia, de una sociedad de valores humanos a otra superficial de imagen y hedonismo, de un sembrar para recoger a un aquí y ahora sin esforzarse...

Los viejos ya no estamos de moda, buscamos eufemismos para no aceptar la realidad, mayores, segunda juventud, la juventud se lleva por dentro.....


Estamos en una sociedad que no respeta ni agradece, que exige de los mayores ¡que sí dieron! y es permisiva con jóvenes que no han dado nunca y...


La vejez se podría sintetizar con una palabra, "pérdida" de imagen, de salud, de fuerzas, de economía, de estatus, de personas queridas... ¡Sí! pero es rica en experiencias, si han aprovechado la vida, son muchos los mayores activos plenamente, Amancio Ortega en la actualidad, figuras como Arturo Fernández o Aznavour... estuvieron en activo hasta última hora, pasados los 80.


¿Qué estamos pensando?


La vida no la hacen los que tienen pocos años, solo por la dudosa y efímera virtud de la juventud, la hacen los que tienen vida, tengan los años que tengan. Los viejos de hoy son los jóvenes que ayer levantaron el mundo, los jóvenes de hoy son los viejos del mañana que no querrán en nada recibir lo que muchos de ellos dan a los actuales viejos.


Miro al espejo y pienso: “se nota claro que se nota, y me gustaría que no se notase, pero valoro más lo que soy capaz de hacer, lo que muchos mayores cada vez más están haciendo y no renuncio a la vida y a seguir a la brecha.


Lo tengo difícil como mujer, la sociedad es más permisiva con los hombres mayores que con las mujeres y eso no lo arregla el Ministerio de Igualdad, sino nosotros, defendiendo nuestro lugar, nuestros valores y aportaciones, actuando y no dejando que nadie nos haga creer que estamos fuera de juego.


¡Mira mi madre! de joven, jamás se dijo feminista, pero lo fue con hechos, defendiendo sus ideales y trabajando. Cuando pienso en ella, cojo también mi escopeta, en metáfora, y digo: "aquí estoy yo y nadie me va a pisar porque estoy viva y estoy aportando".


¡Menos frases hechas que nadie analiza y más realidades y hechos!


Buenos días Barti, mi pequeña flor, olor, brisa, trinos, colores, olores, buenos días vida, porque estoy dispuesta a beberte y defenderte con salud, paz y libertad.


María Belén Estevan Fernández






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.