viernes, 29 de mayo de 2020, 14:56
Desde
Desde

La alegría cubana

|

Durante años escuché la cantinela de que los cubanos son gente que está siempre muy alegre y yo, lo confieso, llegué a creérmelo puesto que nada sabía por aquel entonces de esa isla maravillosa. Hace unos años me tocó, por razones laborales, “disfrutar” del país durante un trienio y tuve oportunidad de percatarme de cuál era la realidad cubana.

Cuba sufre un feroz régimen fraticrático –palabra por mí inventada y que el corrector de word me denuncia como incorrecto-, que quiere decir que los hermanos, dos en este caso, ejercen el poder político de modo omnímodo. Los hermanos Castro, Fidel y Raúl, uno ya, deo gratias, enterrado, y el otro ladinamente escondido como secretario general del Partido comunista cubano, pero ejerciendo el poder en la trastienda en un contínuum de ya más de 60 años, en los que han mantenido a sus compatriotas sometidos bajo un estalinismo caribeño al que los intelectuales de izquierdas, en occidente, han apadrinado y justificado sin tener para nada en cuenta a las personas que padecían las consecuencias de ese yugo fraternal.

Los cubanos de a pie, esos que no pertenecen al partido ni tienen relación familiar con la nomenclatura, emplean las horas del día en sobrevivir, en “resolvel” el problema de llevarse algo a la boca cada día, como ellos dicen con esa su forma de suavizar las erres. Y si para ello hay que sonreír al turista, o lo que haga falta…, pues se hace. Y si el turista no es lo suficientemente perspicaz…, o se lo hace, pues es su problema.

El número de señores y señoras de cierta edad que viajan solos a la isla es sospechosamente alto desde que Cuba se abrió al turismo tras la caída del Muro de Berlín, y la compañía que allí buscan les recibe con sonrisas y aparente alegría. Unos y otros saben el tipo de contraprestación que hay tras esa alegría. La misma del camarero que espera una buena propina o la del taxista que te lleva a un piso donde comprar tabaco o carey a buen precio. Todo es necesidad.

En el 2016, último año de la presidencia Obama, lo que parecía una primavera política cubana y una esperanza de libertad se cortó abruptamente y desde entonces política y económicamente las cosas no han hecho sino empeorar. Hoy los cubanos pasan por un pequeño periodo especial, como aquel que tras la marcha de los rusos trajo el hambre a la isla, algo menos duro gracias a las remesas de los expatriados. Y los disidentes pasan una nueva primavera negra de acoso y encarcelamientos, con la misma impunidad de los tiempos de Fidel, pero con menos repercusión en occidente tras el cambio de política en la UE.

El coronavirus está poniendo de rodillas a todo el mundo. En todas partes hay zozobra y temor; y se toman medidas para evitar lo peor. No en Cuba, allí la directora de mercadotecnia del Ministerio de turismo invitaba ayer a seguir visitando la isla, donde ya tienen varios positivos procedentes de Italia, de donde siguen llegando turistas huyendo de la cuarentena nacional. Todo sea por la divisa, aunque sea a costa de la salud de los isleños que no cuentan con las medicinas ni con las infraestructuras para hacer frente al virus, y me consta que la mayoría contemplan la posibilidad de la epidemia con más pavor que si tuviesen un gobierno de coalición.

Y luego dicen que los cubanos son gente muy alegre.

Raúl Suevos

A 15 de marzo de 2020

Versión en asturiano en abellugunelcamin.blogspot.com


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.