miércoles, 3 de junio de 2020, 21:56
Desde
Desde

La primavera ha venido. Tiempo de reflexionar

|

Mafalda

Leamos las frases de la viñeta, porque... tal como están las cosas, ¿qué más podemos hacer?:


- Recordar que estamos aquí.


- Colorear todo lo que hemos recibido de otros y agradecerlo.

- Reconocer nuestros errores y pedir perdón.


- No olvidar decir siempre y con hechos que queremos a las personas y que son importantes en nuestras vidas, porque de pronto pasa esto..., y nos quedamos con nosotros solos y sentimos no haber dicho a tiempo, gracias, perdón, te quiero...


Que disfrutemos de lo nuestro, de los nuestros, de lo que la vida nos da, y que seamos capaces de defenderlo.

La primavera acaba de entrar, el olor, los sonidos y los colores son diferentes, van floreciendo los árboles y las plantas y los almendros van teniendo hojas, pero nosotros no podemos salir a verlo, ahora valoraremos más esos pequeños jardines, los parques de las ciudades que tantas veces habremos dejado de largo al pasar por ellos sin pararnos a mirarlos.


La epidemia avanza y son los mayores los más vulnerables, su pluripatología, su vulnerabilidad... ¿Cuántos de ellos están viviendo sus últimos años en soledad? ¿Cuántos han vivido el abandono? Una generación que cuidó a sus padres, a sus hijos y a sus hermanos está sola.

Nos preguntamos cuántos casos de violencia en todas sus formas se dan entre ellos.


Vivimos un momento de feminismo extremo, tardío, hembrista, separador y manipulador, que no deja ver la realidad, ¡que no es la que nos presentan!
Violencia de género por todas partes..., mujeres asesinadas no lo niego no le quito hierro, pero ¿y los mayores, además, indefensos?
Están cayendo mayores como chinches y nadie tiene la culpa, sí la tienen del abandono en estos momentos de los centros de mayores, de las lagunas que hay en su legislación, de la despreocupación de las instituciones por ellos...


Cómo las mujeres somos más del 50% de la población, venga programas para ellas, la mayoría ineficaces, como se está viendo, pero..., eso sí ¡dan trabajo a miles de enchufadas que de otra forma no medrarían, ¡ministerio de igualdad!... ¡A buenas horas mangas verdes! eso hace más de 60 años y no ahora que ya está reconocida esa igualdad en el artículo 14 de la Constitución, ¡menos hembrismo, menos machismo encubierto y más PERSONISMO!


Y más respeto y protección a los mayores, los niños y los hombres que no son nuestros enemigos, son nuestros complementarios.


Llega el día de la madre y todo son elogios, la figura de la madre ha sido sublimada y agrandada en la mayoría de los casos, pero, ¿qué hubieran hecho esas mujeres sin el trabajo, el esfuerzo y la aportación de los hombres?


Ayer fue el día del padre y no fue tan celebrado.


Las residencias están llenas de desconsoladas viudas porque la esperanza de vida es mayor en la mujer, pero, ¿nos damos cuenta de que en general se trata mejor a las ancianas que a los ancianos? ¿que solo se les reconoce los méritos a ellas?


Tenemos tiempo para pensar estos días..., la convivencia más estrecha nos hará conocernos más a fondo, veremos las carencias de nuestra sociedad pero, ¿pensaremos qué podemos hacer para que cambie? ¿qué podemos aportar?


¿Somos conscientes de cuánto debemos a esos mayores, sobre todo a los hombres? ¿Estamos pensando si es eso lo que queremos encontrarnos cuando nos llegue la hora?¿Vamos a seguir pasivos y cómodos? ¿Vamos a ver en manos de quiénes estamos y sus mentiras?


Miremos la calle vacía y pensemos qué queremos ver en ella cuando esto pase.


Miremos las fotos de nuestros mayores y recordemos todo lo que nos dieron.


Por ellos, por nuestro futuro, hagamos entre todos un lugar mejor para vivir y devolvamos a los mayores lo mucho que nos dieron


María Belén Estevan Fernández




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.