domingo, 7 de junio de 2020, 12:19
Desde
Desde

La Policía Nacional conmemora el 196 aniversario de su creación (1824-2020)

|


CORONEL

© Catálogo de la exposición. Comisario Principal de la Policía Nacional de Alicante, Don Alfonso Cid

La Policía Nacional ha conmemorado su 196 aniversario y han realizado diversos actos en lugares de España. En Alicante, por ejemplo, que es donde he podido asistir personalmente, el pasado miércoles, 15 de enero, han hecho, en la Casa del Mediterráneo, una conferencia impartida por el Comisario Principal, Jefe Provincial de la Policía Nacional en Alicante, Don Alfonso Cid Alguacil, han inaugurado una exposición fotográfica de gran formato, de Álex Domínguez y han cerrado los actos con un Vino de honor.

Foto: Comisario Principal, Jefe Provincial de la Policía Nacional de Alicante. D. Alfonso Cid Alguacil

D. Alfonso Cid ofreció una magnífica y docta conferencia, titulada “Policía Nacional, una visión desde el Mediterráneo, 1824-2020”. A pesar de su título, nos habló de los orígenes de la policía, asociando su término al griego: polis, al igual que política, que también viene de polis; tenían organizaciones para la seguridad; habla de magistraturas, pero no de policías, propiamente dicho. Los romanos tampoco hablaban directamente de policías, tenían el término polimia = organización política o de gobierno, pero no de policías. Utilizaban, igualmente, magistratura, con el significado de aseo, alimentación y recurso de sus ciudades.

Alemania, en el siglo XV, se puede considerar clave para iniciar la figura del policía, y se extiende a Francia, España y resto de países, pero no se utiliza la policía acompañada de adjetivos como gerencia o gobernancia.

Los Reyes Católicos 1458 crean la Santa Inquisición, abolida por las Cortes de Cádiz en 1813. En España tenemos la Santa Hermandad, policía para controlar a los bandoleros, proteger de los caminos y campos de Castilla, no era nacional, sólo en Castilla. Era una policía rural, no urbana, como la nacional.

Hay que recurrir al S. XVII, donde se crea una magistratura en París, ahora sí se encomienda el orden, seguridad, ornato y cuidado de la ciudad. Se dan cuenta que necesitan unas normas que se hagan respetar y aparece por primera vez el término de policía referido a seguridad.

A finales del S. XVIII y principios del XIX, con la Revolución francesa, aparece la policía. Joseph Fouché fue ministro de la policía y vale la pena estudiar su comportamiento, porque influyó en el resto de Europa, hasta 1811.

El Comisario Cid Alguacil, en su docto y minucioso recorrido, cifra en tres fechas las principales para llegar a la Policía Nacional, tal y como la entendemos hoy en día: La primera fue el 9 de enero de 1824, publicado cuatro días después, bajo el reinado de Fernando VII; creó la “Policía General de Vigilancia y Seguridad Pública del Reino”, que se basaba en dos principios: Derechos y Libertades, por un lado y Servicio público de seguridad, por otro, que encajan en cualquier Constitución moderna. Era una Policía administrativa y Civil, pero con muchas competencias, que incluía higienes, tutela de menores..., que a lo largo del tiempo han pasado a Sanidad y otras. En estos momentos no tenían fuerza uniformada. En 1827 se modifica en parte, destacando que el tiempo de detención máxima, de ocho días, pasa a tres. Y las 33 competencias que tenían, se convierten en 12. También, Fernando VII le concede la inteligencia del país (Seguridad Nacional), si bien, un día antes de morir el rey, le atribuye más competencias. La regenta Mª Cristina (cuarta esposa de Fernando VII, con la que tuvo dos hijas), tras las Guerras Carlistas, el 1 de enero de 1834, crea la Policía uniformada, tanto de caballería como de infantería. En 1844, el general Espartero recupera la Policía General del Reino, con el nombre de “Cuerpo de Protección y Seguridad”. Se trataba de una policía urbana (capitales de provincia importantes), para más adelante crear la Guardia Civil, para el resto del territorio nacional. En 1852 se vuelve a cambiar el nombre, en lugar de “Cuerpo de Protección y Seguridad”, pasa a llamarse “Cuerpo de vigilancia y Seguridad”. Tras la Revolución sin sangre, de 1866, y el exilio de Isabel II. El general Prim puso en el trono a Amadeo de Saboya. Se crea un “Cuerpo del Ejército”, para el Orden Público. Ofrecían Labores de Inteligencia (sin uniforme). En 1871, Amadeo de Saboya y su esposa sufren un atentado y la Policía hizo una actuación brillante. En 1875 se produjo la restauración de los Borbones. Alfonso XII siguió el modelo de su madre, volviendo a surgir el “Cuerpo de Vigilancia y Seguridad”.

La segunda fecha importante para el Comisario Cid fue 1912. El 12 de octubre se produjo el asesinato de José Canalejas por el disparo de un anarquista. La Policía hizo una brillante actuación, capturando al asesino. Esto sirvió para que el gobierno se diera cuenta que tenía que especializar a la policía. Se creó la Dirección General de Seguridad, con distintas brigadas que, prácticamente se han mantenido hasta la actualidad, con los cambios requeridos por los avances: Brigada de Investigación Criminal, de Información, de Extranjería, de Viajeros, con el auge de facultativos forenses y también se dio auge a la policía de Madrid y Barcelona. Con la Segunda República se crea una Policía dentro del Cuerpo de Seguridad, que servía para los disturbios, altercados, era una fuerza de choque, pero también buscaban que fueran leales, afines a la República y crean los “Cuerpos de asalto”. Se dan cuenta que disponen de un Cuerpo militar de primer orden, y muy bien organizado. En 1936, con el Alzamiento Nacional, se disuelve la Guardia Civil y el Cuerpo de Seguridad Nacional y los integra en la Guardia Nacional Republicana. La Guardia de Asalto la mantienen. En el 39 termina la Guerra Civil, con el triunfo del general Franco y en el 41 ñeste establece un nuevo cuerpo policial: El “Cuerpo General de Policía”: civil, que iban vestidos de paisano y el “Cuerpo de la Policía Armada y de Tráfico”: uniformados, aunque ninguno de los dos pertenecía al ejército.

El tercer año significativo para el devenir de la Policía es 1978, época de la Constitución. En 1975 muere Franco y entramos en una época de transición, con una actuación ejemplar, con profesionalidad y disciplina, sufriendo actos de terrorismos, con muertos muy frecuentes. El 4 de diciembre se publica una Ley, con el “Cuerpo Superior” y con el “Cuerpo de la Policía Nacional”. En 1986 se produce un cambio importante, con la unificación de los cuerpos, con Sindicatos. Hubo un proceso muy largo de adaptación. La policía que puede actuar de paisano o de uniforme, se convierte en un proceso de cambio, con competencias y funcionamientos de posibles formaciones en Cataluña, País Vasco, Navarra y Canarias. Se aprovechó una Ley que en realidad requería una normativa propia.

Y llegamos a la época actual y varios son los aspectos positivos que extrajo, en su documentada conferencia, el Comisario Cid, con respecto a la valoración actual de la Policía, en sus conclusiones:

1º. La Policía goza de un reconocimiento mundial.

2º. Tiene especializaciones, como terrorismo, trata de seres humanos,..

3º. La policía española está considerada como una de las mejores del mundo, en diferentes materias.

4º. La policía está valorada por los propios españoles: hay un feeling especial, la cercanía es un hecho que no se da en otros países.

5º. La Policía ha sido testigo directo de la Historia, y participante activa en muchos casos.

Por último, terminó su ponencia con una frase de Honorato de Balzac: “Los gobiernos pasan, las sociedades mueren, la policía es eterna”.

POLICIA

Foto: Muestra parcial de la exposición fotográfica de Álex Domínguez, fotoperiodista desde 1997

En una segunda parte, se inauguró una preciosa exposición de gran formato, con fotografías  de Álex Domínguez (Alicante, 1976), con diferentes actuaciones de la Policía. Ha trabajado para diferentes medios y agencias de comunicación. En 2017 recibió el Premio Ejército. Actualmente desarrolla su actividad profesional en el Diario Información de Alicante.

Thumbnail IMG 2034

Foto: De izq. a drcha: Consuelo Giner, Comisario Cid Alguacil y Belén Estevan

La completa e instructiva velada concluyó con un vino de honor.

Mi más sincera enhorabuena por el impecable acto en conmemoración del 196 aniversario de la creación de la Policía. Y mis sinceras felicitaciones a la Policía Nacional por su trayectoria y por mostrarse tan cercana a la ciudadanía. 

¡Viva España! ¡Viva el Rey!


   




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.