viernes, 5 de junio de 2020, 09:14
Desde
Desde

Jardín nevado

|


Vladimir


No es la primera vez que hablo y dedico algún escrito a Su Alteza El Príncipe Vladímir Paley. Pero como llevo haciendo desde hace un tiempo, y si viene la inspiración, le dedico un poema a su memoria. Más aún en este día que nació, un 28 de diciembre de 1896, aunque en el Calendario Gregoriano era ya 9 de Enero de 1897. Usaremos las dos fechas entonces.

Me pregunto ¿Cuánto tiempo permanecerá su verso silenciado? ¿Cuándo se le dará cristiana sepultura una vez encuentre su cuerpo? ¿Cuándo tendrá su estatua y efigie en la Academia de las letras de San Petersburgo? ¿Cuándo será reconocido y colocado a la altura de Pushkin y Tolstói? Mientras no llegue, yo seguiré junto con muchos manteniendo el recuerdo del Príncipe-Poeta Mártir vivo. Va por usted, Alteza Serena.

Jardín nevado.

Estando aún

el jardín nevado

oí cómo el Ruiseñor

su melodía

hubo entonado.


Oí la melodía de un verso

al Augusto poeta dedicado.


Pese al frío y el blanco

el verso a todo da vida

y color,

de las nubes surge brillando el

sol.


Entona tu lira Príncipe, quiero

oirte cantar.

Quiero ver que aún

tu alma puede resucitar.


Tumba no encontrada

en la que poderte llorar

Volodia,

¿Cuánto tiempo tu verso

apagado estará?

Conde Bevilacqua Benedetti

Feliz Año a todos los miembros de El Monárquico



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.