jueves, 9 de julio de 2020, 20:37
Desde
Desde
Raúl Suevos

Podía leer la envidia y las ganas de asesinarme en algunos de los compañeros de armas con lo que allí me reencontré, lo que me hacía disfrutar doblemente de mi guayabera.

Alfonso José Jiménez Maroto

A ello ha de conjugarse el aspecto económico más peyorativo, en la que el empleo de uno de cada cuatro norteamericanos está destruido y las secuelas de una epidemia que se acerca cuantitativamente a los perecidos en la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra, con 116.516 muertos, hoy con 115.137 óbitos y en los que en el horizonte no se atisba un desenlace demasiado halagüeño.

Maria Angeles Bou

Para evitar los conflictos previsibles, es preciso recluirlas a la vida privada y sustituirlas en el orden de lo social y de lo público por un conjunto de valores denominados señas de identidad del Estado Social y de Derecho Democrático, sin referencia religiosa alguna, impuestos desde el poder político, a los que se concede el valor de última referencia moral en la vida pública.

Ramón Palmeral

    Un ejemplo lo tenemos en las palabras que el sacerdote pronuncia al levantar la eucaristía, en los rezos, en las oraciones y cánticos, siempre son las mismas, y son más eficaces cuando se dicen en voz alta y en grupo, este acto llevado a la resonancia de los templos te hace creer estar en los mismos cielos.

Alfonso José Jiménez Maroto

Otros virus mucho más letales ocurrieron en el pasado y no tuvimos esa crisis.