sábado, 8 de agosto de 2020, 07:20
Desde
Desde
Germain Droogenbroodt

¿Levantaron sus ojos miopes la oscuridad reconocieron en el rostro de la noche los signos, el alba?

Ramoncita Ruiz Moreno

   Sóplame al oído tiernamente al calor y color de una vela la dulce noticia de mi encuentro universado contigo, ven, ámame con las letras de tu canto de sirena y la llama de esa pequeña antorcha en mi mesa.

José Gabriel Risco Pablos

Pinceladas gloriosas en el lienzo celeste trazan sus fuselajes de alas combatientes, que se deslizan raudos con cabriolas valientes y alacres, exhibiendo la bandera cual veste.

María Consuelo Giner Tormo

¿Qué cosa hay a un tiempo, a la vez dulce y amargo, se convierte en necesario, te hace sentir esclavo, te nubla el pensamiento, que permanezcas atado y sin embargo feliz?

Germain Droogenbroodt

¿Oyeron una voz desconocida a nuestro oído, soñaron un sueño que otorga despertar y certeza firme como verdad y palabra?

Alicia V. Merino de la Cruz

 En eso insistía, una y otra vez mi profesora.