lunes, 22 de octubre de 2018, 23:22
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

La Fiesta de los Reyes Magos

|


          La Adoración de los Magos. Obra de Rubens (1609). Óleo sobre lienzo. Museo del Prado



Chema

Nos encontramos al final de las fiestas de Navidad y vamos a despedirlas, con la celebración de un día dedicado muy especialmente a los niños. La Adoración de los Magos a Jesús y la traída de regalos a los niños.


La fiesta de la Epifanía, o popularmente, de los Reyes Magos, es una fiesta muy popular. Las personas se intercambian regalos. Pero la fiesta de hoy tiene un significado especial para los cristianos, ya que celebramos el día en que Jesús se manifestó como Hijo de Dios al mundo.


El Evangelio de Mateos nos presenta tres personajes y tres actitudes. Es un relato enormemente gráfico. Sea una narración de una realidad o una parábola.


- Herodes: Prototipo de tirano, del poderoso, injusto y egoísta, que no duda en ejecutar a una parte de su familia cuando piensa que intrigaban contra él o podían arrebatarle el poder, es la utilización y manipulación de las personas por el engaño para permanecer en el poder.


- Los sacerdotes y letrados: Los dirigentes religiosos y los intelectuales de su tiempo, conocen la profecía, pero no están en búsqueda, encontrándose como ciegos. Ellos quieren a un Mesías poderoso, sus intereses están en otro lugar...


- Los Magos: Muchos hombres verían la estrella, pero solo ellos se dejaron interpelar por este astro, leyeron el signo y siguieron su invitación. Personifican a los hombres en la búsqueda de la Fe. Se ponen en camino, dejando atrás sus vidas, y guiados por una estrella, buscan...


Hoy, para pequeños y mayores es día de ilusiones, de emociones, y también de desencantos.


En esta sociedad de consumo, corremos el peligro de creer que todo se soluciona con objetos materiales, que la educación consiste en que al niño no le falte de nada para que pueda ser feliz, porque de lo contrario, puede sufrir un trauma. El niño que es querido, que está acompañado, y es escuchado, apenas si echa de menos las demás cosas; el insatisfecho, efectivamente, no se satisface con nada. Lo importante es dedicar tiempo, "los niños están a diario unas tres horas ante el televisor y media hora con sus padres", es lo que se llama entregar a los chicos a los cuidados de la "niñera electrónica". "El mayor regalo que podemos hacer a nuestros hijos, es la compañía constante".


El día de Reyes, es la ocasión para "hacer las paces" ofreciendo un regalo, manifestar un afecto con un obsequio o expresar los buenos deseos con un recuerdo.


El símbolo de esta fiesta, es la estrella, es la que guía a los Magos. Para nosotros hoy en día no es así, y no es la polución del aire -boina urbana de suciedad- lo que nos impide ver las estrellas. No la vemos porque ya no miramos hacia arriba, doblada la cerviz y con la mirada baja, nos hemos dejado deslumbrar por los fuegos fatuos, fuegos artificiales, estrellas fugaces de cine, de la canción, del fútbol, de la "buena" sociedad. Pero esas estrellas que nos tienen encandilados, en los diarios, semanarios, y que nos ocupan obstinadamente la pequeña pantalla, no nos dejan ver el firmamento, las míriadas de estrellas que sostienen el mundo, haciendo que descanse sobre el firme.


Me estoy refiriendo claro está, a las incontables constelaciones del trabajo, del voluntariado, de la honradez, de la generosidad, de la vida en familia sin escándalos, de la vida pública sin tráfico de influencias, de la vida social sin salidas de tono. Son estrellas insignificantes, pero su luz inunda de claridad el camino a los que buscan, a los rebeldes con causa, a los que no se dejan seducir por las modas. Son astros que brillan sin deslumbrar, sin ridiculizar, sin deshumanizar y sin reducir a los otros a meros imitadores, seguidores, fans, coro, masa, consumidores de copias.


No miramos ya a las estrellas. Por eso no vemos el camino, andamos desorientados, como veletas que se ajustan al viento que sopla, a los que se dice, se hace, se piensa... Y vivimos sin vivir, sin autenticidad, sin decidir desde la libertad, limitándonos a plagiar desde la complicidad, sin estrella, sin orientación, sin esperanza...


¿Quieres ser estrella?, es muy fácil: Ilumina tu camino con las luces de la paz, del amor, de la alegría..., y comprobarás que muchos...seguirán tus destellos.




____________________________________

Autor: José M. Parejo Retamar

Párroco de la Campiña de Valencia de Alcántara (CC)















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.