martes, 12 de diciembre de 2017, 07:37
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

La Escuela de Traductores de Toledo, crisol de culturas

|


                                                   Vista de Toledo en la actualidad (Foto: Dan Vaquerizo)




FranciscoJ.Tostado

Del enlace entre Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia nacería en Toledo una de las personalidades más destacadas en la historia de España, el  rey Alfonso X, era el año 1221. Heredó los reinos de Castilla y León en un contexto histórico complicado, con la nobleza castellano-leonesa enfrentada y fracasando después en sus aspiraciones como emperador del Sacro Imperio Romano, pero no fue recordado por ser un conquistador ni por ganar grandes batallas, sino por convertir a la ciudad de Toledo en capital del saber e integración cultural, por eso se le conoce como Alfonso X “el sabio”.


Ya de pequeño mostró interés por las ciencias, las letras y la historia, algo que bien pudo ser heredado de su madre, educada en la prestigiosa corte de su primo Federico II. Destacó por su inteligencia y buen quehacer como dirigente y administrador, siendo el promotor de un proyecto más que ambicioso. Elevaría a rango de Universidad a los Estudios Generales de Salamanca (1254) y Palencia (1263), fundaría Escuelas generales en Sevilla y Murcia, y convertiría la Escuela de Traductores de Toledo en el mayor centro de fusión cultural de Europa.


Desde que el rey Alfonso VI reconquistara la ciudad en 1085 y fundara la Escuela de Traductores, comenzarían a recuperarse las obras clásicas olvidadas desde la caída del Imperio romano de Platón, Aristóteles, Hipócrates… Recordemos que por aquél entonces el mundo árabe era el depositario del conocimiento de las ciencias. La comunidad judía a partir del siglo XII comenzaría a abandonar el territorio musulmán para instalarse en los reinos cristianos y con Alfonso X muchos destacados sabios de todo el continente se trasladarían a Toledo. Poetas, médicos, astrónomos, historiadores, juristas… todos juntos, judíos, cristianos o musulmanes, algo inédito ya que pocas veces en la historia encontramos un cruce de culturas y una convivencia en paz como la que entonces se vivió.


Urna sepulcral que contiene las entrañas de Alfonso X el Sabio en la capilla mayor de la catedral de Murcia. (Foto: Tiberioclaudio99)-El resto del cuerpo del rey se halla en la Capilla Real de la catedral de Sevilla, donde también están enterrados sus padres-. 


Dejando a un lado sus diferencias y sus luchas, cristianos y musulmanes trabajarían juntos, pudiendo encontrar maestros de las tres religiones impartiendo clases en los Estudios Generales, así como eruditos traduciendo esos textos relegados, una labor que dejaría una inestimable herencia que influiría en los siglos posteriores y en el inicio del Renacimiento, legado que se transcribiría no solo al latín sino a la lenguas vulgares, siendo pues asequibles a más personas.


No cabe duda del impulso que recibieron las lenguas romances, tanto el galego-portugués como el castellano, que se promovió como lengua en la Corte, utilizándola para redactar sus obras entre las que destacan “El Libro de los Juegos”, “El Fuero Real de Castilla, el Espéculo y las Siete Partidas”, “Las Tablas Alfonsíes”, “Las Cantigas de Santa María” y “La Estoria de España” primera Historia de España escrita en romance.


Palacio del rey Don Pedro (Toledo), actual sede de la Escuela de Traductores. (Foto: Santiago López Pastor)



No sé, puede que la comparación sea odiosa, pero Alfonso X siempre me recordó a otro ilustre personaje de la historia, otro gran humanista mucho más posterior a él en el tiempo, Lorenzo de Médici, que ayudó a llevar al Renacimiento a su apogeo, sin lugar a dudas un adelantado a su tiempo. Hoy, ocho siglos después, la Escuela de Traductores de Toledo sigue siendo un prestigioso instituto cultural e investigador con sede en el antiguo Palacio del Rey Don Pedro, pero el Toledo de entonces es digno de recordar como ejemplo de convivencia entre las diferentes culturas y el saber.



__________________________________

Autor: Francisco Javier Tostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología

Escritor, amante de la historia y bloguero

http://franciscojaviertostado.com




















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.