viernes, 19 de octubre de 2018, 06:31
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Gas Radón, el asesino invisible

|



               
"LA CIENCIA ESTÁ AÚN EN SU INFANCIA. NO TENGO NINGÚN TALENTO ESPECIAL.
SÓLO SOY APASIONADAMENTE CURIOSO".

Albert Einstein


                                                                                                                     





J.ManuelYribarren

Así es como se conoce popularmente al gas radón, como el asesino invisible, porque cualquiera de nosotros lo podemos tener en nuestro hogar sin saberlo.


Y lo más probable es que el lector se esté preguntando ¿qué es el gas radón?, porque en realidad es desconocido para la mayoría de la población.


Pues bien, voy a informarle sobre el tema de manera breve, con sencillez, no exenta de rigor científico, porque es muy importante saber si está corriendo peligro nuestra salud y qué debemos hacer para evitarlo.


Se trata de un elemento químico perteneciente al grupo de los llamados gases nobles. En su forma gaseosa es incoloro, inodoro e insípido y en forma sólida su color es rojizo. El radón es producto de la desintegración del radio, elemento muy radiactivo. Su símbolo es Rn.


Fue descubierto en el año 1900 por Friedrich Ernst Dorm.



Las bajas presiones generan un gradiente positivo que provoca un aumento del radón en el interior de los hogares.


Su penetración en los hogares es muy fácil pues puede entrar a través del subsuelo en cualquier tipo de edificio por todas las aberturas o grietas que hubiere por pequeñas que fuesen.


Dos datos son sobradamente expresivos para ponernos en guardia: uno, en el año 1980 la Organización Mundial de la Salud lo catalogó como una sustancia potencialmente cancerígena de nivel 2; y dos, en España provoca 1500 muertes cada año, aumentando en los fumadores el riesgo de padecer cáncer de pulmón en un 25%.


El gas radón supone la segunda causa de cáncer de pulmón, después del tabaco.


La Unión Europea ya tiene adoptadas medidas desde hace bastantes años para evitar o al menos protegerse contra el maligno gas. Pero España es el único país de la Unión Europea que no está aplicando todavía ninguna medida para prevenir sus efectos.


Cualquier ciudadano puede estar viviendo en una atmósfera con mucho gas radón a su alrededor sin saberlo.


En España, la Comunidad más expuesta a este gas es Galicia. Le siguen Asturias, zonas de Extremadura, Cataluña y Madrid (sobre todo la sierra). La zona sur de España, es decir, desde la frontera francesa hasta la frontera portuguesa, tanto la zona costera atlántico-mediterránea como la interior, están libres de este gas, salvo raras excepciones.




En las comunidades más expuestas se calcula que al menos un 10% de los edificios presentan concentraciones de este gas por encima de los límites recomendados. Pero las autoridades siguen sin prestarle atención, ni adoptar medida alguna para proteger a los ciudadanos que se encuentran totalmente indefensos, desconocedores del peligro que está corriendo su salud.


Cuando la filtración del gas tiene lugar al aire libre, el gas no supone un peligro para la salud, pues lo grave es cuando se concentra en un lugar, por ejemplo por falta de ventilación.


Por ello, el primer consejo es que haya una buena ventilación en la vivienda o despacho, o sótano, ya que es al estar el lugar cerrado, cuando se acumula el gas y penetra en nuestros pulmones a través del aire que respiramos.


Las medidas más importantes para eliminar, o al menos reducir , el riesgo de gas en su vivienda o local son las siguientes:


A.- Máxima ventilación

B.- No fumar dentro de casa o del local.

C.- Sellar una grieta en cuanto se descubra.


D.- Instalar ventiladores o tubos de despresurización del suelo. Esto último mucho más caro.


El radón es la fuente de radiación más importante a la que está expuesto el ciudadano en general, constituyendo el 43 % de la dosis total. El tanto por ciento es muy elevado como para no prestarle atención.


Por la Organización Mundial de la Salud está considerado cancerígeno. El principal efecto adverso derivado de su inhalación es el riesgo de cáncer de pulmón.


Por ello se aconseja al propietario de la vivienda o local, realizar una reevaluación del riesgo cada cinco años para asegurarse de que sigue estando por debajo del límite aconsejable.


Nunca olvide que el gas radón es invisible, por lo que puede estar viviendo con él sin enterarte. Y que la vivienda del vecino puede no tener el gas radón y la suya sí.


El principal problema es que se desintegra y se pega a las partículas de polvo que hay en el aire, para terminar acumulándose en los pulmones.


El gas radón se puede encontrar en los suelos de las zonas graníticas, en los materiales de la construcción, en aguas de montaña no debidamente depuradas y en las paredes rocosas de algunas cuevas.


En el año 2013 la Unión Europea aprobó la Directiva 2013 / 59 / Euratom, que entrará en vigor el próximo año, que va a obligar a todos los gobiernos a ejecutar todas las medidas (mediciones) que sean necesarias.


Según mis informaciones, la Unión Europea ha obligado al gobierno de España a adoptar las medidas que sean necesarias , a partir del año próximo, para conseguir eliminar el gas radón de las viviendas y lugares de trabajo, tras 30 años de avisos ignorados.


No obstante, a nivel particular existen diversas organizaciones que se dedican a asesorar al ciudadano.


Si quiere vivir tranquilo, puede solicitar a algún servicio técnico la medición del gas radón en su vivienda o local.


La salud es lo más importante y en este caso es fácil y económico evitar este riesgo tan importante.




_________________________________________________

Autor: J.M. Yribarren de Acha y de las Alas Pumariño

Abogado. Escritor

Secretario Nacional de Investigación y Ciencia de la Hermandad Nacional Monárquica de España

Presidente-Delegado de la H.N.M.E. en Alfaz del Pi (Alicante) y Secretario Provincial de Alicante.












 





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.