viernes, 24 de noviembre de 2017, 11:52
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Empeora el estado de salud del Rey Miguel de Rumania

|


Miguelrumaniacordon1a


El estado de salud del rey Miguel de Rumania, que el pasado 25 de octubre cumplió los 96 años, según las últimas noticia publicadas por la web de la Casa Real Rumana, es actualmente muy crítico.


Desde principios de 2016, el rey Miguel permanece recluido en su residencia privada de Aubonne, un tranquilo pueblecito suizo que se alza sobre el lago Leman, próximo a Ginebra. Al que fuera rey de los rumanos hasta 1947, hace menos de dos años le diagnosticaron un cáncer de piel del que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente, desde entonces su salud se ha ido deteriorando paulatinamente.


Tras unos meses en los que su estado había sido estable, un portavoz de Palacio anunciaba el pasado lunes que la salud del Rey Miguel se ha quebrado de forma preocupante. Una de los motivos de alarma entre los más cercanos fue que sus hijas se trasladaron de inmediato a Suiza para acompañarle, incluida la primogénita y actual heredera de la Corona, la Princesa Margarita, junto a su esposo, el príncipe Radu.


El último comunicado oficial, extremadamente preocupante, informaba de que el martes por la noche "un mensajero de Su Eminencia el Metropolitano José de Europa occidental y meridional, llegó a la residencia del monarca para dar la sagrada comunión a Su Majestad".


El rey Miguel es el único de los jefes de Estado que queda vivo de los que vivieron la Segunda Guerra Mundial. Durante su matrimonio tuvo cinco hijas, las princesas Margarita, Elena, Irene, Sofía y María, con la princesa Ana de Borbón-Parma, fallecida en agosto de 2016.


Por este motivo, el Rey Miguel solicitó formalmente al Parlamento rumano que si en un futuro e volviera a restaurar la monarquía, no se restableciera la Ley Sálica, permitiendo que una mujer ocupara al trono.


Además, y para despejar las posibles injerencias en la línea sucesoria, el monarca aprobó un nuevo estatuto en la Casa Real de Rumanía, por el que ningún descendiente ilegítimo o de línea colateral puede reclamar derechos o privilegios dinásticos, títulos o rango, estando todos excluidos de la Casa Real y de la línea de sucesión al trono.


Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico



















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.