domingo, 21 de octubre de 2018, 23:13
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Crónica Literaria: "Franco y Hitler"

|




J.ManuelYribarren

Su autor es el insigne historiador e hispanista norteamericano Stanley George Payne, doctor en Historia por la Universidad de Columbia y profesor emérito de Historia de la Universidad Wisconsin-Madison (Estados Unidos). Miembro de la American Academy of Arts and Sciences (equivalente a la Real Academia de Historia de España), es autor de multitud de libros, que tratan especialmente sobre la historia de España.


Publicado de forma brillante por La Esfera de los Libros hace ya algunos años, se trata de un libro y de un tema que siguen estando de plena actualidad ya que las publicaciones sobre Franco y sobre Hitler siguen apareciendo en las librerías.


En el libro, de máximo interés a pesar de los muchos años ya pasados, el autor nos da una visión comparativa muy interesante de las relaciones entre Franco y Hitler y la cuasi alianza que hubo entre ambos durante la segunda guerra mundial.


Queda demostrado que España colaboró con Alemania mucho más que cualquier otro país neutral. Para ejemplo baste citar a la División Azul. Los intercambios entre ambos países fueron continuos e importantes, lo que resulta muy extraño para un país que se mantuvo neutral en la guerra.


Resulta muy peculiar, la posición que España mantuvo en cuanto a la "cuestión judía".


Manifiesta el autor que Franco "no era el oficial más inteligente, ni el de mejor técnica, ni el más derechista en términos políticos, pero en general se consideraba que era el más capaz y el más astuto y con un singular don de mando".


Alaba el autor en Franco sus férreas convicciones. " Era un nacionalista español, partidario de una España unida y dirigida por un sistema político autoritario ". Católico ferviente, muy imperialista, favorable a la expansión de la clase media y a un desarrollo económico de acuerdo con los tiempos.


Narra con detalle el desarrollo de la Guerra Civil Española, los miles de religiosos que fueron masacrados. Que a Franco se le dio el apelativo de "Caudillo", que era lo más similar a Führer o Duce.


No se olvida de mencionar en el libro el período represivo habido en España entre 1939 y 1941, durante los cuales se juzgaron a miles de ciudadanos por tribunales militares de conformidad con un Estado de Guerra - que ya había finalizado - y cuyo Estado de Guerra no se levantó - dice el autor - hasta el año 1948. Fueron los años de mayores tensiones internas en el país.


Escribe George Payne que: "aunque la Guerra Civil no fuera un primer asalto de la Segunda Guerra Mundial, si influyó de manera muy importante en que se precipitara la conflagración 1939-1945".


Opina que a Hitler le interesó prolongar la crisis española en su personal beneficio.


Describe con minuciosidad el papel desarrollado por Serrano Suñer en los acontecimientos, calificándolo de arrogante, aunque el prepotente Hitler también calificaría a Franco de "charlatán latino".



Nos narra seguidamente el encuentro entre Franco y Hitler en Hendaya. La verborrea del Caudillo que no paraba de hablar hasta el punto de aburrir a Hitler.


El autor pone en boca de Tussell que las imágenes del encuentro muestran a un Franco autosuficiente y petulante. La impresión que le causó a Hitler fue de provinciano e insignificante, de mente estrecha, con los modales de un brigada. La prepotencia de Hitler se ve aquí una vez más reflejada.


Como Goebels escribió en su diario:


"El Führer no tiene una elevada opinión ni de España, ni de Franco. Mucho ruido pero muy poca acción. No hay sustancia. En cualquier caso, están muy poco preparados para la guerra".


Más tarde Ribbentrop escribiría: "Al Führer y al Gobierno del Reich les perturba enormemente la equívoca y vacilante actitud de España".


No hay que olvidar que el almirante Canaris ya había advertido al Führer de que el encuentro directo con Franco supondría una decepción, ya que el aspecto de éste no era el de un héroe sino el de un "choricillo".


Voy a destacar también la profecía desastrosamente equivocada de Franco que indicaba que el Reich sobreviviría a la guerra en una posición fuerte.


Estudia también el autor las relaciones entre la España de Franco y el Vaticano. Católico ferviente, el régimen franquista sólo permitió funcionar con libertad absoluta a la Iglesia Católica.


Y así llega Payne a tratar el asunto de los judíos, comentando que si Sanz Briz hubiera tenido más apoyo desde Madrid se hubieran podido salvar muchas más personas. En realidad, su posición fue bastante ambigua. Al menos eso es lo que opina el autor.


El capítulo XV del libro, el último, es apasionante. Narra el pensamiento de Franco a raíz de la invasión aliada de Francia. Y de Hitler acerca de Franco. Y por qué no tomó otras decisiones, por qué no arrasó España, la hipotética intervención contra Gibraltar, las ácidas críticas contra Franco y sus decisiones. Era una rabieta más del Führer.


Hace interesantes comentarios sobre acontecimientos acaecidos del final de la guerra y a continuación de ésta.


Concluyo esta crónica copiando literalmente el último párrafo del libro porque no tiene desperdicio:


"En cierto sentido, Franco tenía razón en que la victoria de los aliados en el oeste sería fatal para su régimen, aunque sólo fuera a la larga. Si la restauración de la democracia en Occidente triunfaba totalmente, tal como acabó ocurriendo, también España tendría que aceptarla, pero como su restauración y expansión constituyeron un proceso muy largo que se vio acompañado de la Guerra Fría, ésta concedería al régimen franquista un respiro que se prolongaría durante toda la vida de Franco, aunque no más allá".


Resumiendo, el libro es muy interesante recogiendo las opiniones personales de un gran hispanista, expuestas con claridad y detalle, por lo que recomiendo su lectura a toda persona interesada por la historia y en concreto por estos dos personajes.



_________________________________________________

Autor: J.M. Yribarren de Acha y de las Alas Pumariño

Abogado. Escritor

Secretario Nacional de Investigación y Ciencia de la Hermandad Nacional Monárquica de España

Presidente-Delegado de la H.N.M.E. en Alfaz del Pi (Alicante) y Secretario Provincial de Alicante.























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.