domingo, 21 de octubre de 2018, 13:10
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Crónica Literaria: "Sin novedad en el frente"

|




J.ManuelYribarren

Estimado lector, esta vez voy a hablar de guerra y de paz.


Acabo de leer por tercera vez un libro que cuando lo leí por vez primera me impactó igual que ahora.


Por lo que estamos viendo y viviendo cada día, el ser humano no tiene solución. Por más guerras que haya en el mundo, por más grandes que sean las masacres humanas, por más desgracias que haya, el ser humano sigue fabricando armas cada vez más mortíferas. Sigue habiendo guerras y cada vez son más sangrientas. Todo sigue igual, quizás peor.


Su título es: SIN NOVEDAD EN EL FRENTE y su autor ERICH MARIA REMARQUE, nacido en Osnabrück (Alemania ), que se dedica en la obra a narrar en primera persona los horrores vividos durante la Primera Guerra Mundial, también conocida como Gran Guerra, por haber participado en ella.


Remarque es considerado uno de los mayores enemigos del nazismo y en 1933 muchas de sus obras fueron quemadas por los nazis.


Sinnovedadenelfrente

La obra fue adaptada al cine ganando en 1930 el Oscar a la mejor película y al mejor director.


El título del libro en alemán es: IM WESTEN NICHTS NEUES.


Toda una generación fue destruida por la guerra aunque (él), -dice el autor al principio de la obra - escapara a las granadas.


Este libro y el posterior film del año 1930, molestaron sobremanera a Adolf Hitler, porque en realidad era un compendio de todo lo que el dictador odiaba y cuando vio el film dijo que era muy peligroso para la moral alemana.


Realmente, si juntamos esta magistral obra a "Adiós a las armas" (" Farewell to arms", en versión original inglesa ) del escritor norteamericano Ernest Hemingway y a "Abajo las armas" ("Die Waffen Nieder", en versión original alemana ), de la Premio Nobel de la Paz 1905 Baronesa Suttner, escritora y pacifista austríaca, aunque esta última sobre tema bélico muy anterior, podemos formar una trilogía sobre tema bélico difícilmente mejorable.


Comienza la obra de manera relajada, en la retaguardia, a nueve kilómetros del frente. Describe con maestría el entorno, los compañeros, la llegada del correo, la construcción de une letrina comunitaria, el paso de las ambulancias, la instrucción militar que están recibiendo, la llegada de refuerzos para cubrir las bajas. Las frases son cortas, el diálogo intermitente, el tema lo narra de manera apasionante.


Hay un filósofo en el grupo, su nombre Kropp, transcribo: "................ una declaración de guerra debería convertirse en una especie de fiesta popular, ................. los ministros y generales de ambos países deberían salir a la arena en traje de baño y, armados con garrotes, combatir. Ganaría el país de aquel que sobreviviera. Eso sería más sencillo y todo iría mejor que aquí, donde no combaten los que deberían ".


Hay en la obra una frase lapidaria refiriéndose a los jefes, que dice: " en cuanto se ven con galones o con un sable ya no son los mismos". Y sigue diciendo: "ante todo el hombre no es mas que una bestia, y después recibe un capa de decencia ". " Se les suben los humos a la cabeza y cuanto menos pintaban como civiles, más se les suben los humos".


Copio literalmente algunas frases de la obra porque creo que es la mejor forma para que conserven toda su expresividad.


Cuenta el autor que parten hacia el frente malhumorados o alegres, pero cuando llegan al sector donde empieza el frente, se convierten automáticamente en bestias humanas. Aparece el gas en el frente, la vida y la muerte son solo cosa de unos segundos.


Nos habla el autor de ratas, de piojos, con la mayor naturalidad, con la mayor frialdad; como si fuera algo habitual, en realidad si lo es para los soldados porque se acaban acostumbrando a todo.


En un momento de la guerra, le conceden un permiso para irse a su casa con los suyos a disfrutar esos días y a olvidarse del frente. Y los recuerdos vuelven a su memoria, su madre - que está enferma, muy enferma - sus amigos, sus vecinos, pero los días pasan rápidos, comprende que el permiso se está acabando, y se vuelve otra vez malhumorado. La alegría de los primeros días se torna tristeza, y piensa, ¿regresaré algún día o moriré en el frente?, ¿qué es un permiso?, un cambio que, luego, lo hace todo mucho más difícil.


Pero el permiso se terminó, los meses van pasando y un día reciben el anuncio de que el Kaiser va a visitar el frente. El autor siempre lo había idolatrado, lo veía como un ser superior al resto y al verlo en persona se pregunta: "no puedo hacerme a la idea de que el Kaiser tenga que ir al retrete igual que yo". Está decepcionado." Nosotros estamos aquí para defender nuestra patria, pero también los franceses defienden la suya", ¿quien tiene razón?.


Quiere saber cómo empieza una guerra. Generalmente porque un país ofende gravemente a otro, "Siendo así, yo no tengo nada que hacer aquí, no me siento ofendido en absoluto. Antes de venir aquí yo no había visto nunca a un francés. A ellos (a los alemanes) tampoco les han pedido su opinión ". " Entonces, ¿por qué hay una guerra?. Alguien tiene que sacar partido de la guerra ". " En realidad, nadie la desea, pero se presenta de pronto. Nosotros no la queríamos, los otros dicen que ellos tampoco". Son frases lapidarias que deben guardarse en la memoria siempre.


Tan hermoso como esto último expuesto, es la forma en que describe la agonía y muerte de un soldado frente a él, por un disparo suyo. Le encuentra entre sus objetos personales, una foto, una carta. Toma nota de sus señas, pero, ¿para qué?. El tiempo pasa y se olvida de todo. Sus sentimientos desaparecen. ¡Que duro hace al ser humano la guerra!.

Con gran maestría cambia de escenario, de situación. Lo más importante es sobrevivir.


Y así llega el verano del año 1918. Se habla del final de la guerra, pero la guerra no termina.


Y así llega el otoño de 1918. Todos esperan la paz y el armisticio. Pero no llega.


Y un día de octubre de 1918 se recibe un comunicado oficial que se limitaba a decir que no había novedades en el frente.


Y así llegó el final de la guerra, de la bien llamada Gran Guerra, el día 11 de noviembre de 1918. El número de bajas fue escalofriante: 16.403.000 en el bando de las llamadas potencias centrales (Imperio Austrohúngaro, Imperio Alemán, Imperio Otomano, y otros ); y 22.477.500 en el bando aliado (Francia, Gran Bretaña, Rusia, Italia, Estados Unidos, Bélgica, Japón y otros).


Resumiendo, es una obra de gran expresividad, de buena calidad literaria, que nos hace pensar sobre la paz y la guerra, sobre la vida y la muerte, sobre los sentimientos humanos, hasta preguntarse interiormente, ¿algún día se acabarán las guerras?.




_________________________________________________

Autor: J.M. Yribarren de Acha y de las Alas Pumariño

Abogado. Escritor

Secretario Nacional de Investigación y Ciencia de la Hermandad Nacional Monárquica de España

Presidente-Delegado de la H.N.M.E. en Alfaz del Pi (Alicante) y Secretario Provincial de Alicante.

























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.