miércoles, 13 de diciembre de 2017, 04:19
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Un lugar de la Historia… la escalera del conocimiento en Salamanca

|


                    Aula de Fray Luis de León en las Escuelas Mayores de la Universidad.



FranciscoJ.Tostado

Durante el siglo XVI la Universidad de Salamanca brillaba con todo su esplendor. Estudiantes venidos de toda Europa se reunían en sus aulas -llegando a frecuentarlas hasta 12.000 en un año- para escuchar las clases magistrales de insignes maestros, entre ellos, Fray Luis de León. El profesor se colocaba en su silla (cátedra) -habitualmente en un púlpito- y en los lados del aula unos bancos servían de asiento para los graduados y personajes ilustres invitados. El público en general y los estudiantes ocupaban el centro de la clase sentados estoicamente en incómodos bancos de madera sin respaldo.


Hoy, todo aquél que visita la ciudad y entra en el Claustro Bajo puede ver las aulas reconocidas cada una por un nombre insigne. En un piso superior, el Claustro Alto, donde se encuentra la Antigua Biblioteca -esta de más difícil acceso para el público general-, cuyos orígenes datan del siglo XIII, conservando en su interior más de 2.800 manuscritos -los más antiguos son del siglo XI-, 485 incunables y más de 60.000 obras impresas. Ocupa un salón de 41 metros de longitud y su restauración fue obra de Manuel de Lara Churrigera en 1749.


Pero mi intención no es hablar de ninguno de los Claustros sino de la escalera que los comunica. Subir por esos escalones es hacer un viaje a ese pasado universitario y no podemos dejar de pensar que durante siglos también pasaron por esa misma escalinata miles de estudiantes e ilustres profesores.


La escalera



Construida en el siglo XVI en estilo renacentista, se pueden distinguir en ella tres tramos decorados que representan la juventud, madurez y senectud del ser humano, así como los riesgos a los que está expuesto a modo de advertencia para todo aquél que se aventura a ascenderla. No desgranaré la complicada simbología que contiene, para eso os invito a que entréis en los enlaces que adjunto, pero destacaría que en el primer tramo de la escalera se advierte de los peligros de la juventud.


En el relieve del tramo central vemos una flor, una abeja y una araña. La flor simboliza la vida, la abeja, que produce miel, representa el bien, mientras que la araña produce veneno, es decir, es una muestra de la elección del hombre ante la disyuntiva de dominar o no sus pasiones, de nosotros depende ser araña o abeja. Entre el segundo y el tercer cuerpo de la escalera encontramos una sirena de doble cola que vendría a determinar el momento de la vida en el que, según nuestras propias decisiones, podríamos descender a consecuencia de la lujuria y la depravación, o seguir ascendiendo al último tramo de la escalera, al final del camino, de la vida, al lugar donde el alma domina el cuerpo y el saber acaba imponiéndose. Es entonces que llegamos a la Biblioteca del Claustro Alto.


                                                        Tercero y último tramo de la escalera.



Esta escalera es pues una alegoría del saber, del conocimiento y en definitiva, de la vida del estudiante, una escalera que nos hará más sabios. 



__________________________________

Autor: Francisco Javier Tostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología

Escritor, amante de la historia y bloguero

http://franciscojaviertostado.com









Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.