lunes, 11 de diciembre de 2017, 02:58
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Quien va a Santiago y no al Salvador

|


Catedral de San Salvador de Oviedo. Conocida también como Sancta Ovetensis, refiriéndose a la calidad y cantidad de las reliquias que contiene 



Xavier Eguiguren

Oviedo antiguo vestido de domingo bucólico, lluvia con cadencia incide sobre un suelo eternamente mojado.


Gotas de mayor a menor tamaño, dibujan círculos concéntricos de diámetros, los primeros pequeños a grandes e infinitos los últimos. Lemiscata, baile de ondas sobre un gran charco en la plaza del ayuntamiento.


Arco casado en segundas nupcias con su bóveda, puerta del tiempo que da paso a Cimadevilla, vía de antaño, calle del medievo.


Atravieso atolondrado ese umbral, deleitándome con la luz que transporta las siluetas de siglos pasados. Estructura que recorro en braille con mis dedos imaginarios.


Escucha los chirridos de los carros y las voces guardadas en un bote afecto a otra época. ¿No oyes las conversaciones de los espíritus que deambulan por ese lugar?, se niegan a abandonar la calle.


La catedral de san Salvador, la cámara santa, construcciones unidas a espacios de tiempo anteriores, gótico el primero y prerrománico el habitáculo contenedor de las reliquias, todos entrelazados, Dios y reyes, pueblo llano, cruz de los Ángeles y de la Victoria.


Peregrinos, “quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y deja al Señor”. Inscripciones se escuchan, dictadas de siervo a siervo, de señor a señor, rebotan los sonidos contra las paredes que integran la plaza, susurros que enseñan la historia, el origen, el camino.


Liber Testamentorum Ecclesiae Ovetensis.


“Quien quiera que contemple este templo honrado por el culto de Dios, conoce que anterior a éste hubo aquí otro, dispuesto del mismo modo, siendo fundado por Froila siervo del Señor Salvador, ofreciendo doce altares a los doce apóstoles; en cuyo favor sea piadosa vuestra oración hacia Dios, para que os de el Señor digna recompensa. Este edificio anterior fue parcialmente destruido por los paganos y profanado por los herejes, por lo que fue enteramente fundado de nuevo por el siervo de Dios Alfonso y renovado para su mejora. A él, Cristo, séale dada la gracia por tal labor y a Ti, aquí, alabanza incesante sin fin”.


Nota aclaratoria: Primer día del camino primitivo, salida desde Oviedo, la catedral de San Salvador.



____________________________

Autor: Xavier Eguiguren 




















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.