martes, 12 de diciembre de 2017, 13:16
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Pío Baroja, un escritor “de mucha miga”

|







                                                                 
"La claridad en la ciencia es necesaria; pero en la literatura, no.
Ver con claridad es filosofía. Ver claro en el misterio es
literatura. Eso hicieron Shakespeare, Cervantes,
Dickens, Dostoiewski…"

(Pío Baroja)




FranciscoJ.Tostado

Así le nombraba Rubén Darío, a lo que contestaba don Pío que Darío era escritor “de mucha pluma: se nota que es indio”. Pero la afirmación de Darío no era gratuita porque con ella hacía referencia al pasado de Baroja, un tiempo en el que además de médico ejerció de panadero en Madrid. 


Cafefornos1908

Siempre negó la existencia de la “Generación del 98”, pero perteneció a ella debatiendo y discutiendo en el Café de Fornos junto a Valle-Inclán, Azorín y los hermanos Machado.Nació el día de los Inocentes de 1872 en San Sebastián, puede que como premonición de lo que iban a ser sus primeros años de vida, siendo el menor de los hermanos: Darío, que murió joven; Ricardo, futuro escritor e importante grabador y Carmen. Se especula que hubo otro hermano, César, que fallecería a muy temprana edad. Nunca se casó y la relación con sus hermanos se mantuvo hasta el final de sus días. Estudió la carrera de Medicina aunque ni le gustaba ni congeniaba con sus profesores, y a pesar de su escaso interés por sus estudios, se licenció en 1891, doctorándose tres años después en Madrid con la tesis “El dolor, estudio psicofísico”, trasladándose a Cestona, en Guipúzcoa, para ejercer de médico rural.

 

Entonces sucedió que una tía de doña Juana Nessi, madre de Baroja, heredó tras enviudar un negocio en la calle de Capellanes. Se trataba de una panadería de Viena, proveedora de la Real Casa con gran prestigio en la ciudad de Madrid por haber introducido en España el conocido pan de Viena, una novedad tecnológica para la época que requería la presencia de personal especializado alemán. Solicitó ayuda a doña Juana y envió a Ricardo. Este, que tenía vocación de pintor y era bibliotecario de profesión, se cansó rápido de dirigir la panadería y fue entonces cuando Pío pensó que tenía la oportunidad de dejar de ejercer de galeno si se repartía el trabajo en la panadería con su hermano, disponiendo de tiempo libre para sus aficiones entre la que destacaba escribir. 


Antigua panadería Viena Capellanes, a la derecha en la actualidad (en calle Fuencarral 122 de Madrid)



Pero fue llegar Pío al negocio y comenzar los conflictos con los trabajadores que tenía a su cargo llevando a la bancarrota el negocio. En un intento de reflotarlo, comenzaría a trabajar con ellos codo con codo, día y noche, y aunque no consiguió remontar el negocio acabaría por contagiarse por la afición a la cerveza (muchos de ellos eran germanos, claro). En 1919, Ricardo se casaría con una joven norteamericana y aquí se acabaría el negocio del pan traspasando el negocio, sin conseguir Pío una vida estable para poder dedicarse a sus respectivas vocaciones. 


En el año 1900 publicaría su primer libro, una recopilación de cuentos, Vidas sombrías, y La casa de Aitzgorri, iniciando su etapa de escritor y ensayista que nunca más abandonaría y de la que acabaría viviendo. Escribió artículos periodísticos, seis obras de teatro, el libreto de una zarzuela… dedicándose principalmente a escribir novela. Contactó con la bohemia madrileña frecuentando las tertulias, y cuando conseguía ahorrar algo de dinero se dedicaba a viajar por toda España con sus hermanos Ricardo y Carmen, así como con Azorín e incluso José Ortega Gasset en una ocasión, sin dejar de visitar París y otras ciudades europeas. Esta etapa de su vida acabaría siendo la más fértil en cuanto a su faceta literaria. Metódico como pocos, escribía por las mañanas, paseaba por las tardes y leía hasta bien entrada la madrugada, rutina que solo rompería hacia el final de su vida, muriendo el 20 de octubre de 1956 y siendo su ataúd llevado a hombros por Camilo José Cela entre otros. 


Se describía como “escritor de calle, sin formación en el lenguaje”, siendo admitido en la Real Academia Española en 1935, quizás el único de los honores recibidos en vida. 






__________________________________

Autor: Francisco Javier Tostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología

Escritor, amante de la historia y bloguero

http://franciscojaviertostado.com





Fotos:    Viena Capellanes (Antigua)

                  Viena Capellanes (Fuencarral 122) - Madrid (Lic. CC-3.0)

                  Estatua de Pío Baroja y Nessi situada en Madrid (España) (Lic. CC-4.0)




















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.