jueves, 23 de noviembre de 2017, 17:48
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Entrevista a D. José María Rábade Blanco, secretario de Estrategia de la Hermandad Nacional Monárquica de España

|


                        D. José María Rábade Blanco, secretario de Estrategia de la H.N.M.E.




D. José María Rábade desarrolló durante los últimos 38 años una intensa actividad en el marco del sector público, particularmente como directivo del sector público empresarial, abordando campos relativos a la consultoría estratégica, la formación, la redacción, planificación y gestión de proyectos en las áreas del medio ambiente natural, urbano e industrial,del desarrollo rural y de la gobernanza, tanto en proyectos nacionales como internacionales, esta posición de liderazgo le permitió abarcar una visión profesional global sobre los retos y oportunidades que representa el desarrollo sostenible.


Máster en Ingeniería de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid.


Máster (PDD) en Dirección de Empresas por el IESE Business School.Universidad de Navarra.


Ha sido director de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de TRAGSATEC y director del Gabinete de Estrategia Empresarial de la presidencia del grupo público TRAGSA.


Actor principal en una larga lista de actividades relacionadas con la redacción y la supervisión de proyectos en los campos de la consultoría estratégica, gobernanza, del medio ambiente y la responsabilidad ambiental, del desarrollo rural y de la planificación de recursos naturales.


Director del equipo de asistencia técnica al ministerio de Medio Ambiente de España para la transposición de la Directiva de Responsabilidad Ambiental europea a la L.R.E. española.


Profesor en numerosos cursos y seminarios nacionales e internacionales relacionados con el medio ambiente natural, urbano e industrial y promotor, diseñador y profesor del Máster en Gestión de Proyectos de Ingeniería en el Medio Natural de la Universidad Politécnica de Madrid.


Ha impartido un buen número de conferencias y es autor o coautor de diversos artículos y publicaciones.


Vocal-evaluador de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) para el sello internacional EURACE que acredita la excelencia en los títulos de Grado y Máster en ingeniería.


Consultor en Estrategia Empresarial


Secretario de Estrategia de la Hermandad Nacional Monárquica de España.


Quizá, la obligada primera pregunta a un responsable de Estrategia, Sr. Rábade, es plantearle ¿Por qué un Plan Estratégico quinquenal para la H.N.M.E.?


Dos acontecimientos significativos recomiendan la formulación de un plan estratégico, de una hoja de ruta, para todos los miembros de nuestra Hermandad.


Por un lado, la Proclamación del Rey don Felipe VI, en junio de 2014, materializó el arranque de un tiempo nuevo para la Corona. El Rey, en Las Cortes, expresó su deseo de impulsar una monarquía renovada para un tiempo nuevo y expuso ante todos los españoles sus convicciones y las aspiraciones de su reinado para acometer los retos que el siglo XXI plantea a España y a los españoles.


Por otro lado, en Enero de 2017, fue reelegido presidente de la Hermandad, por la Asamblea General Ordinaria, para un segundo mandato de cinco años, don Francisco Rodriguez Aguado, el cual expresó en su intervención de aceptación, su compromiso a seguir impulsando, con la mayor firmeza, el proceso de transformación y actualización de la institución, con la finalidad de alinearla con los requerimientos de los tiempos que vivimos y con las oportunidades de este tiempo nuevo para los monárquicos españoles, y haciendo suyas y de la institución las convicciones expresadas por el Rey en su discurso de Proclamación.


Para ejecutar este compromiso de transformación, expresado por la presidencia, la Junta Directiva aprobó la creación de la Secretaria de Estrategia, que me honro en dirigir, con el cometido, entre otros, de redactar y ejecutar un Plan Estratégico quinquenal, que llamamos Estrategia 2021, y de hacer realidad nuestra Visión de ser un referente en España, de liderar el escenario de los valores y la cultura monárquica.


Con el compromiso y apoyo de todos los hombres y mujeres de nuestra institución la haremos realidad. Porque queremos sentirnos orgullosos de ser miembros, de ser protagonistas del desarrollo de una gran organización monárquica europea. 


Nos gustaría que nos hiciera un rápido diagnóstico, desde la perspectiva estratégica, de la H.N.M.E. ¿Cómo se ve la organización desde la atalaya de un experto en consultoría estratégica?


Nuestra Hermandad, como otras muchas asociaciones, muestra sus debilidades y sus fortalezas. Podría decirle que, su misión hasta ahora ha sido poco ambiciosa e incluso tímida y cohibida y ha renunciado a una visión de liderazgo a través de una potente marca. Ha movilizado poco el compromiso de valiosos y relevantes miembros. No debemos olvidar, y ello es una fortaleza y una responsabilidad, que nuestra institución arrastra más de medio siglo de actividad, discreta o muy discreta durante varias décadas, ciertamente, como queriendo no figurar, como le decía, pero pisando firme como pisa el buey.


Y esos 56 años de vida, de madurez, de cicatrices incluso, le han permitido y permiten presentarse con un currículo, al servicio de la Corona, vivo, forjado, y debe enorgullecernos, en momentos en que ser monárquico podía, como poco, quitar el sueño. Y permítame que lo subraye, nosotros somos una entidad que nos pesa la Historia, no una ocurrencia de anteayer, y tiene y tendrá más aun, delo por seguro, el creciente aprecio de la Corona y de los españoles.


Debemos subrayar, también, que hemos carecido, hasta ahora, de una estrategia que nos comprometa más y marque el camino y, lo que es más importante, nos hemos despreocupado de construir y proyectar un modelo corporativo que nos aporte una personalidad propia, reconocible por el resto de los españoles y el mundo.


Hemos carecido también de un lema. Y hemos carecido de una potente comunicación a través de una marca que motive y proyecte nuestro modelo corporativo.


En la misma línea, en nuestros actos echamos en falta una mayor presencia de los más jóvenes, por la alegría, las ganas de hacer, la vitalidad y el apetito por el riesgo responsable que les caracteriza, y de más mujeres que irradien en la organización y en los órganos directivos ese tesón, viveza, capacidad de trabajo y fuerza tractora que las caracteriza y las privilegia para la acción.


Y finalmente le diría, que como toda institución que quiere proyectar su visibilidad, su liderazgo e impulsar un amplio programa de actividades, necesita el respaldo de unos equilibrados y sostenidos recursos financieros, hoy escasos, y un adecuado staff profesional permanente al servicio de la Dirección, de Estrategia 2021 y de sus herramientas de comunicación.


Después de lo que le he enumerado podría uno pensar que somos frágiles como organización, pero aprovecho la ocasión para traer a colación una reciente frase de la actriz Julieta Binoche, que pronunció en la presentación de su última película “Beau Soleil Interieur”,… “Ser frágil es una fuerza, porque te permite cambiar”.


Nuestro plan, pues, pretende abordar, con respuestas cuidadas, respetuosas y viables, estas y otras debilidades, estimular nuestras fortalezas, para aprovechar, con afán de servicio a los valores y a la cultura monárquica, las oportunidades de un nuevo reinado, de un tiempo nuevo.


¿Cuáles son los valores de la Corona y las creencias que especialmente aprecian y realzan los miembros de la H.N.M.E.?


Uno de los padres de la Constitución, el ilustre profesor don Gregorio Peces-Barba, afirmaba que los tres principales valores o pilares sobre los que se asienta nuestra Corona son, su origen democrático, su lealtad y el respeto a la Constitución y a los principios democráticos que la inspiran y el ejercicio normal de sus competencias, que favorecen la continuidad de las instituciones y la función de expresar la unidad y la permanencia del Estado. Esos valores forman parte principal de nuestro Credo.


Y permítame que añada más, porque nuestras creencias va más allá, creemos que España es una gran empresa, que para sostenerse y perpetuarse necesita un líder lleno de cualidades, bien formado, plenamente capaz de representarla y dignificarla. Ese líder debe forjarse con la debida antelación y planificación porque su destino es ocupar la Jefatura de Estado. Y esa forja no se improvisa, requiere décadas de aprendizaje y práctica de los principios y virtudes que deben acompañar al que encarna tan alta magistratura.


Los hombres y mujeres de nuestra institución, creemos que es fundamental depositar en una familia española, para nosotros la Primera Familia, la responsabilidad de la preparación de sus miembros en el conocimiento y la práctica de los valores más elevados que reclamamos para la Jefatura del Estado. A esa familia, los monárquicos, la llamamos Familia Real.


Debo decirle también que nosotros no somos monárquicos por romanticismo o por el atractivo o glamour que pueda proyectar la estética de un rey cercano, joven y atlético. Llevamos como bandera los valores y la cultura monárquica, pero nos singularizamos porque creemos que la Jefatura del Estado requiere de una persona profesional, eficaz y eficiente, de una persona educada desde el primer momento de su vida para liderar con éxito la gran empresa que es España, de una persona que encarne la capacidad para inspirarnos, la vocación de servicio a todos los españoles y la integridad personal. Esa persona, y permítame que sea egoísta deseando lo mejor para España, esa persona es el Rey.


Estas singulares creencias subrayan nuestra específica personalidad como monárquicos.


Sr. Rábade, en cierta ocasión le preguntaron al ilustre académico Lisón Tolosana ¿Qué es el Rey? Y contestó, el Rey es su imagen. ¿Comparte esta misma visión?.


Absolutamente, coincido con la afirmación de nuestro ilustre académico. Los hechos la confirman. Pero he de decirle, si me permite, que la imagen es fundamental para todos, personas e instituciones, y que esa buena imagen y virtudes que se le exigen a la persona que ostenta la Corona hemos de extenderla a todos los que se sienten monárquicos. En este sentido nuestra institución se ha impuesto, no como opcional sino como obligatorio, para todos sus miembros, un exigente código de conducta personal y la práctica de un decálogo de valores, como parte sustancial de nuestro modelo corporativo. Y debemos transmitirlo, con orgullo, a la sociedad a través de nuestra renovada página web y desde las páginas de este semanario, El Monárquico.


Es tal la importancia que desde nuestra institución damos a la reputación y a la buena imagen que, en este sentido, hemos renovado nuestros Estatutos, y para optar a la membresía es ineludible aceptar, no solo los Estatutos, sino también nuestro código de conducta y nuestro decálogo de valores.


Porque, y no tenemos duda, si a S.M. el Rey los españoles le valoramos por las virtudes que practica y proyecta, las mismas obligaciones han de alcanzar a los miembros de las organizaciones monárquicas, y en nuestro caso forma ya parte de nuestro Credo. 


¿Cree usted que la Proclamación en Junio de 2014 del nuevo Rey de los españoles D. Felipe VI ha afectado a los objetivos y a la posición de la Hermandad Nacional Monárquica?.


La Hermandad Nacional Monárquica ha sostenido, a lo largo de su más de medio siglo de existencia, una línea firme de defensa y proyección de los valores y la cultura monárquica, especialmente y más visible en los últimos cinco años, pero en Junio de 2014, los españoles asistimos al inicio de un nuevo reinado, al inicio, en palabras de S.M. el Rey, de una monarquía renovada para un tiempo nuevo.


Por otro lado, nuestro código de conducta y nuestro decálogo de valores nos comprometen inequívocamente en el apoyo de las convicciones de la Corona, de ello deriva que si hubiera algo que en nuestro modelo corporativo, pudiera no coadyuvar, con la fortaleza debida, al impulso de las convicciones reales, necesariamente hemos de redefinir aquellos valores y objetivos que no se muestren suficientemente activos con las mismas. Porque, y permítame que lo subraye, nuestra energía es el aprecio de la Corona a nuestro trabajo.


En este sentido, nuestra Estrategia 2021 y nuestros Estatutos renovados, están enfocados a facilitar a nuestra organización la máxima eficacia y eficiencia en el objetivo de contribuir entre todos a superar los retos enumerados por S.M. el Rey en su discurso de Proclamación.


¿Cuáles considera Vd. que son los nuevos retos que debe afrontar la Corona y por añadidura los monárquicos de España?.


Los españoles somos conscientes de que el nuevo reinado que se inició en 2014 ha de hacer frente no solo a los desafíos propios, que nunca son pocos en una Nación, sino también a los retos globales que plantea el siglo XXI, en el que vivimos. Pero déjeme que le diga que nuestro Rey don Felipe se beneficia de una importante ventaja para el éxito, de la que no gozó su padre el Rey don Juan Carlos, y esa apreciable ventaja se traduce en que creció y se forjó a la sombra de la copa de un espléndido roble, el Rey Emérito. Ha vivido durante 47 años la teoría y la práctica del ejercicio de la Corona. Ello hace que don Felipe se haya convertido en uno de los jefes de Estado mejor preparados en el mundo, formado sobradamente en las tres cualidades que esta alta magistratura debe reunir, y para nosotros clave como valores de la Corona, que son la profesionalidad, la eficacia y la eficiencia, cualidades que solo aporta el Rey.


Entre estos desafíos propios, como Vd. sabe y no se nos escapa a los españoles, podemos enumerar nuestro sistema político, que está siendo cuestionado, se confía menos en los poderes públicos, los políticos no gozan de buena fama, y hay menos riqueza a repartir y personas más vulnerables, unido a que los nacionalismos perversos y egoístas están echando un pulso a la existencia del propio Estado.


También vemos que los partidos que se confiesan abiertamente republicanos han experimentado un considerable auge en las últimas elecciones. Recordemos el reciente pronunciamiento en Navarra sobre un referéndum acerca del modelo de Estado-.


No obstante, y debemos recordarlo, la estima de los españoles a la monarquía y particularmente al Rey se mantiene en cuotas notables, incluso de aquellos que no se sienten monárquicos pero sí aprecian la profesionalidad del Rey.


Nos ha hablado Vd. de un modelo corporativo propio ¿Cuál es pues el modelo corporativo que caracteriza, distingue o da personalidad, a la H.N.M.E.?.


La vocación de defensa y servicio a la Corona que impregna nuestra institución requiere, sin duda, de un cuerpo de doctrina propio, de un modelo corporativo que se asiente en las profundas raíces que representan los valores de nuestra monarquía parlamentaria - de manera particular, su origen democrático- y las virtudes del Rey, como son la lealtad y el respeto a la Constitución y a los principios democráticos que la inspiran.


Estos valores y virtudes de la Corona son los que abraza cualquier monárquico del mundo, pero a nosotros no nos bastan, de manera que estos cimientos nosotros los reforzamos, para mostrarnos a los españoles con una personalidad propia y diferenciada, incorporando nuestro específico código de conducta. Quiero subrayar, pues, que somos monárquicos, como otros muchos españoles lo son desde la discreción, pero cultivamos nuestra propia personalidad con nuestras propias formas de ser y de actuar, que dan singularidad a nuestras creencias.


En este sentido, como ya he anunciado en otros momentos de esta entrevista, reitero que creemos firmemente que España es una gran empresa que necesita como tal un líder solvente, de larga preparación, para asumir la alta función de la Jefatura del Estado, con profesionalidad, eficacia y eficiencia, esa persona para nosotros es el Rey.


Nuestro modelo corporativo incorpora también un lema que es “No es más uno que Otro sino quien hace más que Otro”, y que sintetiza nuestra apuesta por el valor del trabajo personal y del compromiso entre nosotros y el respeto al principio de meritocracia.


Sobre estos reforzados cimientos de nuestra casa común se levantan los pilares que representan nuestro específico decálogo de valores.


Casa común que techamos con nuestra visión de liderazgo de los Monárquicos de España.


Para sostener y divulgar nuestro modelo corporativo contamos con los mejores hombres y mujeres, dispuestos al compromiso para apoyar a la Corona en el impulso de una monarquía renovada para un tiempo nuevo, compromiso que queremos plasmar a través del impulso de nuestro propia Estrategia 2021.


¿Exige la Hermandad a los que aspiran a su membresía la aceptación formal de su modelo corporativo?.


En la Asamblea General Extraordinaria se ha abordado la renovación de los Estatutos, para alinearlos con la ampliada misión, visión y valores de la Hermandad y uno de sus aspectos más significativos está dedicado al acceso a la membresía. Decirle, que estas condiciones son en estos momentos exigentes, casi diría que muy exigentes. Nuestro presidente recuerda que son mejores 50 miembros comprometidos y de talento que 500 tibios y ausentes.


Sin duda, nuestro desarrollo corporativo debe apoyarse e inclinarse más por las cualidades que impregnaron a los hombres de Alejandro que por las cualidades que lo hicieron a los hombres de Darío.


Nosotros queremos atraer el talento y el compromiso.


En este sentido, el acceso a la membresía obliga a nuestros futuros y actuales miembros a aceptar además de nuestro Estatutos, nuestro modelo corporativo que lo conforman, como ya he indicado, nuestro código de conducta, nuestro decálogo de valores y nuestra voluntad de liderazgo, lo que hace, como puede apreciar, que no sea fácil el acceso a la institución.


Todo ello y acabo, me recuerda aquella frase de Groucho Marx sobre la felicidad, que dice “Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas, como un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…" y especialmente, ser miembro de la Hermandad Nacional Monárquica, casi podríamos añadir.


¿Con qué marca y lema proyectará la H.N.M.E. su modelo corporativo y su comunicación?.


Construir y proyectar una marca es determinante para ejercer el liderazgo en el escenario de los valores y la cultura monárquicos, que es nuestro deseo, ya que la marca representa la visión de la institución y es su fuerza propulsora.

Una marca ha de encarnar la esencia, la emoción, los anhelos, la memoria, la personalidad, la conducta, la consistencia y los valores de la institución. Y más todavía, el momento que nos toca vivir.


A nuestra Hermandad Nacional Monárquica le es imprescindible una marca que le permita, además, desarrollar con éxito la comunicación externa, aspectos claves para su crecimiento y expansión. Y esa fortaleza propulsora la encarnan las palabras Monárquicos de España, que conjuga extraordinariamente bien nuestra historia y nuestras aspiraciones. Nuestro Credo.


Usaremos indistintamente nuestro nombre tradicional, Hermandad Nacional Monárquica de España, que es la propietaria de la marca, y nuestro nombre abreviado, nuestra marca, Monárquicos de España, según convenga y según consideren los responsables de la comunicación de nuestra institución.


Pero esa fuerza propulsora se queda coja sin un lema. S.M. el Rey concluía su discurso de Proclamación con un sentimiento de igualdad entre las personas, con un mensaje de reconocimiento a los que se esfuerzan y se sacrifican, con una voluntad de reconocimiento del mérito personal y utilizaba para ello una expresión que ese gran e ilustre español D. Miguel de Cervantes ponía en boca de D. Quijote, “No es más Uno que Otro sino quien hace más que Otro”.


Que hemos decidido adoptar como nuestro lema y que guiará nuestro sistema premial en todo momento y orientará nuestro sistema de reconocimientos y de honores.


Permítame, Sr. Rábade, que ya utilice entonces la marca, el nombre abreviado de la Hermandad, Monárquicos de España, ¿Cuáles son la misión renovada, la visión y los valores de los Monárquicos de España?.


La misión futura de Monárquicos de España va mucho más allá de los fines actuales y traspasa sus muros tradicionales, y lo hace con el fin de crear sinergias con la sociedad, de contribuir a su bienestar y a enriquecer su conocimiento, de mostrarles y comprometerse con los retos que el siglo XXI nos plantea.


Nosotros, los hombres y mujeres fieles a la monarquía, debemos operar como una fábrica de ideas e iniciativas, entendida como lugar que facilite el debate y la reflexión, realce los valores y la cultura monárquicos, debemos operar como un centro capaz de proyectar estímulos que contribuyan a fortalecer la reputación de la Corona, su misión y su visión.

Nosotros vamos a trabajar a través de nuestra marca para que los españoles conozcan, que conocen poco, los valores de la Corona. Desde las organizaciones monárquicas se ha descuidado este aspecto, se ha mirado, equivocadamente, hacia dentro.


Pero no debe quedar ahí la misión de una organización monárquica moderna y actual, que ha de estar necesariamente alineada con los retos contemporáneos, que debe animar a reconocer los valores de la innovación, la capacidad creativa, la iniciativa emprendedora, la sostenibilidad social y la protección del medio ambiente, como actitudes y proyectos necesarias para incrementar la riqueza nacional y el desarrollo de España.


Nuestra visión es el liderazgo del espacio de los valores y la cultura monárquicos, para el logro de este liderazgo nuestra marca, Monárquicos de España, actuará como punta de lanza, ya que integra nuestros valores y el mensaje de dominio de espacio, España.


Nuestros Valores los agrupamos en un decálogo, accesible a través de nuestra web, que recoge desde nuestro compromiso con una España unida, a nuestra preocupación por las personas y su bienestar social, económico y ambiental, pasando por nuestra lealtad a los valores que encarna la Corona.


Nuestros valores no son de golpe en el pecho, como en la vieja España, son de compromiso.


Ha hablado Vd. de un código de conducta específico de los miembros de Monárquicos de España¿cuáles son sus rasgos principales?.


Nuestro código de conducta es uno de nuestros signos de identidad en Hermandad y la muestra de nuestra promesa de fidelidad a nuestro decálogo de valores. Los principios que se establecen en nuestro código de conducta no son opcionales sino de obligado cumplimiento para todos los miembros de Monárquicos de España e inspiran nuestro comportamiento y decisiones y nos guían en nuestra acción diaria.


La reputación e imagen de nuestra institución depende no solo de lo que hacemos como personas sino también de cómo lo hacemos, por la relevancia y singularidad de nuestra misión al servicio de los valores y de la cultura monárquica.


Nuestra fuerza para atraer se apoya en nuestras firmes creencias y conducta, en nuestro modelo corporativo. A alguien podrá parecerle que nuestras creencias, en los valores y la cultura monárquica, no son un bien tangible, pero lo son, como cualquier otro, porque la tangibilidad de nuestras creencias se traduce en unas rentas materiales que todos los españoles disfrutamos, los beneficios económicos y sociales que recibimos de la estabilidad, la continuidad, la profesionalidad, eficacia y eficiencia que aporta el lado luminoso de la fuerza, la Corona.


La conducta leal, honesta, integra y transparente de nuestra institución se orienta a fortalecer y a velar por la reputación de la Corona.


Cada uno de nosotros debe aplicar el código de conducta de manera propia y ayudar a los demás a hacerlo. Cuando se denuncie o existan sospechas de algún incumplimiento de nuestro código de conducta, el Comité de Conducta y Conflictos investigará, corregirá y sancionará la infracción en proporción a la significación de la regla inobservada.


Queremos una membresía ética, comprometida y que practique los valores cervantinos, la esencia de ser español. Queremos una institución seria y apreciada por la Corona y los españoles. Nuestro código de conducta velará por ello.


Todos los Oficiales, Damas y Caballeros de Monárquicos de España han de prometer desde el momento de su ingreso aceptar el código de conducta de la institución.


Profundicemos si me permite, Sr. Rábade, en la Estrategia 2021 de Monárquicos de España. ¿Cuáles son sus objetivos estratégicos?.


Nuestra Estrategia 2021 da cuerpo a la hoja de ruta que ha de recorrer nuestra institución a lo largo de los próximos cinco años, para cumplir con su misión y su visión, y de la firmeza en su ejecución dependerá que la institución sea un apreciado, eficaz y eficiente referente para la difusión y expansión de los valores y la cultura monárquica en España.


El plan se plantea abordar seis objetivos o elementos estratégicos, alineados, en una mirada hacia dentro, con las carencias y habilidades de nuestra institución, y en una mirada hacia fuera, con las amenazas y oportunidades de un tiempo nuevo.


Para alcanzar estos objetivos, la Estrategia 2021 identifica una amplia lista de actuaciones clave y estratégicas en marcada sintonía con las convicciones expresadas por el Rey y con nuestros requerimientos para posicionar a la H.N.M.E. con un pie en el siglo XXI.


Destacarle que las actuaciones diseñadas para atraer a nuestros jóvenes son relevantes para el plan, como lo son fortalecer la presencia de la mujer en las actividades y dirección de nuestra institución y, ni que decir tiene, las actuaciones relacionadas con los valores y la cultura monárquicos y las relacionadas con el apoyo a las convicciones expresadas por S.M. el Rey.


Algunas encuestas, como la del Real Instituto Elcano, sobre apreciación de la Monarquía por los españoles, señalan que hay un segmento de edad que oscila entre los 18 y los 35 que se muestra algo distante acerca del sentimiento monárquico. ¿Prevé Estrategia 2021, Sr. Rábade, actuaciones para acercar a los más jóvenes a los valores y la cultura monárquicos?.


Queremos que nuestros jóvenes, hoy algo lejanos, se acerquen, aprecien y asuman los valores y la cultura monárquica, como un estilo de vida, como una forma de ser.


Debemos recordar que nuestros jóvenes de hoy son nuestros dirigentes de mañana y ni que decir tiene que nosotros aspiramos a que nuestros dirigentes no solo aprecien sino que defiendan los valores y la cultura monárquica.


Queremos que la franja de edad de españoles entre 18 y 35 años se encuentre bien representada en nuestra institución y para ello necesitamos ofrecerles, además de nuestros valores, nuestra contribución para desarrollar su vida al aire libre, sus aptitudes o preferencias deportivas, fortalecer su formación y facilitarles el disfrute de sus actividades lúdicas.


La Hermandad Nacional Monárquica de España dedicará atención preferente a actividades específicas para atraer los valores de nuestros jóvenes y de nuestras mujeres y el organigrama dispondrá de un área específica para ello, para ocuparse de sus inquietudes.


Pero también estaremos muy atentos a los españoles con formación universitaria que hoy ocupan puestos de responsabilidad en los escenarios públicos y privados, para hacerles ver que la profesionalidad, eficacia y eficiencia que ofrece la Corona es la inversión más rentable y menos volátil, la que les conviene.


¿Considera que el colectivo de miembros femeninos de Monárquicos de España está bien representado en número y responsabilidades en la institución?.


La Hermandad no está satisfecha con el número ni con la presencia en puestos directivos de la mujer. Estrategia 2021 contempla una mayor y más activa presencia femenina en la vida de la organización y apuesta fuertemente por su crecimiento y asunción de responsabilidades directivas.


Monárquicos de España es una institución de base territorial y vemos cada día, con satisfacción, como las juntas directivas incorporan mujeres en posiciones decisorias. El Plan identifica actuaciones concretas para su creciente presencia en nuestros proyectos más relevantes. Queremos que la cuota femenina tenga peso en todo lo que hace la Hermandad.


Pero no estoy hablando de que el plan pretende privilegiar a la mujer en Monárquicos de España, no. El sistema de cuotas no nos parece una solución justa, nosotros atraeremos y apoyaremos a la mujer porque defendemos los principios de meritocracia y el sistema premial, conforme a nuestro lema.


En el importante papel que se le asigna a la Comunicación, tanto externa como interna, en Estrategia 2021 de Monárquicos de España, ¿qué papel está reservado al Semanario digital El Monárquico?.


Como le decía al inicio de la entrevista, nuestra institución ha venido adoptando un perfil bajo en su comunicación externa e interna. La limitada visibilidad de sus actuaciones o la ausencia de un cuerpo de doctrina propio, de un modelo corporativo consistente, son algunas de las carencias que han lastrado el desarrollo corporativo de la Hermandad Nacional Monárquica.


Estrategia 2021 es consciente de que la comunicación interna debe mejorar sustancialmente y la externa debe ser especialmente visible.


Hasta ahora, la institución se ha proyectado al exterior por medio de una humilde página web, incompleta en varios aspectos, resultando de ello una falta de interés para los ciudadanos que tratan de acercarse a nuestros valores. Nuestra web es una de nuestras ventanas al exterior junto a nuestro semanario digital El Monárquico y nos volcaremos en asignarles recursos y atención.


Nuestro firme propósito de liderazgo nos reclama una comunicación atractiva, fresca y actual y la haremos a través de una web renovada y de un semanario fortalecido.


El fortalecimiento interno de la organización no es posible sin una comunicación que mire hacia adentro y la proyección de nuestros valores y cultura tampoco es posible sin una comunicación que mire hacia fuera y que conecte con el pulso social.


En este escenario nuestro semanario digital El Monárquico tiene un papel clave, como punta de lanza, como transmisor de ideas, iniciativas y noticias. Ello requerirá aceptar que el actual voluntarismo y meritorio compromiso personal que tanto hemos de agradecer y que hace que podamos disfrutar de su información oportunamente, tiene sus límites y debe dar paso a un apoyo firme en recursos para que su línea editorial pueda asistir a Estrategia 2021 en el cumplimiento de sus objetivos.


¿Qué importancia y prioridad se le asigna a las relaciones institucionales en Estrategia 2021?.


Las relaciones institucionales son un área clave en todas las instituciones que quieren dar a conocer sus valores, pero para nosotros son más importantes, si cabe. Nuestra institución tiene su base en los valores y la cultura monárquica y en el ámbito territorial e institucional. El plan prevé fortalecer especialmente esta área para llegar a todas las instituciones con las que compartimos valores y creencias. Nos fijaremos en todas las personas e instituciones que declaran su aprecio a la Corona, instituciones que desarrollen actividades alineadas con nuestra amplia misión y nos acercaremos especialmente a las instituciones que agrupan a monárquicos en los países cuyo modelo de Estado es la monarquía.


En este sentido promoveremos un área de relaciones institucionales fuerte y activa para el impulso y la formulación de instrumentos y mecanismos de cooperación.


¿Y al desarrollo corporativo de la institución?.


Monárquicos de España,quiere crecer y proyectarse, pero no a cualquier costa, sino atrayendo personas respetuosos con nuestros estatutos, nuestro código de conducta y nuestro decálogo de valores. Queremos atraer talento y compromiso.


Nos hemos propuesto alcanzar, al menos, los 30.000 miembros para el final de esta década, no solo dentro sino también fuera de España. El plan cuida especialmente lo que hoy llamamos expansión y desarrollo, dicho en otros términos, el desarrollo corporativo. El plan se ha diseñado y los Estatutos se modificarán, entre otros objetivos, para contribuir ordenadamente al crecimiento de la Hermandad. Al área de Desarrollo Corporativo se le espera una destacada actividad y la ayudaremos a través de nuestros instrumentos de comunicación y nuestro programa de actividades.


D. José María Rábade con el Presidente Nacional de la H.N.M.E. D. Francisco Rodríguez Aguado


Toda institución requiere para hacer realidad un plan tan ambicioso, como el que ha descrito, una mínimas capacidades económicas y financieras ¿Cuáles serán las fuentes de financiación en las que se apoyará Monárquicos de España?.


Nuestro plan solo podrá tener éxito si tiene el soporte de unos mínimos recursos financieros, porque, como entenderá Vd., el voluntarismo actual tiene sus límites. Podemos pedirles a algunos de nuestros más significados miembros un esfuerzo puntual, que renuncien a parte de su ocio y vida familiar para servir nuestro proyecto, aportando sus cualidades y experiencia directivas, pero no de una manera sostenida, porque debemos recordar que se deben, principalmente, a su vida profesional y personal. La amplia lista de actuaciones previstas requiere un mínimo equipo profesional de apoyo, de apoyo a las Juntas Directivas, de apoyo a los directivos territoriales que han de impulsar Estrategia 2021, de apoyo a las áreas funcionales que deben soportar la acción gestora diaria.


Nos financiaremos por las vías que la Ley Orgánica 1/2002, de Asociaciones permite y reclamaremos el compromiso y la colaboración de todos nuestros miembros para la búsqueda y la canalización de todos los recursos financieros legales.


Porque ya sabe Vd. lo que dice el viejo refrán español refiriéndose a las excelentes leyes españolas con poca o sin asignación presupuestaria,”….lo que no son pesetas son puñetas”.


Esta ambiciosa misión y visión que propone Monárquicos de España, ¿requerirá la modificación de los Estatutos corporativos?.


Es conveniente y oportuno, y con tal motivo la próxima Asamblea General, deberá aprobar unos nuevos Estatutos, alineados con nuestra misión renovada, visión, valores y modelo corporativo.


En este sentido, los nuevos Estatutos reforzarán el articulado para fortalecer la reputación de la Hermandad, ejercer el control, especialmente la calidad de los miembros y clarificar y agilizar el desempeño de las funciones corporativas.

Igualmente, los nuevos Estatutos cuidan la existencia de una gobernanza garantista para todos los miembros y establecen un régimen disciplinario indispensable en una organización al servicio de los valores y la cultura monárquicos y que cuida especialmente cualquier impacto que pudiera perjudicar la reputación de la Corona.


Estrategia 2021 y los Estatutos renovados apuntan siempre hacia el fortalecimiento de nuestra reputación y de la reputación y el valor de la Corona. No entendemos que pudiera ser de otra manera porque para nosotros la estima de la Corona es nuestro mejor premio. Y esa estima debe arrancar en el reconocimiento de unos reputados y exigentes Estatutos.


Y tratan de resolver, claro está, los anteriores vacíos estatutarios.


Esta larga lista de actuaciones previstas en Estrategia 2021 requerirá el compromiso de todos los miembros de la organización, pero más específicamente ¿sobre quienes recaerá la principal responsabilidad en su desarrollo?.


Como en casi todo los planes estratégicos, la responsabilidad de la ejecución de las actuaciones previstas, para alcanzar los objetivos propuestos para el quinquenio 2017-2021, recae en nuestros presidentes regionales, provinciales y locales, y sus juntas directivas, que representan a los distintos escalones territoriales de la institución, con la excepción de las actuaciones que Estrategia 2021 llama claves o críticas, relacionadas con la viabilidad del plan, que serán principalmente responsabilidad de las áreas funcionales – Secretaria General y Áreas corporativas- quienes a su vez impulsarán el conjunto de actuaciones previstas.


El Área de Estrategia es responsable de gestionar Estrategia 2021 y de informar sobre su evolución y del nivel de cumplimiento de objetivos.


Para ello el Plan Estratégico necesita un mínimo staff profesional para dar soporte a la acción diaria prevista en el mismo, que es amplia. En ausencia de estos medios no es posible el éxito de la estrategia diseñada.


Como le indicaba anteriormente, la colaboración voluntaria, que reclamamos a nuestros miembros, honestamente, no puede ser una carga insoportable, y no podemos por tanto exigirles que carguen sobre sus espaldas con la construcción y desarrollo de una gran organización monárquica en España, que es el gran objetivo de Estrategia 2021.


En definitiva, como ocurre en todas las asociaciones que aspiran a su continuidad, una mínima profesionalización es indispensable para el éxito.


La ejecución de esta exigente Estrategia ¿podría afectar al actual Organigrama de la organización?.


El cumplimiento de los objetivos de Estrategia 2021 requiere un compromiso de apoyo y una mínima dedicación del equipo directivo al proyecto. Requiere asimismo lealtad al proyecto. Requiere también una abierta identificación con sus metas. Podría ocurrir que haya quien no se sienta poseedor de los valores que se le reclaman, pero, si me permite, le diré que esta prometedora andadura atraerá a muchos miembros de Monárquicos de España que no querrán perderse la oportunidad de participar del momento único que representa el desarrollo de un plan al servicio de una monarquía renovada para un tiempo nuevo, de un plan diseñado para crear la más eficaz y eficiente organización monárquica.


Lo que si puede decirle, por mi experiencia en el campo de la consultoría estratégica, es que el proceso a recorrer en todas las instituciones serias, y la nuestra lo es, para la ejecución de un plan estratégico corporativo, empieza con la declaración formal de compromiso de todos las personas que el plan identifica como responsables de su ejecución.


Nuestro Presidente lidera nuestro plan y, como no puede ser de otra manera, le asiste el derecho y la obligación de rodearse de los mejores hombres y mujeres de nuestra Hermandad para que resulte exitoso. 


¿Está prevista una hoja de ruta de presentaciones?.


Estrategia 2021 fue presentada a la Asamblea General como primer paso en un camino de presentaciones.

Se hará llegar un ejemplar del mismo a la Casa Real y posteriormente se iniciará un ciclo de presentaciones en nuestras Delegaciones territoriales para que los miembros de nuestra Hermandad la conozcan en primera persona.


Haremos igualmente una presentación pública para que nuestro proyecto renovado llegue a la sociedad.


Determinadas instituciones públicas y privadas e ilustres monárquicos con los que compartimos creencias y objetivos serán informadas de la hoja de ruta que nos hemos trazado para los próximos cinco años.


En esta entrevista con la que Vds. Me honran ya ofrecemos una buena síntesis de su contenido y quien lo desee podrá obtener un resumen a través de nuestra web. 


DSC 0032En la Asamblea General celebrada en enero en Madrid con otros miembros de la H.N.M.E.


Sr. Rábade, permítame que le formule una pregunta personal ¿desde cuándo se siente monárquico?.


Yo he nacido en la década de los 50, de la larga etapa pre monárquica, en la Galicia profunda lucense, en una familia acomodada del rural gallego, mi padre era el director de la entonces única entidad bancaria del municipio, mi familia era de profunda vocación rural, muy conservadora y observadora de sus obligaciones. En las guerras carlistas, mi tatarabuelo se inclinó por Isabel II, estuvo huido y fue perseguido por una partida carlista en la Terrachá gallega. Sus aventuras eran uno de los relatos preferidos por mi padre en las sobremesas familiares, especialmente el capítulo que correspondía a mi tatarabuela que fue arrastrada por un caballo para que delatara a su marido. No lo hizo.


Yo estoy a años luz de poseer el coraje y la fuerza espiritual de esa digna representante del matriarcado gallego. Nunca fui activista monárquico. En mis años más jóvenes no tuve oportunidad de asistir a actos con la presencia de miembros de la Casa Real, por razones obvias, no había Casa Real. Fue a partir de los años 90 cuando por motivos profesionales fui invitado a actos presididos por miembros de la Casa Real y empecé a apreciar la significación de los discursos del Rey y del entonces Príncipe de Asturias y la dignidad con la que la Casa representaba a la Jefatura del Estado. Empecé a distinguir que el Rey no compite, se eleva por encima de todos y eso hace que todos sean del Rey.


Ni que decir tiene que la cercanía del actual Rey Emérito hacia los ciudadanos también ha contribuido a una buena valoración de la Corona.


Pero me gusta añadir una razón más de aprecio, que surge sin duda de mi vida profesional en el mundo empresarial público y quizá también de que una parte de mi formación la he recibido en una escuela de negocios, no se alarme, aun así tengo sentimientos humanos, y este especial sentimiento es que el Rey aporta algo que no podríamos aportar ningún español como hipotéticos Jefe del Estado, la profesionalidad, eficacia y eficiencia que ofrece la Corona, y déjeme que sea egoísta, es la inversión más rentable y menos volátil, la que me conviene, la que nos conviene a todos los españoles que queremos ver, también, a nuestros nietos vivir en paz.


¿Se imagina Vd. que en el actual escenario político español hubiera que elegir un presidente de República? ¡¡Que Dios nos pille confesados!!.


Todo ello me ha animado a ser miembro de la Hermandad, de Monárquicos de España, para aportar mi granito de arena para lograr el objetivo que nos enorgullecería a todos, ser miembros de la mejor organización monárquica de Europa. Trabajaré, si se me pide, y si se me apoya, por ello.


¿Quiere Vd. añadir algún comentario final?.


Dado que El Monárquicome ofrece esta oportunidad, me gustaría trasladar a todos los hombres y mujeres de nuestra institución, una parte del discurso pronunciado por nuestro presidente al inicio de la Asamblea General Extraordinaria, de Junio de 2017, en Madrid:


“La enorme tarea a abordar por La Corona a lo largo de este nuevo reinado, requiere la colaboración y el apoyo, a nuestro rey don Felipe VI, de todos los españoles y de manera particular de la Hermandad, de los Monárquicos de España, quienes través de este Plan Estratégico, Estrategia 2021, queremos visibilizar nuestro compromiso con los desafíos de un tiempo nuevo y significarnos en el impulso y desarrollo de las convicciones expresadas por SM el Rey.


Para el éxito de nuestro Plan, y de nuestra renovada misión y visión en apoyo de los ideales del Rey, es imprescindible una llamada a la colaboración de todos, y de que todos los miembros de la institución lo consideren suyo y lo impulsen como un proyecto personal y solidario. Estrategia 2021 será nuestro referente, nuestra hoja de ruta, para alcanzar, mirando hacia adelante, trabajando unidos, con esfuerzo y generosidad, los objetivos que nos hemos trazado, y la carta de presentación ante todos los españoles”. 


Solo decirle Sr. Rábade, que ha sido todo un placer poder conocer de primera mano toda la hoja de ruta de este ambicioso Plan de Estrategia 2021, desde El Monárquico, gracias por su tiempo.






















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.