lunes, 18 de diciembre de 2017, 13:44
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Entrevista: Don Carlos Verdú Sancho. Presidente delegado de la H.N.M.E en Valencia. Abogado, escultor y poeta.

|


DonCarlosVerduSancho

Don Carlos Verdú Sancho, delante de la tradicional capa española, de cuya Orden es presidente



Miguel Adrover

Si existiera el perfil de una persona polifacética, renacentista, probablemente nuestro entrevistado de hoy encajaría perfectamente en él. Don Carlos Verdú Sancho, abogado, escultor, poeta, pintor, político y a la vez, presidente delegado regional de la H.N.M.E. en la Comunidad Valenciana (Antiguo Reino de Valencia).


Por si no fuera suficiente lo dicho anteriormente, es presidente de la Orden de la Capa Española, de la que es Hermano Mayor Protector SAIR D. Andrés Salvador de Habsburgo-Lorena y Salm-Salm, archiduque de Austria y príncipe real de Hungría.


Sus esculturas están repartidas en diferentes lugares de la geografía española, en su ciudad tiene dedicada un paseo, fundador de un partido político con representación municipal, cuenta en su haber con diferentes distinciones, entre ellas, la de Caballero Comendador de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén y Gran Cruz de la Hermandad Nacional Monárquica de España.


Hoy nos ha abierto las puertas de su despacho para concedernos esta entrevista, que desde El Monárquico le agradecemos.


Don Carlos, son tantas las facetas que usted desempeña que me es difícil centrarme en una sola, pero permítame la osadía de preguntarle sobre la forma de compaginar su actividad como abogado, con la faceta artística. 


Para mí nunca ha supuesto un esfuerzo compaginarlas. No han constituido nunca una dicotomía antagónica, porque en mi caso, tengo una especial predisposición genética. Soy hijo de pintora y abogado, y tuve que desarrollar ambas habilidades. Estudié arte en París y derecho en Valencia, y sirvo a la toga 42 años, que es el mismo tiempo que tienen mis bronces.


¿Fue consciente del revuelo que organizó cuando decidió esculpir un busto en bronce de nuestro Rey después de que la alcaldesa de Barcelona ordenara retirar uno del Ayuntamiento de Barcelona?


Yo creo que, el revuelo no lo organicé yo, sino que el autentico escándalo, fue el que protagonizó la alcaldesa de la Ciudad Condal, al retirar la imagen de S.M. el Rey.


Mire Ud., yo creo que el ejercicio de la política, que otorga evidentes prerrogativas a los mandatarios públicos, y que deben poner siempre al servicio de los demás y del bien común, tiene un primer canon de estricto y obligado cumplimiento, que es, el respeto escrupuloso de las leyes. Por eso, cuando el imperio de la ley, se torpedea por quienes tienen la obligación de cumplirla y hacerla respetar, no se puede hablar ni de políticos, ni de políticas, y si me aprieta Ud., ni de estado de derecho, es otra cosa.


Se puede opinar y disentir, claro que sí. Se pueden valorar las opciones, que se consideren del caso, pero siempre vehiculizadas dentro del marco legal, que nos hemos dado los españoles, para regular nuestra convivencia.


Que figure el retrato de S.M. el Rey, en las sedes de los Plenos de los Ayuntamientos, y la bandera nacional en sus balcones, no es opcional, es sencillamente obligatorio, como así lo establece el art. 85.2 de un Real Decreto de 28 de diciembre de 1.986. Y así lo recuerdan distintas sentencias, ya que “la autoridad local” es limitada, y “nunca es expresión de la soberanía”, y la normativa local y autonómica no puede prevalecer sobre la nacional, por lo que resulta desde todo punto de vista ilegal su retirada, como así ha indicado también el Tribunal Constitucional.


Eso que resulta inaceptable para todo demócrata, del equipo que sea, es la gota que colmó el vaso de mi indignación.


¿Es verdad que cuando supo lo que había hecho la señora Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, usted decidió que “por cada uno que retiren, yo esculpiré dos”?


Es absolutamente cierto. Cuando tuve conocimiento, por los noticiarios, de esa arrogante e ilegal actitud, que responde a una forma de gobernar por gestos y guiños, más que por fundamentos, de retirar la imagen de S.M. el Rey del Salón de Plenos del Ayuntamiento de Barcelona, me juramenté, y me dije: por cada imagen del Rey que quiten, yo pondré dos.


Y me puse al tajo. Y realicé un busto en bronce de S.M. el Rey, sobre un pedestal de mármol verde, como no podía ser de otro color, y donde están grabados aleatoriamente los nombres de los 25 monarcas que le precedieron, desde los Reyes Católicos, autores de la unificación y fundación de la Patria. Una, se encuentra en el hall del Colegio de Abogados de Valencia, y la otra, en el del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Madrid.


Se la he ofrecido a S.M. el Rey, y la Casa Real, en una comunicación ha confirmado que la aceptaba y que nos indicaría el momento en que podríamos llevársela.


PRESENTACIONLIBROICAV173

Carlos Verdú hace entrega de un busto de S.M. Felipe VI al Ilustre Colegio de Abogados de Valencia 


Esto implica un fuerte sentimiento monárquico, hablemos de ello, ¿Qué significado tiene para usted, a lo largo de su vida, esta lealtad monárquica? 


Mire Ud., yo he llegado a la lealtad monárquica por tres caminos: por el de mi nacimiento, por el de la tradición y por el del convencimiento.


Yo nací en el seno de una familia de militares, juristas y religiosos, de profundas raíces monárquicas, es decir, que lo mamé.


Cuando uno echa la vista atrás, ve una larga estela histórica de monarquías, que han dirigido los designios de España a través de los siglos. Luego nuestra tradición es absolutamente monárquica. Mire Ud., los tiempos pasan y los países y las gentes evolucionan, pero el peso justificativo de nuestras esencias permanece. La monarquía española es la más antigua de Europa, y yo como un buen dorsiano diría: “que lo que no es tradición es plagio”.


El convencimiento nos llega por el análisis de los antecedentes republicanos de España, que algunos desorientados proponen como alternativa, que encierran las dos etapas más cortas y más funestas de nuestra historia.


La primera República, como Ud. sabe, duró exactamente 11 meses (desde Febrero 1873 a diciembre de 1874), en la que se sucedieron 4 presidentes, y tuvo que ser el General Pavía quien acabara con aquel despropósito. Por cierto, en esta experiencia republicana, no se cambió la bandera de España.


IMG20170531WA0002

La segunda República, nació de un autentico golpe de estado, el 14 de Abril de 1931. Como consecuencia de unas elecciones municipales celebradas dos días antes, que la izquierda convirtió en plebiscitarias, convencida erróneamente de su éxito. El 13 de abril en el Ayuntamiento de Éibar se izó la bandera republicana y el 14 se abolió la Monarquía y se proclamó la República.


Esta segunda República, que duró nueve años, con tres de contienda, tuvo dos presidentes y un tercero intermedio. Y no se lo pierda, 20 gobiernos con 15 presidentes distintos. En este caso, otro general, el general Franco, tuvo que poner fin a este desatino, que sumió a España en la peor etapa de su existencia.


¿Quién puede sentirse republicano?. ¿Qué tradición histórica republicana podemos argüir?. ¿Qué resultado dieron las dos únicas experiencias republicanas españolas?. ¿Se puede hablar de tradición republicana, cuando en nuestra historia solo ha existido república en dos periodos y con un total de menos de diez años y el balance político y social que conocemos?.


La Monarquía Constitucional y Parlamentaria, como garantía de imparcialidad y defensora de la unidad de España es, sin duda, la mejor forma política de estado que podríamos tener. S.M. el Rey es el mejor representante de la marca España, un fantástico embajador de nuestros intereses en el concierto internacional y un nexo fundamental con Hispanoamérica. 


Usted recibió la Gran Cruz de la H.N.M.E, Hermandad de la que además es delegado regional en la Comunidad Valenciana. Durante estos últimos meses en la Hermandad se están produciendo innovaciones para adecuarla a los tiempos actuales, ¿cómo ve el futuro desde las perspectivas actuales de la Hermandad?.


Yo creo que la Hermandad ocupa un espacio importante, en nuestra sociedad desde el que se defienden los valores que entraña la Monarquía como forma de Estado, la figura de S.M. el Rey y la unidad de la Patria.


Creo que la Hermandad goza de buena salud y los planes de expansión y organización me parecen los adecuados, convencido que hay que tener presente siempre la ley de la high definition, que predica que el resultado final, nunca es superior al elemento utilizado de menor calidad. Esto debe actuar, pues, como estímulo y acicate personal de todos sus miembros.


Ahora perdone que cambie de tercio, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de que nos explique en qué consiste la Orden de la Capa Española, cómo nació, cual es su cometido y quien puede pertenecer a ella.


La Orden de Caballeros de la Capa Española, nace en el cenáculo de unos amigos, preocupados por la pérdida de nuestras tradiciones seculares, y esto nos llevó a adoptar la causa como símbolo de aquellas y constituir en Valencia la primera asociación de la Capa Española.


No se trata, como comprenderá Ud., de formar un grupo de indumentaristas. No estaría justificado tanto esfuerzo solo por darle en las narices a Esquilache.


La Capa es baluarte de tradición e icono de españolidad, es una toga hispana, que nos caracteriza. Y a partir de ahí, se significa la lucha por Dios y por la sagrada unidad de España, bajo el amparo de San Martín de Tours, nuestro patrón, exponente de caridad.


Mire Ud., los que están empeñados en dinamitar la fundación irrevocable de la Patria, se afanan en desdibujar y suprimir los denominadores comunes, lengua, religión, tradición, como la fiesta nacional y un largo etc., para llegar a la falsificación histórica y que parezcamos diferentes. Pues bien, La Capa Española, es un denominador común más, que apuesta por las fuerzas centrípetas como antídoto del centrifuguismo separatista.


La asociación es joven, tenemos ocho años de vida, pero ya empezamos a tener un currículum interesante. Hemos constituido una ONG “La Capa en Ayuda”; hemos solicitado al ministerio de Cultura, de la mano de la Universidad Politécnica de Valencia, que declare a la Capa Española como Patrimonio Histórico; hicimos un Congreso de la Capa en Valencia, y acudieron más de 800 capas de toda España; hemos peregrinado a Roma y en audiencia concedida hemos entregado una capa al Santo Padre; hemos representado a España en Tours (Francia), en un acto patrocinado por el Consejo de Europa para celebrar el 1700 aniversario del nacimiento de San Martín; hemos puesto en un jardín céntrico de Valencia un monumento a la Capa Española, que es un bronce de dos metros que realicé yo … y no le canso más.


                                    Escultura a la capa española, obra de don Carlos Verdú. Valencia



Tener en la Orden como Hermano Mayor Protector a S.A.I.R. el Archiduque de Austria, supongo que es, además de un gran honor, una gran responsabilidad, ¿podemos conocer como fue su ingreso?.


Efectivamente, los que hemos tenido la suerte de conocer al Archiduque en la distancia corta, tenemos un alto concepto de él. Hombre de una gran personalidad, afable, inteligente, de gran capacidad y una gran persona.


Contar con la suerte de tenerlo como Protector de la Orden, es algo que nos ennoblece y que también nos obliga. Nos obliga a estar a la altura del honor recibido.


Fue una suerte haberlo conocido, y, que expuesto nuestro proyecto, aceptara el liderazgo. La ceremonia se celebro en la Iglesia de Santa Catalina de Valencia, de un gótico insultante y fue un acto importante y emotivo.


Referente a su trayectoria artística, supongo que estará trabajando, o tendrá en su cabeza algún proyecto nuevo, ¿nos puede adelantar algo?.


Siempre hay algo que hacer. Y como últimamente he realizado algún premio para distintas entidades, como el Colegio de Abogados de Valencia, la Unión Profesional de Valencia, la Sección del Reino de Valencia de la OESSJ, etc.. Estoy ahora, con dos encargos de dos premios para sendas entidades. Aunque quizá lo que más de cabeza me trae es terminar de escribir un libro sobre la Capa Española, que confío en estos meses de verano darle el último empujón.


No quisiera parecerle indiscreto, pero, ¿de dónde saca el tiempo, don Carlos?.


Para eso no tengo ningún secreto, pero si una receta: dormir poco y aprovechar los retales de tiempo.


Mire Ud. en esto del empleo del tiempo, que siempre ha sido un objeto de preocupación para mí, aprendí mucho de mi padre, que solía decir: “si tienes que encargar algo importante, encárgaselo a alguien que no tenga tiempo, porque el que lo tiene, está habituado a perderlo”.


Ya no nos queda más que agradecerle su tiempo, desearle muchos éxitos, y decirle que las páginas de El Monárquico siempre están a su disposición. Gracias don Carlos.


Muchas gracias a Uds., ha sido un placer.




___________________________

Autor: Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico




























4 Comentarios

1

Espectacular es digno de su comentario como persona y amigo y abogado a sus apellidos y a su saga y hombre español hace honor y patria un abrazo amigo viva España 🇪🇸👍

escrito por Pedro Ortin ! El torero ! 08/jun/17    11:19
2

Carlos, palabras llenas de sentido común.

escrito por Alfonso 05/jun/17    16:13
3

Excelente artículo y auto retrato con la necesaria colaboración y acierto del entrevistador, de don Carlos Verdú Sancho. Los que le conocemos personalmente desde hace décadas como el caso del que suscribe, lo certificamos.

escrito por Enrique Prieto Castillo 05/jun/17    16:08
4

Olé.

escrito por J.Clari Botella 05/jun/17    16:03

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.