martes, 19 de septiembre de 2017, 13:37
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Tres años después de la abdicación de Juan Carlos I

|


                                                               S.M. Felipe VI, siempre cerca de los ciudadanos




Miguel Adrover

La abdicación de Juan Carlos I, fue anunciada el lunes 2 de junio de 2014 y se hizo efectiva el 19 de junio, momento en que se publicó la Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, que regula la abdicación en el Boletín Oficial del Estado, aprobada por las Cortes Generales conforme a lo dispuesto en la Constitución.


La abdicación del Monarca, que entonces tenía 76 años y casi cuatro décadas de reinado, se producía en unos momentos en que la Monarquía española se encontraba en entredicho, ya que se había visto sacudida por diversos escándalos que habían perjudicado gravemente su popularidad y después de que el Rey hubiera sido sometido a varias intervenciones quirúrgicas que tampoco estuvieron exentas de polémica.


Toda esta concatenación de elementos, se estaba convirtiendo en una peligrosa combinación, que de seguir sumando acontecimientos, según varios expertos, podía poner en peligro la continuidad de la institución en España. Además, se estaba vislumbrando en nuestro país un futuro en el que el bipartidismo podría desaparecer, dando paso a nuevos partidos dentro del espectro político nacional.


Pero una vez más, el Rey Juan Carlos demostró que ante todo ha sido, y es, un hombre de estado, y no dudó en anunciar su abdicación a favor de su hijo Felipe, convencido de que esté, que a lo largo de su etapa como Príncipe se había preparado a conciencia, una vez investido como Monarca tendría una nueva manera de visualizar el futuro, y conocedor de la situación nacional e internacional, daría un impulso nuevo a la Corona de España.


Y los hechos, después de tres años le están dando la razón, El Rey Felipe VI ha devuelto a la monarquía la ilusión y la confianza, desde que empezó su reinado la valoración que tienen de él los ciudadanos no ha parado de crecer, y actualmente sobrepasa el 8’2 sobre 10, mientras que no hay ningún político que sobrepase el 5. Y según el mismo CIS, la preocupación que genera el Rey entre los españoles no llega ni al 0’1.


Felipe VI, desde que accedió al trono, ha demostrado que tiene una hoja de ruta que se ha trazado para devolver a la institución a ser referente nacional. Aspira a una Monarquía más útil, transparente, moderna e íntegra. Y sobre todo, unida y cercana a los españoles. Nuestro Rey quiere ser el Rey de todos los españoles, así se concibe su papel en una sociedad democrática, y esta es la premisa del equipo que le apoya en su trabajo, un equipo muy preparado que apoya al soberano en sus decisiones, y que le mantiene en contacto con la realidad del país.


Y los Reyes lo demuestran con sus actos, tanto como principales embajadores de nuestra nación en sus viajes oficiales, como perfectos anfitriones cuando reciben a ilustres invitados en nuestro país. Asistiendo a actos oficiales con todo el protocolo oficial, como asistiendo a un concierto o visitando a los jóvenes y sus comics en la inauguración de la Feria del Libro de Madrid.


Son constantes los mensajes que el Rey dedica a nuestra la sociedad en cualquiera de sus discursos, suele decir que “no podemos esperar que los problemas se solucionen solos”. Desde su coronación, el Rey Felipe ha intentado tender puentes de acercamiento, tanto él como la Reina Letizia se han demostrado cercanos a las nuevas líneas de investigación, a que la I+D española sea un referente tanto en el área científica como en desarrollo.


Conocida es su preocupación por el medio ambiente, al igual que su saber estar ante cualquier situación, aunque sea tan molesta, e inaceptable, como las pitadas contra el himno en varias finales de la Copa del Rey de fútbol.


Desde la proclamación de Felipe VI, se ha dado un nuevo impulso a la transparencia de la institución, se han recortado gastos, se han abierto los jardines de Marivent, quiero decir, que en estos tres años, nuestro Rey ha trazado su propia línea de actuación, ha construido su propio perfil como jefe del Estado, y lo ha hecho desde su propia libertad, aprendiendo de errores pasados y trazando líneas de futuro.


Felipe VI, en sus tres años de reinado, con el estilo que ha impulsado en la Casa del Rey, y con su conducta ejemplar, ha devuelto completamente la confianza de los españoles en la Corona.




Por Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico
























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.