miércoles, 22 de noviembre de 2017, 02:35
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

La H.N.M.E. visitó el Salón del Trono del Palacio de Capitanía en Barcelona

|


                                                      Salón del Trono del Palacio de Capitanía en Barcelona





Pablo Martn Tharrats 1

La Delegación en Cataluña de la Hermandad Nacional Monárquica de España, con motivo de las jornadas de puertas abiertas en la celebración del día de las Fuerzas Armadas, tuvo la oportunidad de visitar un espacio único en Barcelona, como es el Salón del Trono del Palacio de Capitanía en Barcelona.


La historia del Palacio de Capitanía, también llamado Palacio de la Mercè, se remonta a principios del siglo XIII, cuando San Pedro Nolasco compró los terrenos situados en primera línea del mar, constituyendo una orden secular. En 1671 pasaron a manos de la orden de la Mercè, quien inició la construcción del convento de la Orden de la Merced, (base del actual edificio). El primer uso militar de las instalaciones lo realizan los franceses, en 1808, durante la invasión de España, aunque tras su huida, fueron nuevamente devueltos a la orden mercedaria la que se restableció. Durante la I República Española, tras la desamortización de Mendizábal, pasó a uso Militar, y finalmente fue Isabel II quien trasladó allí al Capitán General de la región.


22


Las remodelaciones más importantes del edificio fueron a finales del siglo XIX, con el derribo de la muralla de mar, y en 1929, con motivo de la Exposición Universal en Barcelona, cuando el palacio tomó el aspecto que conserva actualmente.


Desde la entrada, y después de atravesar el Claustro, se accede a la Escalera de Honor, la cual conduce a la llamada “Planta Noble”, que alberga varias estancias, entre ellas la sala de Grisallas, el despacho del teniente general Inspector General del Ejército, y el salón del Trono.


El Salón del Trono del Palacio de Capitanía General fue construido en 1845, época en la que los militares ocuparon el Palacio, y fue decorado por el pintor Luis Rigalt (1814-1894). Como romántico, Rigalt reivindicaba el eclecticismo, la mezcla de modelos decorativos de diferentes épocas. Florensa, sin embargo, lo reformó en 1929 y es en este estado como ha llegado a nuestros días. Este espacio busca una línea efectista a través de la desmesurada altura de la estancia, del sistema de cubierta, de la prolongación espacial causada por los espejos, de la colocación de puertas simuladas y de la utilización de elementos miméticos con el yeso y los estucados dorados.


Las paredes y techos están pintados al temple, sobre un revoque de yeso, inspirándose en modelos árabes.


La decoración se completa con los retratos de los seis primeros Reyes de la Dinastía de los Borbón. El retrato de Fernando VI está firmado por José Cusachs, lo que ha llevado a atribuirle los otros cinco.


Hay dos bustos, uno de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I, y otro de la Reina Doña Sofía, y en el centro un retrato de Su Majestad el Rey Don Felipe VI.


Sin duda el Salón del Trono del Palacio de Capitanía en Barcelona, es uno de esos rincones de la ciudad Condal, poco conocidos en el cual se alberga toda la esencia del sentir Monárquico que a lo largo de los siglos ha impregnado a la ciudad de Barcelona.


Desde la Hermandad Nacional Monárquica de España, deseamos agradecer todas las atenciones que hemos recibido en el transcurso de la visita al Palacio de Capitanía.




_______________________

Autor: Pablo Martín Tharrats

Hermandad Nacional Monárquica de España

Delegación en Cataluña























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.