martes, 23 de octubre de 2018, 16:40
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El Populismo

|






Image1 1

El término “populismo”, que en sí mismo no implica ni a la derecha ni a la izquierda, se ha puesto de moda entre los partidos políticos españoles, utilizándolo como arma arrojadiza siempre de forma peyorativa.


Pero ¿se sabe el significado correcto de “populismo” como ideología política?.


De entrada, el populismo se acerca más, o es más,un estilo de gobernar que una ideología política. De ahí que no se pueda vincular a posiciones de izquierdas ni de derechas.Los proyectos políticos que lleva aparejado el populismo pueden ser de cualquier tendencia.


¿Y cuáles son las características que distinguen al populismo?.


Lo primero y básico tener un líder carismático surgido de la movilización popular. El pueblo, harto de las élites que han provocado la desigualdad entre los ciudadanos, se “enamoran” de un líder que dice formar parte de él a través de propuestas de igualdad social y de lucha contra la injusticia social. 


En materia económica, este tipo de líder carismático aboga por la nacionalización de empresas o multinacionales por un lado,y por otro conlleva la decisión de no pagar la deuda externa, el tan traído y llevado déficit. Todo ello para, por y en favor del pueblo.


Cuando hoy los gobiernos proponen o toman medidas sociales destinadas a favorecer o a ganarse la simpatía de la población, se los tilda de populistas. Por eso decía al principio que el término se ha puesto de moda entre los partidos políticos. 


También los medios de comunicación se han encargado de que las mayorías sociales, los ciudadanos, lo perciban como algo negativo; y la clase política lo utiliza como una potente arma, intentando confundir “populismo” con "democracia asamblearia", con una clara voluntad difamatoria.


En definitiva, ¿el populismo es bueno o es malo?.


Hay historiadores que niegan que el populismo sea siempre negativo, porque según ellos, garantizan la democracia y, por tanto, no hay que estigmatizarlo. Otros, la mayoría, admiten que crea la falsa ilusión de igualdad entre lo que coloquialmente se conoce como “los de arriba y los de abajo”.


Pero no nos engañemos. Todos los políticos de todas las formaciones tienen connotaciones populistas. Todos. En los últimos años los discursos populistas están ganando peso, tanto en España como en el resto de Europa, porque se ha producido un escenario muy propicio para ello, debido a la fuerte crisis económica que ha sufrido el viejo continente.


No hay que olvidar que el populismo no es lo que causa la crisis del sistema político o democrático. Es la crisis del sistema la que despierta de su sueño al populismo. 


Y sobre todo hay que tener en cuenta que estamos yendo hacia una política mucho más fragmentada, más plural, y eso provoca discursos políticos mucho más beligerantes y con mucha más carga populista.Y como el sistema es muy difícil, o directamente es incapaz de regenerase, el populismo se puede convertir en la centralidad del marco político.


Insisto y reitero, el populismo no es ni de izquierdas ni de derechas; ni tan siquiera una ideología política. Es sencilla y llanamente una forma de gobierno.




__________________________________

Autora: María del Sagrario Gómez Sánchez

Jefe de Sección de Recursos Humanos en la Administración del Estado























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.