martes, 12 de diciembre de 2017, 07:37
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Felipe VI, Rey de España… y de Jerusalén

|



                                                                        S.M. el Rey Felipe VI




Image1 1

El 19 de junio de 2014, no sólo España celebraba la llegada al trono del nuevo Rey, también la ciudad de Jerusalén estrenaba nuevo Monarca en la persona de Felipe VI.


Al mismo tiempo que Juan Carlos I abdicaba la Corona de España en la figura de su hijo Felipe, también le confería una lista de más de treinta títulos nobiliarios, entre los cuales se hallaba la Corona de Jerusalén.


Pero ¿existe ese reino?. No, no existe desde el siglo XIII, aunque España mantiene su Corona desde los tiempos de Fernando el Católico.


El reino de Jerusalén como tal sólo estuvo vigente a lo largo de dos siglos (1099-1291) y se fundóa raíz de la ‘Primera Cruzada’contra los turcos en Tierra Santa llevada a cabo por el Papa Urbano II, con el propósito de conquistar todos los lugares sagrados. Jerusalén era uno de ellosal ser donde, según las sagradas escrituras, murió Jesús de Nazaret. 


Fue el francés Godofredo de Bouillón, que tras una encarnizada batalla, logró conquistar Jerusalén, siendo englobado como uno de los ‘Estados cruzados’ con igual rango que Francia o Inglaterra. El propio Godofredo fue su primer gobernante, que no Rey, ya que declinó serlo. Sí ocupó el cargo de protector del Santo Sepulcro.Tras su fallecimiento, el trono y el control de Jerusalén pasó a manos de su hermano Balduino I, que sí aceptó, y fue coronado como el primer Rey de Jerusalén.


FelipeVI 1Posteriormente, y tras Balduino I, el titulo fue recayendo de un descendiente a otro, hasta que María de Antioquía, esposa del emperador de Bizancio y nieta de Isabel I -reina de Jerusalén- fue hasta Roma, y con la bendición del Papa, en 1277 vendió la corona a Carlos de Anjou, rey de Nápoles.Y aunque en el año 1291 el reino de Jerusalén dejó de existir como tal, el título al trono siguió vinculado al reino de Nápoles. 


Cuando dos siglos después, en 1504, Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, conquistó Nápoles para el rey Fernando el Católico, esa conquista llevaba implícita la Corona de Jerusalén. Más tarde Carlos V se la concedió a su hijo Felipe II cuando este se casó con María Tudor. Y Felipe II se encargó de hacer constar su reinado en Tierra Santa en los medallones de piedra del Monasterio de El Escorial. 


Y así, a través de los siglos mediante herencia dinástica, ha llegado al Monarca actual Felipe VI, que tiene oficialmente el título de Rey de Jerusalén.


Hay que tener en cuenta que el Rey de España aglutina todos los títulos que los monarcas han acaparado a lo largo de la Historia. Nuestra Constitución de 1978, en su artículo 56.2 se muestra muy clara y reconoce esos títulos con el siguiente tenor: “Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que correspondan a la Corona”.


Como corolario a este artículo, explicar una anécdota que se producía siempre que el Rey D. Juan Carlos I se encontraba con el presidente de Israel Shimon Peres, premio Nobel de la Paz por contribuir al intento de pacificación de Oriente Medio. Siempre que esto ocurría, el presidente israelí se refería a él como “el Monarca de los Santos Lugares”, interpretando que todavía, en aquellas tierras, se le reconocía como Rey de Jerusalén.


Sí, el título de ‘Rey de Jerusalén’ pertenece por herencia dinástica a la Corona española. 




____________________________________

Autora: María del Sagrario Gómez Sánchez

Jefe de Sección de Recursos Humanos en la Administración del Estado



























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.