jueves, 27 de junio de 2019, 06:29
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015
Viajando por España

Rincones de España: Mercado dominical en La Torre de les Maçanes

|


La Torre de les Maçanes




2006 133 400x400

A unos cuarenta y dos kilómetros de Alicante capital, por el interior, muy cerca de la turronera Xixona (Jijona), nos encontramos con un pequeño pueblo agricultor. La Torre de les Maçanes (Torremanzanas). Rodeada de campos de árboles de secano: almendros, algarrobos, olivos. Cerca de bosques en donde abundan las carrascas y los pinos. En un valle escarpado por donde corre el río de Torremanzanas, a los pies de la Sierra de la Grana. 


Debe su nombre a una torre almohade (s. XII-XIII), situada en la parte alta de la población. Y a su legendaria hospitalidad, por lo que Maçanes significa posadas. Y tiene su fama por su entorno natural, por sus costumbres. Por el aroma y sabor del pan de sus tahonas, de sus carnicerías artesanas, del aceite virgen de su almazara. 


Esta mañana nuestra visita coincide con un mercado dominical. Recorre la avenida de España, calle principal que cruza el pueblo de punta a punta. Mercaderías de todo tipo. Y algunos puestos de artesanía. Uno con figuras para belenes, hechas a mano: la virgen María, el niño Jesús, los reyes magos, ... Tiene ese sabor especial a pueblo que echamos de menos los de ciudad. Entre calles estrechas donde los puestos dejan escaso paso a los transeúntes. Disfrutamos de sus olores, del colorido de las prendas de vestir que cuelgan de sus perchas. Entre puestos de legumbres, de aceitunas, de salados, de frutos secos, de embutido. Con efluvios de anís, de vino recio, de moscatel y de mistela. 


A partir del río, después del Parque Municipal, cerca de la Font del Bassi, abre el mercado el puesto de embutidos, vinos y quesos de Enrique y Ana. Una extraordinaria sobrada y mistela de Jalón ya son protagonistas de mi despensa en casa.


Por el otro lado, lo cierra un puesto de gorros y guantes, apropiados en este otoño tan frío. Cerca, la única representante de masía fortificada habitada de la provincia de Alicante, conocida como Foia de Cortes. Bien podría interesarse por ella y su conservación la Consellería de Cultura ya que está en un estado lamentable. 




P1140888



          P1140869





Callejeamos por las calles empinadas, tranquilas, estrechas. Nos acercamos a la iglesia, y su campanario, arropada por las casas del pueblo. Una parra, recibidor de una casa de blanca fachada. Unas macetas con geranios, pincelada de color entre los hierros de una reja en una ventana. Una chimenea con veleta llama mi atención. Como también lo llama el olor de la leña quemada que compite con los olores de las ollas de sus hogares. Se despierta el apetito y nos recuerda que es la hora de comer. Mi amigo Arturo me ha recomendado la Fonda La Torre y allí vamos. Un caserón en la carretera de Benifallim. Nos recibe una gran chimenea, con unos troncos que alimentan una lumbre amable y calurosa. Un salón amplio. Nuestra mesa está junto a unos grandes ventanales desde donde vemos un huerto con almendros pelados de hojas. En la mesa, el all-i-oli es el embajador de lo que ha de venir. Pan, caliente y tierno, recién hecho. Pencas rellenas que parecen pasteles. Olleta con verduras y unas pequeñas judías blancas, propias de estas montañas. Vino de la tierra. Flan de queso y un herbero con un fuerte sabor a anís. Buena cocina. Pero no vayas los domingos. 





P1150066



         P1150077










____________________________

Autor: Pascual Rosser Limiñana

Presidente delegado provincial de Alicante de la H.N.M.E.



























Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.