lunes, 22 de abril de 2019, 16:14
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Marcial Lalanda y Domingo Ortega dominan la primera etapa del Coliseo Balear

|


Domingo Ortega

El matador de toros Domingo Ortega





PericoColombs 3 1

Al crítico taurino no le queda otro remedio que sentir veneración casi religiosa, a la hora de hacer balance de toda la primera etapa de Coliseo Balear, que va desde su inauguración hasta la guerra civil española; al encontrarse delante de sí una lista de hombres y nombres, que, tal cual héroes de seda y oro, ante aquellos morlacos de la pre-guerra lo han sido todo en el mundo del toreo.


Encabeza la lista Rafal Gómez Ortega "Rafaé er Gallo", el hijo de la "señá " Gabriela y hermano de Joselito, el más grande lidiador de todos los tiempos; antónimo y rival de Juan Belmonte García "el Pasmo de Triana", el que vino a revolucionar el gallinero, rompiendo con la teoría de "o te quitas tú o te quita el toro".


Sigue nuestra inestimable lista, Manuel Jiménez " Chicuelo el Grande" de donde en Sevilla decían que salían los buenos tratos "de la Puerta de la Carne". Chicuelo vino a sustituir a Rafael Vega de los Reyes "Gitanillo de Triana".

"El Belmonte rubio", Antonio Márquez (rubio como la cerveza en "Tatuaje" de su esposa doña Concha Piquer, inauguró el Coliseo junto a Nicanor Villalta , el maestro de Cretas, el torero que más trofeos ha cortado en Madrid y el mexicano Félix Rodríguez.


Fuentes Bejarano cedió el toro de la alternativa a nuestros paisano Melchor Delmonte; Pedrucho de Éibar, los dinásticos Antonio Posada y "Niño de la Palma" (Es de Ronda y se llama Cayetano); el capote de Cagancho; el lancear de Enrique Torres, etc.


Vicente Barra, Manuel Mejías "Bienvenida", gran banderillero; el mexicano Armillita, Victoriano de la Serna, polémico, genial e irrepetibles, Alfredo Corrochano, El Estudiante, Fernando Domímguez, el tío de Roberto, también pisaron el ruedo colosal.


MarcialLalanda 1

Jaime Pericas Ripoll, el máximo exponente del toreo mallorquín, fue figura en Palma y Valencia, seguía sus cuitas con Rafael Ponce "Rafaelillo" y mantenían en Palma una enconada rivalidad.


Así no es de extrañar que los primeros ídolos de la afición palmesana, a los que reclama como suyos, lo sean al socaire del estilo elegante de Marcial Lalanda (foto), bullidor en los tres tercios, de Vaciamadrid y que podía con todo lo que le echasen por chiqueros.


De igual manera, Domingo Ortega, "el paleto de Borox", maestro de maestros, enervó al público local con un toreo de técnica, de poder de parar, templar y mandar.

                                                                                                 




__________________


Autor: Perico Colombás,

Periodista y crítico taurino






















Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.