martes, 18 de junio de 2019, 18:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Bendito don Quijote...

|

LuisConteAg








Bendito don Quijote: Legado de Cervantes


Don Darío Villanueva:

Director de la RAE. Del carácter, Señor.

Puso en manos del Papa con natural orgullo

de Cervantes tan vívido tesoro.


Don Eduardo Padrón:

Doctor de intelectuales y más del corazón,

educandos y reyes justamente agradecen

su culto a los quijotes del espíritu.


Señoras y señores:

En el pecho, latidos. En el alma, sentidos.

En el decir, razón. En el hacer, pasión.

Sentidos son un templo con paredes aladas.

Razón es la pasión en su afán de soñar.

Soñar es el Quijote que el cuerdo envidia ser.


El autor y el caballero: tristísimo ayer primero


Larga estrecha la cabeza cual lanza que busca cumbres.

Vasta frente vertical inquieta por ascender.

Cejas finas como líneas custodian ojos abiertos.

Puente de sensualidad tan aguileña nariz.

Es arco el bigote limpio. Quijada en agudo firme:

Rasgos que acaso dibujan pretensiones quijotescas.

Por contraste y negación, Sancho no asoma en su rostro.

Acaso sí Dulcinea… del Toboso y la ficción.

Lo de más y los demás: Pulpa y carne de novela

si es que así puede llamarse su narrativa ecuménica.

La viva B de Cerbantes vencida por vendedores.

¡Vende más la v chiquita. Y ya es Cervantes, Miguel.

Que el Saavedra se vaya. Puede regresar después.


Fenomenal conversión. Al final de su cruzada

Quijote vence al Quijote… Pierde con un caballero

… que es él mismo y vencedor. Y él se escribe el epitafio

que comprenderán después cuando la historia culmine:


Yace aquí el hidalgo fuerte
que a tanto extremo llegó
de valiente, que se advierte
que la muerte no triunfó
de su vida con su muerte

Tuvo a todo el mundo en poco,
que el espantajo y el coco
del mundo, en tal coyuntura,
que acreditó su ventura
morir cuerdo y vivir loco


Playas de Barcelona: Que en lides de hierro, el fierro decida.

Sansón Carrasco es Sansón Caballero El de la Blanca Luna,

contendor que derrota al Caballero De la Triste Figura.

Honores de duelo ordenan cumplir la palabra empeñada:

¡Qué se retire la Triste Figura! Más triste el corazón.

¡Cesen gigantes, delirios, andanzas! ¡Casa y familia sean!.


¡Terrible medicina al caballero de quimeras fantásticas!

¡La dura calentura que perdura! ¡No basta la ternura;

ni que amigos confirmen lealtad, pues ya nada consuela!

El cuerpo dolorido y más el alma: Rechazan la esperanza.


Ya Sancho es menos Panza que consejo. Insiste y recomienda.

¡Cuán inquietos inventan los amigos! Así Sansón Carrasco

que promete a Barcino con Butrón, dos perros compañeros

que lo cuiden en jornadas de siembra. De medicina el campo.


Nada provoca contentos ni embullos. Poco tiene remedio.

Por encima del doctor angustiado y del temor común,

tras las horas del sueño y del descanso, confirma decisión:

Ante amigos que no fallan rechaza tontuelos embelecos.

¡Ya no es Don Quijote: Ya es Alonso… Ya es Quijano el Bueno.

Ya no soporta la caballería… tampoco caballeros!.


Y por haberse equivocado pide… perdón a Sancho Panza.

Y se confiesa y busca un escribano con Sansón Carrasco.

Y lega en su testamento la hacienda para Antonia Quijana.

¡Y que se paguen todas sus deudas! ¡Honorable final!.


¡Qué pena terrible la de los poetas si les pega el desdén!

Son ausencia presente. Se ven pero no están.

Las musas devenidas musarañas.

Peor en esos tiempos y esos pueblos donde el mercado manda.

¡Qué pujo los poetas para muchos! ¡Qué ausentes y qué raros!

¡Aferrados a nubes. A mástiles lejanos sin bandera!.


Y en manchados concursos, un insigne poeta nos confiesa

de jueces partidistas en conjura financiera de zalemas.


Ved aquí la tristeza del autor volcada en su personaje.

Tragedia del Quijote. Patética miseria del poeta

de quien huyen amigos que solamente asoman en bonanzas.

Entonces era así; también ahora. Autores oficiosos

-al igual que Cervantes- necesitan caridad oficial.

Hoy se besa las manos de las damas; ayer, los pies al Conde.

besa al Conde los pies En la carta que el Conde no contesta.


Siente Don Miguel que la muerte sopla sobre su rostro hinchado.

Hidropesía. ¡Ay las aguas que ahogan. Y respirar que duele!

Terciarios de San Francisco ¡Piedad! ¡Pagad este sepelio!.


Martínez Marcilla es cura y visita. 1616.

Es Madrid y es abril y es 18. Calle de los Leones.

¡Ay! Ni siquiera se escuchan rugidos. Solo ronda La Parca.

Sí escucha El Cristo de la Buena Muerte conmovida oración.

El doliente asiente y se arrepiente de errores y pecados.


En 22 de abril, su esposa Catalina Salazar …

una sobrina… lo mismo que al Quijote… Y la muerte llegó.

Hábito franciscano en ataúd. Trinitarias descalzas.

Inhumado en Calle de Cantarranas. Ninguna autoridad.

Ninguna jerarquía. Ninguna multitud para el poeta.

¡Cuán simple y solo llega! ¡Qué solo queda este muerto inmortal!.


Caballero y autor...en gloria están y son


Sépase en todas las lenguas que Cervantes y El Quijote

Espíritu son y músculo de universales valores.

Del Quijote, enteco el músculo… y musculoso el ensueño.

Abiertamente mostraba su senectud juvenil:

Candor claro de inocencia.

Contempladlo en su jumento. Lleva en su espalda el orgullo

pues la carne tan enjuta no le impide al caballero

su lanza y darga de cuero.

Buenaventura de España reflejada en la aventura.

Pues “Fugado” en la prisión, o donde quiera que estén

el autor y el personaje son el triunfo del espíritu.


Estos rítmicos reflejos reflejan la dualidad.

Escribo sobre Cervantes como si fuera el Quijote

porque los dos son España.

Son España y son el mundo. El mundo… Y España son.

Son sonrisa de la hazaña. De la hazaña, la canción.

Son profundamente idea… Entraña de humanidad:

Sonrisa de Dulcinea.

Dulcinea, su ilusión, es ilusa recompensa.

Este manco de Lepanto sin espanto ni amarguras

alza el brazo de su genio.

Fulge en su genio esa lanza Fina, firme, fuerte, fiel,

contra cualquier ostentoso que pretenda presumir

del poder como grandeza.


Expertos y tratadistas analizan a Cervantes

como Don Miguel lo exige; como su talla merece.

Y él y el Quijote lastiman.

Lastiman porque la “lástima” de esta tan Triste figura

denuncia a muchos gobiernos donde turbias vanidades

se consideran orgullos.


Que vencer no es convencer. Que imponerse no es triunfar.

Que nerones y tiranos cual marranos y bufones

son insectos de la historia.

Pues el propio Sancho Panza -elemental y pueril-

tiene ignorancias de excusa, lo servicial de virtud

y la humildad de bastión.


----------


Archivados en Archivos: Histórico Nacional,

Municipal de Carmona, Nacional la Biblioteca,

General el de Simancas –sin olvidar Filadelfia-

documentos principales multiplican la estatura.


Cervantes de la lengua. Caballero de las letras.

Más prosista que poeta. Más poeta que otros tantos

que hoy castigan nuestros gustos con infelices palabras;

sintaxis desvertebrada… Total ausencia de clase.


Doce autógrafos revelan Y a veces querer ocultan

intelectual crecimiento. Maduración interior.

Necesidades que angustian. Dificultadas que mandan.

Meras cotidianidades que reclaman soluciones.


La pluma, lengua del alma… desnuda Así él define.

Tropezones y experiencias sensibilidad encumbran.

D. Darío Villanueva, el Director de la RAE,

fiel y firme contribuye con tal vital edición.


¡Autógrafos de Miguel. De Cervantes. De Saavedra!

Han pasado cuatro siglos.

Cada centenario es luz con fulgor de permanencia

desde el 22 de abril

-1616-

en que se sembró en lo eterno,

pues marchó para quedarse -sol y siembra del idioma-

en conmociones del nombre; en verdades y leyendas;

en crecientes atributos; en aportes al estilo;

en audacias forjadoras ¡Alta antena del carácter!.


Así El ingenioso hidalgo de la mancha “solicita”

Así con letra bastarda -mejor que la redondilla-

Así elegante y gentil, plenas renacen Las Indias.

Poderoso lanzamiento. Su mensaje. Su destino.


¡Salud Dionisio Redondo por tu Taberna Libraria!

¡Salud Real Academia por avalar la obra clásica!

¡Salud Miami Dade Community College!

¡Paso al bien y el intelecto del tesoro nacional!.


----------


William Shakespeare en Gran Bretaña

de David Camerón tuvo el tributo.

Orondos el Premier y los ingleses

por la obra inmortal de su gigante.


Harold Bloom, campeón de Shakespeare,

proclama la grandeza de Cervantes.

Brean Hammond comprueba que el hispano

influyó en la obra del inglés.


Universidad de Oxford que discute

en dos días intensos de simposio

la inmortalidad de los creadores;

la eternidad de Hamlet y el Quijote.


Venganza de Cervantes, Don Quijote:

Obsesión, confusión, valor, locura.

Once páginas vivas atestiguan

la protesta interior que lo retrata.


Medidos y elegantes los dibujos.

Dibujos que dibujan las palabras.

Palabras que se impulsan por impulsos.

Impulsos que definen las campañas.

Nos quedan once páginas autógrafas.

Nos quedan doce firmas manuscritas.

En una de ellas escribió Cervantes,

mas al final Cerbantes fue su firma.


Cervantes o Cerbantes ¿Qué más da?

El talento confirma la estatura.

Inglaterra discute con España

haberlo consagrado ella primero.


El doctor José María Lasalle,

Secretario de Estado de Cultura.

exaltó el interés de su gobierno

en honrar la memoria de quien honra.


Informó el Ministerio que esas honras

en más de un centenar se activarían;

que los fondos mostraban abundancia;

que el tributo mostraba libertad.


Variadas formas nuevas de homenajes

al cuarto centenario de Cervantes

“Tan osado, distinto y novedoso

que acaso motivara los asombros.”


Importante es que importe lo que importa.

Lo magno del evento determina.

España y Gran Bretaña y lo mejor

de estos tiempos saludan su recuerdo.


Su recuerdo saluda su presencia

Su vigencia en el mundo de las artes

Su legado en el campo del espíritu

Su Quijote inmortal que lo consagra.


Gentil, espiritual desdoblamiento,

jerarquiza valores como símbolos,

y al exaltar virtudes del humano…

el Caballero encumbra al Escritor.


Cervantes rogaría ser Quijote.

Ser el protagonista de su canto.

Ser el ser esencial de su novela.

Ser aquel más aquel que el propio yo.

Ser Criatura y lanza del Creador.


Contemplando el fracaso de su vida;

Observando su talento arrinconado;

cabalga su jornada de rescate;

simula que se burla de la hazaña.

De vientos y batallas sin propósito;

de su propio fracaso resucita

con la burla sonriente a los prejuicios.


----------


Es Alonso Quijano, Caballero manchego

que siendo de La Mancha no tiene mancha alguna

y en 1605 decide aventurarse con rumbos y sus tumbos

a descubrir caminos; a conquistar destinos.


El Alonso lo oculta…y el Quijano también.

Supone que el misterio despierta el interés.

Prefiere que un carácter al que llama Quijote

presente al personaje que bautice su gloria.


Shakespeare no es su propio personaje

en personaje alguno. Ni Julieta y Romeo

–que primero las damas- ni Hamlet ni más nadie.

El inglés los fabrica con alas por crecer.


Las alas de Cervantes son este nuevo escudo

que se mofa y revive con este caballero

de aquellos hombres nobles que persiguiendo sueños

se dieron a JESUS… la CRUZ, la FE y el CREDO.


Nombres todo en mayúsculas. Qué nadie se avergüence.

Resucitar valores y combatir por ellos.

Redescubrir destinos y enamorar los tiempos

con cumbres y combates, coronas y contentos.


Dulzor de Dulcineas que servir y besar.

Molinos productivos. Quijotadas fraternas.

Ascensión a los astros en naves de la fe.

Lanzas de cariño que hundir en la amistad.


En 1615 con la segunda parte

cobra la obra su estatura mayor;

iguales personajes; presencias diferentes

apenas percibidas cual fibras en la carne.

Rocinante y el rucio se acomodan y entienden.

Rocinante es caballo del gentil caballero.

El rucio es solo un asno del modesto escudero.

Apacible animal del humano cordial.


Y significativo de animales y hombres

Humanos delirantes, locuras del talento,

pragmatismo de brutos que tan brutos no son

Son aciertos de Sancho. Son corduras de bestias.

De Sancho y Juana Panza con la hija Sanchica,

Y como Sancho es ancho, la Sanchica es chica.

Dulce Antonia Quijana, juventud en sobrina.

Labrador Juan Haldudo con su criado Andrés.

Labrador Pedro Alonso, su primer salvador.

Maese Nicolás, el barbero del pueblo.

Pedro Pérez testigo del rescate risueño.

El sabio Frestón, Frestón fresco ladrón.

Marcela la pastora, hermosa a cualquier hora.

Bien Antonio el cabrero, cantante romancero.

Grisostomo poeta – salvada tal faceta-

muy muerto en su sepelio con guirnaldas y fieles.


Me extiendo demasiado. Doy un salto al después.

Más allá. Más acá. Ginés de Pasamonte,

ladrón titiritero con mono y con criado …


Continuar para qué… Se conoce el final.


Pasiones quijotescas deciden las conductas.

España no se empaña si de ingenio se trata.

Naturales contiendas y el coraje viril.

Democracia difícil que camina entre retos

y de reyes y pueblos tiene todo el amor.


Para que aquel Quijote cabalgue en nuestro pecho

y Cervantes señale venturosos caminos …

Soñemos con ensueños hacedores de músculos,

Juremos que cansancios jamás nos cansarán,

Icemos justicieras banderas redentoras,

Entonemos canciones triunfales del espíritu,


Consagremos los tiempos al servicio de Dios.




______________________


Autor: Luis Conte Agüero

Poeta de la Hispanidad.-Ateneo de Madrid. 5 de junio de 1975 

Presidente de la Academia Cubana de la Historia























Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.