lunes, 17 de diciembre de 2018, 12:09
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Accidente en la Batería de la Costa de LLucalary en el cañón Vikers de 381/45 (26 junio 1953)

|



Queridos lectores, mi nombre es Francisco Mata Morro, Comandante de Artillería en la Reserva (veintisiete años de servicio) e hijo del Alférez Especialista en electrónica de Armamento que estaba destinado en la mencionada unidad cuando ocurrió el fatídico accidente.


Como podéis comprender son dos las circunstancias que me mueven a escribir estas líneas, primera rendir un pequeño y sentido homenaje a las víctimas del mismo y en segundo lugar el hecho de ser el hijo de una persona que lo vivió en persona.


La Mayor parte de lo relatado a continuación esta extraído del informe técnico emitido por la comisión designada por la escuela de aplicación y tiro de artillería, comandada por el General Director de la misma.


La batería de Costa en que ocurrió el accidente se encuentra ubicada en el término de Alayor, a unos 15 kilómetros de Mahón la capital de la isla de Menorca.


Los ejercicios que se llevaban a cabo estaban comprendidos dentro de las denominadas escuelas prácticas anuales de tiro de artillería, en este caso solo se debía llevar a cabo un solo disparo por supuesto en una sola pieza (cañón), con proyectil lastrado y carga reducida.


Pasemos a explicar que proyectil lastrado significa que no lleva ni carga explosiva ni espoleta de culote, la carga es sustituida por cemento y la espoleta vickers por su tapón correspondiente .



En cuanto a la carga reducida diremos que son tres saquetes de cincuenta kilos lo que supone tres cuartas partes de la carga de guerra que son 200 kilos.


Para los mas entendidos, diremos que la pólvora era tubular de filiación 156 con denominación 512-25,7-10,13 , fabricada en Galdácano en 1931, y cosa muy importante, es que había tenido una reciente inspección el 28 de Mayo.


Los resultados del accidente fueron los siguientes, en cuanto a perdidas personales, de 23 fallecidos y 8 heridos. Quiero destacar dos cosas, y es que las cifras barajadas en diversos documentos no se adecúan a la realidad y que el hecho de que hubiera tantas víctimas, se debe a que el personal de la 2ª pieza también se encontraba en la 1ª para como es costumbre presenciar y aprender el procedimiento del tiro.


En cuanto a los daños materiales el propio informe dice que sufrieron daño: la instalación eléctrica, los teléfonos, los tubos de presión y la pintura quemada, así como atacadores y escobillones de madera. En este caso tenemos que señalar que no hubo daños mayores por el hecho de que lo que ocurrió fue una deflagración de las cargas de proyección y que en ningún momento explosionó ningún proyectil, a esto hay que sumar que la deflagración no se propagó al resto de cargas y proyectiles gracias a que la puerta estanca de la cámara de munición se encontraba cerrada como es preceptivo y que separa la cámara de tiro de la de munición.


En cuanto al tubo (cañón), únicamente había efectuado tres disparos de prueba a la recepción del mismo y dieciocho en posteriores ejercicios, (no tuvo nada que ver con el accidente).


Pasemos a enumerar el personal que se encontraba en la pieza teniendo en cuenta como he dicho anteriormente que los puestos estaban doblados con personal de la otra pieza, pues la dotación de una pieza son quince hombres; (un capitán, dos tenientes, 3 suboficiales ,un maestro ajustador , y el resto eran artilleros).


Al accidente sobrevivieron un total de cinco personas (un teniente y un sargento, ilesos, un artillero herido y un artillero ileso).


Se tiene un conocimiento relativo del accidente pues los sirvientes directamente implicados en el mismo fallecieron todos.


Nos encontramos en la cámara de munición (un piso por debajo de la cámara de tiro, cañón propiamente dicho), para que nos hagamos una idea, en este lugar se encuentran almacenados todos los proyectiles de dotación de la pieza en sus nichos, así como todas las cargas de proyección en el pañol de pólvoras. Estas piezas disponen de un segundo piso (máquinas) por debajo del de munición.


Se prepara el proyectil y la carga que se encuentran en posición horizontal y pasan a la posición vertical previa a ser atacada e izada a la cámara de tiro. Tanto el proyectil como las tres cargas son atacados mediante un atacador hidráulico y entran en sendas jaulas que previo encendido de los chivato en la cámara de tiro, se cierran por su parte baja para evitar que se salgan mediante una tapa y un pestillo.


Se supone que a pesar de que las luces estuvieran encendidas la carga de proyección no fue empujada por el atacador lo suficiente como para que la puerta de la jaula se cerrase adecuadamente y quedase sujeta por el pestillo, y la jaula del proyectil tampoco se cerró, (se supone que el artillero que accionaba la palanca no la accionó a fondo o totalmente).


Dada la orden de que suba el ascensor este se atranca en la parte curva del ascensor debido a que el proyectil se ha salido de la jaula y su culote roza en la pared y a la vez queda sujeto por su banda de forzamiento ( banda de cobre que sirve para tomar las rayas del cañón), acto seguido se da la orden de parar el ascensor, y se consigue a mano introducir el proyectil en su jaula , cerrar la tapa y terminar de izarlo hasta su posición de atacado a la recámara del cañón.


Cuando corresponde pasar la jaula de cargas a su posición de carga se observa que no están en la jaula y que se han quedado en la cámara de municionamiento, sobre la teja. Al inspeccionar las mismas se observa que una de ellas ha sufrido una rotura en la filoseda (tejido que alberga una carga de pólvora negra que constituye un cebo para facilitar el inicio de la carga de proyección) y parte de la pólvora se ha desparramado.


A continuación se apartan las cargas dañadas y se vuelven a introducir tres nuevos saquetes en la jaula correspondiente, se activa la palanca de izado y es cuando se produce la deflagración de las tres cargas que se izaban , mas tres cargas que el Capitán Jefe de la Batería había ordenado que se situasen en el mantelete ( escudo de acero que cubre la pieza en la cámara de tiro) por si acaso se producía algún fallo en el proceso de izado; esta es la explicación por la que la cantidad de pólvora que deflagró fue de trescientos kilogramos, equivalente a dos cargas reducidas y probablemente debido a una chispa en los mecanismos del atacador vertical de la carga de proyección que inició la pólvora negra desparramada sobre dichos mecanismos.


Mi padre me comentó que era dramático y espeluznante ver como los sirvientes de la pieza salían envueltos en llamas conservando únicamente sobre sus cuerpos desnudos únicamente el cinto y las botas de cuero, la mayor parte de ellos posteriormente falleció debido a las graves quemaduras.


Las primeras atenciones médicas prestadas fueron como cosa curiosa prestadas por un médico civil contratado para los propios ejercicios, el cual se vio totalmente desbordado por la cantidad de víctimas y la gravedad de las heridas, como desbordados se vieron a la hora de trasladarlas al hospital militar de la Isla del Rey situada en el centro del puerto de Mahón.


De la misma forma y también por las menciones que mi padre me hizo hay que entender que por la época en que ocurrió y por los escasos medos disponibles se tuvieron que emplear camiones e incluso carros de mulos hasta llegar al puerto donde fueron situados en barcazas remolcadas por motoras para llegar al hospital.


A raíz del accidente y entre otras medidas propuestas para el futuro se aconsejó que:


Se cambiase la pólvora del cebo por otra menos sensible.

Que la lanilla o filoseda fuese más rígida.

Poner un avisador de llegada del atacador vertical a su tope.

Que el pestillo de cierre fuese doble.

Otras más.


La conclusión de todas estas propuestas es que ninguna se llevó a cabo y en contrapartida se ordenó que las cargas de proyección no fueran izadas mecánicamente.


De todo esto puedo dar fé puesto que desde el año 1.979 al 1.982 estuve destinado en una batería de costa de Mallorca, perteneciente al Ramix 91, con un material similar que es el 305/50 y las cargas se transportaban a mano; de la misma forma desde el año 1.984 al 1987 estuve en el Ramix 92 (unidad del accidente) y las cargas se transportaban también a mano.


A título de curiosidad comentar que en el año 1.992 tuve el honor de efectuar el último disparo con el cañón del Treinta y Medio de Cabo Blanco antes de ser desmantelada la Batería, y que no ha vuelto a ocurrir ningún accidente similar ni en el Treinta y Medio, ni en el Treinta y ocho con uno. 


________________________

Autor: Francisco Mata Morro

Comandante de Artillería













11 Comentarios

1

Quiero añadir que el Dr Cuadra era médico titular en ALAIOR y que prestaba servicio en Llucalari cuando había maniobras

escrito por Mariangeles Cuadra Coll 09/jul/18    18:36
2

Accidente en la Batería de la Costa de LLucalary en el cañón Vikers de 381/45 (26 junio 1953) Francisco Mata Morro | Sábado, 17 de diciembre de 2016, 16:50 Queridos lectores, mi nombre es Francisco Mata Morro, Comandante de Artillería en la Reserva (veintisiete años de servicio) e hijo del Alférez Especialista en electrónica de Armamento que estaba destinado en la mencionada unidad cuando ocurrió el fatídico accidente. Como podéis comprender son dos las circunstancias que me mueven a escribir estas líneas, primera rendir un pequeño y sentido homenaje a las víctimas del mismo y en segundo lugar el hecho de ser el hijo de una persona que lo vivió en persona. La Mayor parte de lo relatado a continuación esta extraído del informe técnico emitido por la comisión designada por la escuela de aplicación y tiro de artillería, comandada por el General Director de la misma. La batería de Costa en que ocurrió el accidente se encuentra ubicada en el término de Alayor, a unos 15 kilómetros de Mahón la capital de la isla de Menorca. Los ejercicios que se llevaban a cabo estaban comprendidos dentro de las denominadas escuelas prácticas anuales de tiro de artillería, en este caso solo se debía llevar a cabo un solo disparo por supuesto en una sola pieza (cañón), con proyectil lastrado y carga reducida. Pasemos a explicar que proyectil lastrado significa que no lleva ni carga explosiva ni espoleta de culote, la carga es sustituida por cemento y la espoleta vickers por su tapón correspondiente . En cuanto a la carga reducida diremos que son tres saquetes de cincuenta kilos lo que supone tres cuartas partes de la carga de guerra que son 200 kilos. Para los mas entendidos, diremos que la pólvora era tubular de filiación 156 con denominación 512-25,7-10,13 , fabricada en Galdácano en 1931, y cosa muy importante, es que había tenido una reciente inspección el 28 de Mayo. Los resultados del accidente fueron los siguientes, en cuanto a perdidas personales, de 23 fallecidos y 8 heridos. Quiero destacar dos cosas, y es que las cifras barajadas en diversos documentos no se adecúan a la realidad y que el hecho de que hubiera tantas víctimas, se debe a que el personal de la 2ª pieza también se encontraba en la 1ª para como es costumbre presenciar y aprender el procedimiento del tiro. En cuanto a los daños materiales el propio informe dice que sufrieron daño: la instalación eléctrica, los teléfonos, los tubos de presión y la pintura quemada, así como atacadores y escobillones de madera. En este caso tenemos que señalar que no hubo daños mayores por el hecho de que lo que ocurrió fue una deflagración de las cargas de proyección y que en ningún momento explosionó ningún proyectil, a esto hay que sumar que la deflagración no se propagó al resto de cargas y proyectiles gracias a que la puerta estanca de la cámara de munición se encontraba cerrada como es preceptivo y que separa la cámara de tiro de la de munición. En cuanto al tubo (cañón), únicamente había efectuado tres disparos de prueba a la recepción del mismo y dieciocho en posteriores ejercicios, (no tuvo nada que ver con el accidente). Pasemos a enumerar el personal que se encontraba en la pieza teniendo en cuenta como he dicho anteriormente que los puestos estaban doblados con personal de la otra pieza, pues la dotación de una pieza son quince hombres; (un capitán, dos tenientes, 3 suboficiales ,un maestro ajustador , y el resto eran artilleros). Al accidente sobrevivieron un total de cinco personas (un teniente y un sargento, ilesos, un artillero herido y un artillero ileso). Se tiene un conocimiento relativo del accidente pues los sirvientes directamente implicados en el mismo fallecieron todos. Nos encontramos en la cámara de munición (un piso por debajo de la cámara de tiro, cañón propiamente dicho), para que nos hagamos una idea, en este lugar se encuentran almacenados todos los proyectiles de dotación de la pieza en sus nichos, así como todas las cargas de proyección en el pañol de pólvoras. Estas piezas disponen de un segundo piso (máquinas) por debajo del de munición. Se prepara el proyectil y la carga que se encuentran en posición horizontal y pasan a la posición vertical previa a ser atacada e izada a la cámara de tiro. Tanto el proyectil como las tres cargas son atacados mediante un atacador hidráulico y entran en sendas jaulas que previo encendido de los chivato en la cámara de tiro, se cierran por su parte baja para evitar que se salgan mediante una tapa y un pestillo. Se supone que a pesar de que las luces estuvieran encendidas la carga de proyección no fue empujada por el atacador lo suficiente como para que la puerta de la jaula se cerrase adecuadamente y quedase sujeta por el pestillo, y la jaula del proyectil tampoco se cerró, (se supone que el artillero que accionaba la palanca no la accionó a fondo o totalmente). Dada la orden de que suba el ascensor este se atranca en la parte curva del ascensor debido a que el proyectil se ha salido de la jaula y su culote roza en la pared y a la vez queda sujeto por su banda de forzamiento ( banda de cobre que sirve para tomar las rayas del cañón), acto seguido se da la orden de parar el ascensor, y se consigue a mano introducir el proyectil en su jaula , cerrar la tapa y terminar de izarlo hasta su posición de atacado a la recámara del cañón. Cuando corresponde pasar la jaula de cargas a su posición de carga se observa que no están en la jaula y que se han quedado en la cámara de municionamiento, sobre la teja. Al inspeccionar las mismas se observa que una de ellas ha sufrido una rotura en la filoseda (tejido que alberga una carga de pólvora negra que constituye un cebo para facilitar el inicio de la carga de proyección) y parte de la pólvora se ha desparramado. A continuación se apartan las cargas dañadas y se vuelven a introducir tres nuevos saquetes en la jaula correspondiente, se activa la palanca de izado y es cuando se produce la deflagración de las tres cargas que se izaban , mas tres cargas que el Capitán Jefe de la Batería había ordenado que se situasen en el mantelete ( escudo de acero que cubre la pieza en la cámara de tiro) por si acaso se producía algún fallo en el proceso de izado; esta es la explicación por la que la cantidad de pólvora que deflagró fue de trescientos kilogramos, equivalente a dos cargas reducidas y probablemente debido a una chispa en los mecanismos del atacador vertical de la carga de proyección que inició la pólvora negra desparramada sobre dichos mecanismos. Mi padre me comentó que era dramático y espeluznante ver como los sirvientes de la pieza salían envueltos en llamas conservando únicamente sobre sus cuerpos desnudos únicamente el cinto y las botas de cuero, la mayor parte de ellos posteriormente falleció debido a las graves quemaduras. Las primeras atenciones médicas prestadas fueron como cosa curiosa prestadas por un médico civil contratado para los propios ejercicios, el cual se vio totalmente desbordado por la cantidad de víctimas y la gravedad de las heridas, como desbordados se vieron a la hora de trasladarlas al hospital militar de la Isla del Rey situada en el centro del puerto de Mahón. De la misma forma y también por las menciones que mi padre me hizo hay que entender que por la época en que ocurrió y por los escasos medos disponibles se tuvieron que emplear camiones e incluso carros de mulos hasta llegar al puerto donde fueron situados en barcazas remolcadas por motoras para llegar al hospital. A raíz del accidente y entre otras medidas propuestas para el futuro se aconsejó que: Se cambiase la pólvora del cebo por otra menos sensible. Que la lanilla o filoseda fuese más rígida. Poner un avisador de llegada del atacador vertical a su tope. Que el pestillo de cierre fuese doble. Otras más. La conclusión de todas estas propuestas es que ninguna se llevó a cabo y en contrapartida se ordenó que las cargas de proyección no fueran izadas mecánicamente. De todo esto puedo dar fé puesto que desde el año 1.979 al 1.982 estuve destinado en una batería de costa de Mallorca, perteneciente al Ramix 91, con un material similar que es el 305/50 y las cargas se transportaban a mano; de la misma forma desde el año 1.984 al 1987 estuve en el Ramix 92 (unidad del accidente) y las cargas se transportaban también a mano. A título de curiosidad comentar que en el año 1.992 tuve el honor de efectuar el último disparo con el cañón del Treinta y Medio de Cabo Blanco antes de ser desmantelada la Batería, y que no ha vuelto a ocurrir ningún accidente similar ni en el Treinta y Medio, ni en el Treinta y ocho con uno. ________________________ Autor: Francisco Mata Morro Comandante de Artillería Sr. JOSE VICENTE LLOP TEJADILLOS tengo el Recordatorio que se entregó en el funeral con el nombre de todos los fallecidos. si le interesa pongase en contacto con migo torrebit@telefonica.net Saludos

escrito por Antonio Cendán Melis 28/jun/18    01:20
3

Soy de VillaCarlos, actual es Castell, y acompañe un artillero que se hizo cargo de un compañero muerto. Yo tenía 13 años, residí en Benicarlo y mi padre quiso que fuera, ya que había tenido de Artillero a su padre y estaba muy agradecido del mio. Mi Comandante muy buen artículo, lo he hallado pues estoy escibiendo a modo de cartas a mis nietos, parte de la vida de aquellos años.

escrito por Juan J. Carretero Orfila 24/jun/18    18:12
4

mi padre era el médico Civil que estaba prestando sus servicios Dr Enrique Cuadra de Miguel

escrito por Mariangeles Cuadra Coll 24/jun/18    13:52
5

Apreciado Cte. Mata, trabajo como voluntario en la recuperación de la abandonada Isla del Rey o del Hospital en el Puerto de Mahón. Estamos preparando un recuerdo a los fallecidos con motivo del accidente de Llucalari. Se trata de una placa de latón con los nombres de cada uno que será instalada en la Capilla del Hospital el 1 Julio próximo. Si hubiese supervivientes o familiares en Menorca nos gustaría invitarles. Podemos comunicarnos por correo. Gracias y saludos

escrito por Jose M Vizcaíno 21/may/18    10:12
6

buenas , mi tio Jose Llop Alayrach fallecio en el accidente me gustaria saber si existe una lista de todos los que falleciron ese dia . gracias.

escrito por Jose Vicente Llop Tejadillos 12/abr/18    19:30
7

Apreciado Cte. Francisco Mata. Ruego de su permiso para incluír en nuestra página la dirección y procedencia de este estupendo artículo. Cordialmente Josep Molinero

escrito por Administrador Web www.hablandodelcir14.com 27/feb/18    13:37
8

Yo siendo Tte tuve el privilegio de efectuar el ultimo disparo con la pieza del accidente en la bateria de llucalary en 1992. El GACTA VII se disolvio en 1994.

escrito por Gonzalo Fdez.de Cordoba 31/ene/18    12:41
9

Yo estube en esa bateria haciendo el servicio militar e 1969 y tuve la experiencia de hacer practicas de tiro con el cañon del calibre 38 todo fue bien, en esa bateria conoci a dos amigos Jordi montava y Teo Gonzales saludos

escrito por Francisco Anguita Morales 31/ago/17    21:36
10

Amigo Guillermo conteste al correo que se me paso tuyo y no he tenido respuesta, estaré encantado de ayudarte en la información que solicitas. Un saludo

escrito por Francisco Mata 01/feb/17    09:22
11

Hola Francisco soy sobrino de uno de los fallecidos de ese accidente me gustaría saber más ya que ha mi madre y sus hermanos le dijeron poca cosa

escrito por Guillermo Manuel Gómez martinez 21/ene/17    07:32

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.