martes, 12 de diciembre de 2017, 07:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015
Grafología

Aspectos escriturales del rey de España Alfonso XIII

|


Antecedentes históricos del rey Alfonso XIII


Alfonso XIII nació el 17 de mayo de 1886 en el Palacio Real de Madrid. Como hijo póstumo de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo-Lorena, su reinado empezó desde su nacimiento; por ello, su madre ejerció como regente hasta 1902, asumió el poder efectivo a los dieciséis años de edad. En 1906 se casó con Victoria Eugenia de Battenberg, con la que tuvo seis hijos: Alfonso, Jaime, Beatriz, Cristina, Juan, al que nombró sucesor de los derechos dinásticos, y Gonzalo.


Al final de la Regencia y poco antes de comenzar su reinado propiamente dicho, España, tras la intervención de los Estados Unidos en 1898 en la guerra colonial, perdió sus últimas posesiones ultramarinas en Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam en una derrota militar conocida como el desastre del 98.


Desde joven, Alfonso fue educado en la doctrina católica y liberal. En el contexto del alejamiento entre la España oficial y la España real, los intentos de regenerar España tras el desastre de 1898 y la constitución de 1876, el Rey intervenía en asuntos políticos. Además, tuvo que afrontar diversos problemas como las guerras de Marruecos, el movimiento obrero y el nacionalismo vasco y catalán.


La neutralidad de España durante la I Guerra Mundial abrió mercados y favoreció el crecimiento económico y la agitación social. La crisis de 1917 junto al nacionalismo catalán, el sindicalismo militar y las huelgas revolucionarias aumentó la descomposición del régimen político que influyó en el fracaso en 1918 de un gobierno nacional formado por miembros de los dos principales partidos.


El golpe militar de Miguel Primo de Rivera de 1923 fue la solución de fuerza que intentaba solucionar la crisis, con la aprobación del Rey. En un principio, la dictadura fue bien recibida: en 1925 el desembarco de Alhucemas terminó con la guerra de Marruecos; se restableció el orden social y se produjo un desarrollo de las obras públicas. El Rey intentó en 1930 restaurar el orden constitucional, pero los partidos republicanos, socialistas y el nacionalismo se unieron contra la monarquía. La victoria electoral de los socialistas y republicanos en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 hizo que el monarca abandonara el país.


Juan de Borbón, conde de Barcelona, renunció a sus derechos al trono en 1977, en favor de su hijo Juan Carlos, que había sido nombrado rey en 1975, a la muerte del general Franco, en virtud de la ley de sucesión a la jefatura del estado de 1947. Con la renuncia a sus derechos por parte del conde de Barcelona se recuperó la legitimidad dinástica de la monarquía histórica, tal como recoge el artículo 57 de la Constitución española de 1978.


Alfonso XIII vivió en el exilio diez años, hasta su muerte en 1941, en Roma, donde vivió sus últimos años de vida. En 1980 sus restos mortales se trasladaron al Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial (Madrid).


Semblanza


Por contraste con su imagen pública, en privado, Alfonso XIII era un hombre de talante liberal, carente de cualquier tipo de puritanismo y con un sentido de la moral bastante abierto comparado al de su propio tiempo.


Fue un hombre sabedor de la importancia de la educación y la investigación, apasionado del motor y la ingeniería. Donó a la Universidad y al Estado unos terrenos de su propiedad en Moncloa, para que se construyera la Ciudad Universitaria, donde se formarían los nuevos titulados que llevarían a España a la carrera científica que por aquel entonces apenas se estaba iniciando, previamente a la Gran Guerra.



Estudio Grafológico de la carta de abdicación del 14 de abril de 1.931


Carta Renuncia Alfonso XIII

Del estudio de la carta, se deducen los siguientes rasgos en trece apartados.


-¿Cómo veía las cosas el rey Alfonso XIII?.


Proporción y medida en la visión del mundo circundante. Con dotes de observación y empatía. Buenos modos. Juicio crítico con finura. Curiosidad. Penetración psicológica y capacidad para comprender a los otros y ponerse en su punto de vista. Aprovechamiento del tiempo y del espacio. Espíritu de ahorro y economía. Perseverante. Productividad intensiva. 


Reserva y discreción. Adaptabilidad al papel. Fácil y rápida adaptación al medio, a circunstancias nuevas. Reconoce el valor de los méritos ajenos. Análisis y facilidad para simplificar las cuestiones que aborda. Se apoya en la ley del mínimo esfuerzo para el máximo rendimiento. Canalización práctica de la energía, actividad contundente. Carácter expansivo y natural. Activo, dulzura, flexibilidad y sincero. Signos evidentes de superioridad. Sobrio. Carácter armónico y equilibrado. 


Con orden y claridad. Gracia y distinción. Concisión y con visión de conjunto, rapidez en la asimilación y la comprensión del mundo circundante. Conciliante, bondad y buenos modos. Evita las asperezas don de gentes. Natural y benevolente. 


Imaginativo, con sentimiento estético. Cultura y originalidad de pensamiento. Sencillez, claridad, síntesis y objetividad. Personalidad definida, sin alardes. Elegancia y distinción. Nobleza y cortesía. Gustos artísticos. Elevación espiritual.


-Conquistas personales, profesionales, estado de ánimo.


Atractivo, Extravertido, optimista, simpático y alegre, con noble ambición, propio de los eufóricos que aman la vida, que son activos y poseen buenos humos, viveza y esperanza. Iniciativa y fuerza en la reacción. Persona confiada. Decisión. Con cambios de humor, vacilante y diplomático, da vueltas en lugar de ir de una forma recta. Flexible de carácter acomodaticio, fácil adaptabilidad (más o menos forzada) a los ambientes. Débil y fatigoso, amabilidad forzada. Habilidad para no chocar con susceptibilidades ajenas. Convicciones poco arraigadas. Sensibilidad, perspicacia y tacto. Intuición. Habilidad y flexibilidad de espíritu. Fuerte emotividad difícilmente controlada. Elevada capacidad para sentir e intuir (empatía) los matices de la realidad evitando lo desagradable. Consciente contrariado, es una señal en la que se mezclan el desánimo, el descorazonamiento y la desesperación (es una traición del inconsciente que tratamos de reprimir, puede ser debido a un cansancio, debilidad o inquietud transitoria).


-Fuerza, vitalidad, salud, energía, sexualidad


Fuerza volitiva y vital física, tenaz y equilibrado. Actividad, decisión y dotes de mando, estable y con resistencia física. Regularidad y dinamismo en la actividad. Vitalidad, sentido del éxito y de la virilidad, resoluto, seguro, firmeza en los principios y una serie de buenas condiciones que emana de su relieve y vigor. Nobleza, valor, audacia, sinceridad. Preciso en las tareas que ejecuta. Busca realizarse en su medio, influyendo a los otros, en un movimiento activo y extravertido.


Deseos de contacto y relación. Energía en la lucha por la vida, actividad y ejecución. Proyección constructiva y generosa de la propia personalidad en pro de logros comunes o sociales. Timidez sexual, represión imaginativa consciente unida a una insatisfacción o frigidez, represión inconsciente por medio al pecado, insatisfacción sexual.


-Grado en los afectos


Influenciabilidad moderada. Equilibrio entre sentimientos y razón. Sociable. Deseos de aumentar los conocimientos. Cortesía. Moderación en los afectos y los impulsos. Actividad regulada y sentimentalismo sin excesos. Sabe controlarse sin perder el encanto que presta la afabilidad y el calor afectivo.


-Asimilación y comprensión


Calma, prudencia, equilibrio, serenidad y moderada. Carácter dócil, apacible y sociable. Claridad en las ideas, la posibilidad de mantener la atención en lo que se estudia o hace, el razonamiento y la precisión. Pausa y mesura en los trabajos mentales superiores. Realismo en cuanto se plantea o emprende. Reflexión, sensatez y autodominio. Regularidad en la actividad. Espontáneo y efusivo. Esfuerzo volitivo, logra empuje, ímpetu y contundencia tanto en el trabajo como en la exposición de sus ideas.


FirmaAlfonsoXIII

                                                                     Firma de S. M. el Rey Alfonso XIII



-Lógica e intuición


Irreflexivo, actúa y después reflexiona. Rápidas decisiones, cordialidad, da el primer paso en una reconciliación. Abnegado, altruista, capaz de darse o sacrificarse por los otros. Rápido de ideas. Inteligente de visión clara, atenta y con buenas dosis de imaginación. Espíritu constructivo y emprendedor con voluntad activa y dinámica. Abierto y franco, altamente sociable, necesitado de expansión y compañía. Buena voluntad. Entrega, generosidad y desprendimiento, rápida comprensión de los otros.


-Orden y claridad en las ideas


Exuberancia y riqueza representativa. Naturalidad, espíritu campechano. Pocas exigencias en el tren de vida. Sentido del ahorro y la economía. Prudencia, influencia materna o del pasado, tendencias tradicionalistas. Sociabilidad, decisión e iniciativa. Diligente en acudir, obedecer, complacer, ayudar, prestar socorro, aconsejar o aliviar a los demás. Orden, buen gusto, ponderación. Buen juicio y respeto a los demás. Buen empleo del tiempo y la actividad. Preocupación por el horario y a puntualidad.


-Grado de cordialidad


Natural y espontáneo. Pronto a dar el primer paso en las reconciliaciones. Rompe fácilmente el frío de los contactos sociales. Autocontrol y dominio de los impulsos. Reflexión. Medir los pasos que se piensan dar, utilizar la prudencia y la moderación. Firma propia de las personas imparciales, razonadoras y objetivas, se dominan los afectos, las emociones y también las exteriorizaciones. Equilibrio entre la extraversión y la introversión. Entereza y auténtico. Armonía entre el “yo” manifestado y el “yo” íntimo. Exacto conocimiento de sí mismo. Contención en el exterior y el trato social – profesional de un natural afectuoso, cordial, sentimental que no se siente comprendido en los determinados ambientes en que se advierta. Procura poner a salvo lo afectuoso, por temor a ser defraudado, por margas experiencias pasadas. Exacta valoración de sí mismo. Se mueve en sociedad con la importancia que a su juicio le corresponde. Preponderancia de la intimidad familiar, del núcleo familiar sobre el social. Se defiende su independencia y su intimidad de la sociedad.


-El resumen de lo que buscamos en la vida, Tipo de ambiciones


Vanidoso, se ambiciona ser conocido, que el nombre propio suene y sea alabado por todos, deseos de imponerse a los demás. Remachado insistente de la propia importancia y personalidad. Original de carácter, se sale de lo normal, de lo corriente. Superación de dificultades después de los obstáculos y vacilaciones originales. Tendencia inconsciente a repasar lo hecho. Reflexión, prudencia y deseos de una perfecta ejecución.


-Precisión y atención


Deseos de afirmar la propia personalidad, de afianzar las ideas o creencias.


-Voluntad y persistencia


La personalidad se encuentra en un punto también medio, pudiendo imponerse o someterse a los demás según convenga a su puesto de trabajo, o situación en la vida. Sumisión, le van mejor las ocupaciones dirigidas, la realización que la planificación. Decisión, amor a las realizaciones, impulsos en pro de las empresas personales, iniciativa. Impulsos irrefrenables, irreflexión, ardor e impaciencia que puede rayar en audacia. Difícil control de los impulsos. Espíritu arriesgado. Desvirtúa la largura, la potencia de la voluntad de indica impaciencia, curiosidad, iniciativa, impulsos fuertes mal regulados, un poco a palos de ciego, empujados por la prisa en terminar. Persistencia y dinamismo.


-Canalización de la energía


Canaliza su energía en el plano de la realización, la decisión, la iniciativa, bien por esfuerzos conscientes educativos, bien por dar preponderancia por su trabajo o concepción de la vida a este factor, o por condición de aptitud temperamental. Impaciencia, vivacidad y actividad.


-Ego individual


Franqueza, abertura de sentimientos, expansión y ternura para todos sin distinciones. Facilidad para exponer las cosas de forma sugestiva. Facilidad de expresión. Espontaneidad. Manifestación pronta y sincera de afectos y emociones. Extraversión. Credulidad, capacidad admirativa. Gran expansión y comunicación de su interioridad emocional o verbal. 


Ansias de perfección. Coquetería íntima. Búsqueda de afectos y elogios. Busca ayudas en los demás para subir y triunfar, firmeza. Dureza, constancia, fuerza, tenacidad. Precisión, justeza, energía. Habilidad. Capacidad para variar según las oportunidades, los propios resentimientos y la tenacidad defensiva de las propias ideas. Aptitud para entender la habilidad ajena. Captación de ideas sin aferramiento. Olvido cordial de las ofensas. Deseo de cambio, huida del medio ambiente que le rodea. 



_____________________

Autor: Francisco Mascaró Artigues

Perito Judicial Documentólogo

Grafólogo Forense 

Medalla de Oro Europea del Trabajo






*****************************************

Bibliografía:


• Pérez Guzmán y Gallo, Juan. Grafología real de España

• www.elmundo.es

• www.abc.es

• http://www.cervantesvirtual.com/bib/historia/monarquia/alfonso13.shtml

• https://es.wikipedia.org/wiki/Alfonso_XIII_de_Espa%C3%B1a

• GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, Enrique (1995). «La obra humanitaria del rey Alfonso XIII durante la Primera Guerra Mundial». Mar oceana: Revista del humanismo español e iberoamericano (Madrid: Universidad Francisco de Vitoria) (2): 283-296. ISSN 1134-7627.

• GONZÁLEZ CALLEJA, Eduardo (2003). «El ex-rey». En: Javier Moreno Luzón (Ed.). Alfonso XIII, un político en el trono (Madrid: Marcial Pons): 403-436. ISBN 84-95379-59-7.

• HALL, Morgan C. (2005): Alfonso XIII y el ocaso de la monarquía liberal, 1902–1923, Madrid, Alianza Editorial, ISBN 84-206-4790-X

• MARTORELL LINARES, Miguel (2003). «El rey en su desconcierto. Alfonso XIII, los viejos políticos y el ocaso de la monarquía». En: Javier Moreno Luzón (Ed.). Alfonso XIII, un político en el trono (Madrid: Marcial Pons): 373-402. ISBN 84-95379-59-7.

• MORENO LUZÓN, Javier (2003). «El rey de papel. Textos y debates sobre Alfonso XIII». En: Javier Moreno Luzón (Ed.). Alfonso XIII, un político en el trono (Madrid: Marcial Pons): 23-58. ISBN 84-95379-59-7.

• OLÁBARRI GORTÁZAR, Ignacio (1996). «Problemas no resueltos en torno al pronunciamiento de Primo de Rivera». Revista de Historia Contemporánea (Sevilla: Universidad de Sevilla): 223-248. ISSN 0212-4416.

• PEÑA GONZÁLEZ, José (2003). El poder presidencial en la constitución de 1931: (análisis jurídico y consecuencias políticas). Priego de Córdoba: Patronato Niceto Alcalá-Zamora y Torres. pp. 135-138. ISBN 8493207195.















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.