miércoles, 15 de agosto de 2018, 09:37
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Los Tercios y el Gran Capitán

|



J.ManuelYribarren

Nuestro diccionario de la Real Academia Española define el término Tercio, de entre sus numerosas acepciones, en la militar como: "regimiento de infantería española de los siglos XVI y XVII".


IMG 20160923 0002

Los Tercios, nuestros Tercios, fueron el primer ejército moderno europeo y la mejor y más temida infantería de Europa durante siglo y medio (años 1500 a 1650). Oficialmente fueron creados los denominados "Tercios viejos" por el Rey-Emperador Carlos I de España y V de Alemania, aunque ya se habían comenzado a gestar durante el reinado de los Reyes Católicos.


No obstante, el origen del término Tercio es dudoso. Posiblemente esté inspirado en las falanges macedonias e incluso en las legiones romanas. O posiblemente provenga de "tercio", 3000 hombres. De cualquier manera, la palabra tercio tal como se ha hecho famosa en todo el mundo se deba a nuestro Rey-Emperador Carlos I, popularmente conocido como "el César", que consiguió la unidad militar más admirada, respetada y temida del ejército español.


Sus soldados eran hombres orgullosos y valientes que por encima de todo ponían su HONOR y su HONRA personal, prefiriendo la muerte a la deshonra. El término camaradería que designa la fraternidad entre los soldados, nació hace más de cuatro siglos con los camaradas de los Viejos tercios.


Sus miembros eran voluntarios, su alistamiento por tiempo indefinido, su formación se hacía dentro de su unidad y no estaban obligados a jurar lealtad al Rey.


En los Tercios había desde humildes gañanes hasta primogénitos de Grandes de España, desde labradores hasta personalidades de las letras. Una cuarta parte de los soldados eran bachilleres o nobles y por ello con derecho a utilizar el tratamiento don.


Durante las últimas décadas del siglo XVI y todo el siglo XVII Flandes fue el escenario de hazañas que fueron la admiración del mundo.


Hay que destacar el trato que se daba a los que eran hechos prisioneros. Lo normal era cuidarlos y curarlos.


La vida del soldado era muy dura, sacrificada y llena de privaciones, pero su espíritu militar y el orgullo de la patria que defendían , junto con su sentido del honor y del valor hacía que superaran sin dificultad los contratiempos y de ahí el que fueran respetados, temidos y admirados por todos sus rivales.


Las rebeliones de Portugal y Cataluña en 1640, junto con los inacabables enfrentamientos en el norte de Italia contra Francia, el cambio de las armas que se utilizaban, y las continuas acciones de la piratería berberisca y turca, originó la necesidad de nuevos soldados en gran número, lo que no se pudo lograr, todo lo cual hizo que los Tercios fueran perdiendo eficacia y provocó que con el ascenso al trono de España del Rey Felipe V conocido como "el Animoso" se acabaran los Tercios, decretando en 1704 la transformación de los tercios en regimientos.


                                         La Batalla de Racroi de Augusto Ferrer-Dalmau


Volviendo a nuestro ejército, varias unidades de la Legión, de nuestra Infantería y de la Armada llevan con orgullo nombres tales como: Tercio Juan de Austria, Tercio Alejandro Farnesio, Tercio Gran Capitán y Tercio Duque de Alba y otros.


Mi admiración personal se inclina por el GRAN CAPITÁN porque a su valor y destreza en el uso de las armas, unía su predisposición siempre a dialogar con el enemigo para evitar siempre que fuera posible el derramamiento de sangre y la pérdida de vidas humanas.

Fernando Fernandez de Cordoba


Fue noble, político, militar, caballero, Comendador de la Orden de Santiago, participó al servicio de los Reyes Católicos en la guerra de Granada; en la primera y segunda guerra de Italia; y en la tercera guerra turco-veneciana; sobresaliendo en el asalto de Antequera y en el sitio de Tájara, demostrando en todos ellos unos muy destacados dotes de mando.


El Gran Capitán ha sido uno de los más extraordinarios jefes militares de todos los tiempos. Se acaban de cumplir 500 años de su muerte sin que los españoles hayan rendido el homenaje que se merece tan gran hombre.


Siempre estaba en primera línea de combate. Con frecuencia sentaba a sus caballeros en su mesa. Conocía a los suyos por sus nombres. Era idolatrado por sus soldados y admirado por todos. Fue un gran genio militar que revolucionó la técnica militar mediante la reorganización de la infantería en coronelías, fuente de los futuros tercios. Manejaba de manera que era la admiración de todos la infantería, la caballería y la artillería.


Fueron sus grandes dotes como militar y su fidelidad a su señor el Rey los que hicieron que acompañase primero a los Reyes Católicos y más tarde al Rey- Emperador Carlos I, que lo nombró "Caballero de la Espuela Dorada".


Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, tenía 17 años cuando quiso entrar en el Monasterio de los Jerónimos de Valparaiso, cerca de Córdoba, pues siempre fue un hombre muy religioso, pero un día Fray Antonio de Hinojosa, prior de los Jerónimos, le dijo: "vete enseguida, hijo, que para mayores cosas te tiene Dios guardado".


Cuanto acabo de escribir es solamente un pequeño resumen de lo que he considerado más destacado de la historia de nuestros TERCIOS ESPAÑOLES y de su más grande comandante Gonzalo Fernández de Córdoba - EL GRAN CAPITÁN .




_________________________________________________

Autor: J.M. Yribarren de Acha y de las Alas Pumariño

Abogado. Escritor

Secretario Nacional de Investigación y Ciencia de la H.N.M.E.

Presidente-Delegado de la H.N.M.E. en Alfaz del Pi (Alicante)

Secretario Provincial de Alicante





















Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.