lunes, 25 de septiembre de 2017, 11:37
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

En el espejo claro del Guadiana

|

PremiosEjercitodelAire


En la reciente XXXVIII edición de los premios "Ejército del Aire 2016" ha resultado finalista del premio de poesía con la obra que lleva por título “En el espejo claro del Guadiana”, don José Gabriel Risco Pablos, - finalista también el  I Certamen Internacional de Poesía y Relato Corto Felipe VI (2016), otorgado por la Hermandad Nacional Monárquica de España -.


En la obra, rinde homenaje póstumo al teniente del Ejército del Aire Don Antonio Gil Miguel que falleció el 12 de enero de 1989 al estrellarse el avión F-5 que pilotaba en el término municipal de Orellana la Vieja (Badajoz). El motor del F-5 se paró mientras sobrevolaba el embalse de Orellana y el joven teniente consiguió dirigir la aeronave fuera del núcleo urbano sacrificando su vida al realizar la maniobra.


JoseGabrielRiscoPablos 1

En el espejo claro del Guadiana



Al teniente D. Antonio Gil Miguel, in memóriam


En el espejo claro del Guadiana su nave

brilló en la alborada –oh metal refulgente–

de un cristalino día amanecido cual ave

que navega airosa –oh espíritu valiente–.


Con su volante cuerpo, inmerso en el fluido

de ondas orbiculares –expandido, flexible–,

se deslizó ligero en la alfombra de ruido,

dejando tras de sí una estela inasible.


Pero el rugido motriz se quebró –oh fatalismo–.

La aeronave sin rumbo se dirigió en la esfera,

como pluma ligera, hacia un trágico abismo

de caída libre con el aire por barrera.


Un silencio infinito se hizo en su camino

–eucaliptos y pinos de ámbito celeste–.

En el azul estaba trazado su destino

que penosamente se tornó de oscuro veste.


Tras el pantano bullía un pueblo en sus albores

–en patio de colegio canto alegre de niños,

mujeres entregadas a honrosas labores,

labriegos trabajando la tierra con aliños–.


¡Corazón combatiente!, teniente heroico y brioso

que generosamente batió sus grises alas

franqueando el núcleo de un pueblo laborioso

que lloró al saberse postrero de sus escalas.


Viró su avión –estoico–, desde la baja altura,

avanzando hacia el fondo abisal de un ocaso.

La huella luminosa de su humana estatura

surca en el firmamento de nuestro interior raso.


Su alma reposa en paz –dulce serenidad–

volando por un cielo de inmensa eternidad.





____________________

Autor: José Gabriel Risco Pablos

2º Premio de Poesía en I Certamen Internacional de Poesía y Relato Corto Felipe VI (2016)












Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.