jueves, 23 de noviembre de 2017, 17:41
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Por la defensa y la permanencia de monarquía en España

|

La segunda república - que en abril de 1931 entró por la puerta trasera de las elecciones municipales mayoritariamente ganadas por las candidaturas monárquicas en el conjunto del estado, haría aprobar por sus Cortes unicamerales una Ley de Defensa de la República de muy dudosa constitucionalidad.


Han pasado casi ochenta años y en la España del 2016 la Monarquía parlamentaria es la forma de gobierno en vigor. El jefe del Estado es Su Majestad Don Felipe VI de Borbón y Grecia, bisnieto del Rey que había el 12 de abril de 1931 y que hubo de marcharse al exilio por causa de las dichosas elecciones municipales. Claro que para que de hecho volviera la Monarquía (acontecimiento que tuvo lugar el 22 de noviembre de 1975 con la proclamación de Don Juan Carlos I, padre del actual soberano), antes tuvimos que pasar por tres años de guerra civil o más bien dicho "incivil", que dividió a nuestra España en dos zonas; ambas capitaneadas por partidos totalitarios; de izquierdas en una zona, y de derechas en la otra; aunque tales partidos de cultivo totalitario, en tiempo "normal", no representaban siquiera un uno o un dos por ciento de votantes o simpatizantes de tales partidos totalitarios. E igualmente tuvimos que aceptar al final de aquella guerra entre rojos o republicanos y nacionales o fascistas (adjetivos a usar según la simpatía o antipatía de cada cual) entre el 1º de abril de 1939 y el 20 de noviembre de 1975 una dictadura militar o cívico militar descaradamente totalitaria al principio y que tras la segunda guerra mundial se quedaría en autoritaria simplemente. Dictadura cívico militar que tan sólo en 1947 restablecería de jure el principio monárquico como forma de gobierno del Estado español. Principio monárquico ratificado en 1958 por el punto octavo de la Ley de Principios del Movimiento Nacional que mencionaba a " La Monarquía Católica Social y Representativa".


Dicho todo esto, en 2016 vemos a diario ponerse en marcha movimientos antimonárquicos. Cualquier cosa parece servir para hablar mal de los reyes y derrocar la Monarquía. Me estoy preguntando si quizá no sería oportuna una ley que defienda y proteja la Monarquía. No es que personalmente, la actual liberal me encante especialmente pero es la que hay y dar paso a una tercera república soñando que luego vendrá el tipo de Monarquía "legitimista" que me pueda gustar es soñar pajaritos en la luna. Por tanto mejor pájaro en mano que ciento y uno volando.


En España la monarquía es un sistema de forma de gobierno que representa la moderación y el equilibrio. 


El rey o la reina y con él o ella la dinastía a la que pertenece representan al conjunto del Estado y esta por encima de las disputas y caprichos de los partidos políticos. 


La jefatura del Estado en una Monarquía, incluso con gobiernos constitucionales y democráticos, no tiene que ser democrática sino tan sólo imparcial. El rey o la reina así como todos sus familiares con derecho a la sucesión a la Corona no pueden estar afiliados a partido político alguno ni expresar públicamente preferencias o antipatías partidistas sobre ideologías o interpretaciones de índole cultural e identitario. El rey o la reina han de investir jefe del ejecutivo al ciudadano o ciudadana que los colegios legislativos han investido ya para dicho cometido. 


El rey o la reina han de respetar y aceptar la soberanía del conjunto de la ciudadanía e incluso de los territorios que forman el conjunto del Estado, pero la persona jurídica del rey o de la reina así como la sucesión dinástica del mismo, no deben ser objeto de reforma o de debate alguno. Se impone una ley de defensa y permanencia de la Monarquía basado en criterios de selectividad, de conocimientos de tradición, historia y etiqueta. VERDE!



___________________

Autor: Joan Estades de Moncaire y Bisbal













Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.