miércoles, 22 de noviembre de 2017, 02:44
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015
Mientras PP y Ciudadanos probablemente sacarían tajada de una tercera cita electoral, PSOE y Unidos Podemos podrían pagarlo muy caro

​La clave está en unos terceros comicios

|

PP. La táctica de los conservadores será apretar las clavijas al PSOE planteándole la cruda realidad en dos opciones: o facilita un Gobierno del PP, mediante una abstención, o terceras elecciones a la vista, que les acercarían mucho a la mayoría absoluta. Es por ello que, al final de la pantomima que sin duda nos obligarán a presenciar, el PSOE se verá obligado a facilitar un Gobierno del PP, salvo que los socialistas quieran cavar su propia fosa en unos terceros comicios.


PSOE. Como era de esperar, lo primero que hará el PSOE el próximo sábado en la reunión de su comité federal, será dar un no a la investidura de un candidato del PP, pero esa negativa habrá de ser lo suficientemente ambigua como para que D. Mariano y, sobre todo, la opinión pública crean que, si logra pactar con Ciudadanos, PNV y CC, los socialistas se verán obligados, por el bien del país, a facilitarle, vía abstención, el escaño o, en todo caso, los que falten para lograr la mayoría.

Dado que Albert Rivera exige la cabeza del Sr. Rajoy, como paso previo a cualquier forma de pacto estable, no parece posible que Ciudadanos vaya más allá de una abstención, así que, al margen de sorpresa mayúscula en forma de cambio drástico de táctica del Sr. Rivera, a D. Mariano le tocará intentar convencer al PSOE.


Cuando ya quede claro que Mariano Rajoy es incapaz de pactar una mayoría suficiente para la gobernabilidad, el PSOE se abstendrá en beneficio de un Gobierno del PP en solitario. En este punto, no creo que el PSOE exija que el PP cambie de líder, ya que ello podría ser la excusa perfecta para que los populares se decantaran por romper la baraja (terceras elecciones). Y, sí, la razón primordial para que finalmente el PSOE facilite un Gobierno pepero, tenemos que buscarla en que unas terceras elecciones podrían ser catastróficas para los socialistas. Tampoco conviene olvidar que el PSOE necesita tiempo para recomponerse, y don Mariano, tan previsible e inoperante él, parece la persona idónea para concedérselo.


Ciudadanos. Está atado de pies y manos de su propia táctica, es decir, el refrendo a Mariano Rajoy el 26J, unido a la pérdida de votos de Ciudadanos, les desautoriza a la hora de pedir la cabeza del líder popular. Por otra parte, Albert Rivera sabe que en unas terceras elecciones, el PP tendría muchas probabilidades de aumentar sus votantes, con lo cual, si Ciudadanos logra asentarse en la franja de escaños que ahora ocupa, una tercera cita electoral podría convertirlo en el partido clave para la gobernabilidad. De ello se deduce que a Albert Rivera, ahora sin posibilidad de lograr un protagonismo realmente determinante (siempre depende del PSOE), le viene como anillo al dedo que no haya pactos y consecuentemente, se tengan que celebrar nuevas elecciones.


Unido Podemos. De momento, no cuenta para la formación de Gobierno. Se está deshilachando a base de estirar el partido de dos extremos no solo tácticos, sino también estratégicos. Efectivamente, mientras el Sr. Errejón no quiere etiquetas para Podemos, D. Pablo se afana en etiquetar a los podemitas. A partir de ahí, el caos se origina en el propio concepto. D. Íñigo pretende un Podemos que pueda pactar con cualquiera que muestre unos mínimos reivindicativos de los grandes asuntos, trabajo, sanidad, educación… Mientras, D. Pablo quiere liderar un movimiento que aglutine a socialdemócratas, populistas y comunistas, que signifique una alternativa al PP, aprovechando que los peperos no quieren cambiar a un líder repudiado incluso por los partidos afines a su ideología. Unido Podemos está tan poco interesado en unas nuevas elecciones, como lo está el PSOE, así que, es de prever que, de momento, muestre un mensaje de contención, a ver si suena la flauta y el PP logra formar Gobierno.





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.