jueves, 21 de septiembre de 2017, 03:32
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

​Podemos no puede consigo mismo

|


Confieso que en sus principios Podemos me interesó mucho. Era una bocanada de aire fresco en una atmósfera tan caliente como viciada a todos los niveles.


Empecé por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y me despaché sus respectivas tesis doctorales. Seguí, mucho más superficialmente, con Carolina Bescansa y Juan Carlos Monedero. Y bien, no tardé en tener la sensación de que el mayor problema de Podemos sería el propio Podemos o, mejor dicho, sus figuras más relevantes.


Efectivamente, D. Pablo y D. Íñigo, dos politólogos jóvenes y brillantes en el terreno teórico, que deberían ser el mayor activo de su partido, en realidad, son un gran lastre para las aspiraciones podemitas. Está más claro que el agua que ninguno de los dos estaba preparado para asimilar el éxito que obtuvieron hasta el 20D. Otra cosa que ha quedado muy clara es que no es lo mismo la teoría que la práctica. Los dos jefes de Podemos seguramente son brillantes cuando se dirigen a sus alumnos, pero a la hora de enfrentarse a políticos experimentados esa brillantez no aparece por ningún lado, de manera que, cuando han tenido enfrente a Mariano Rajoy, han mostrado una bisoñez de altos vuelos.


Veamos, ¿cómo es posible que a un partido con 2 años de vida, le ofrezcan formar parte de un Gobierno junto al PSOE y Ciudadanos, y por toda respuesta monte una paparrachada de sillones y salidas de tono? ¿Cómo es posible que a un partido que, según reza en su página web, “nace con la voluntad de construir una forma nueva de hacer política”, cómo es posible que ese partido no quiera desalojar del poder precisamente al partido que con sus políticas ha sido clave para la propia existencia de Podemos? Además, como ya escribí hace bastantes meses, Podemos no ha sabido ver que para ellos el elemento fundamental se halla en la posibilidad de poder negociar y en su caso pactar con todas las formaciones políticas, de tal manera que para los podemitas, vetar opciones de centro es un gran error estratégico, 


El problema de Podemos es conceptual, porque sus líderes adolecen de una idea clara. Primero se definieron como un partido diferente y cuando se dieron cuenta de que un partido antisistema, sobre todo en Europa, no va a ninguna parte, quisieron formar parte del sistema. Sin embargo, su trasvase ideológico ha ido de un error al otro, el más grande ha sido fusionarse con los comunistas, porque ello posiciona claramente a un partido que no debería tener etiquetas

y mucho menos que signifiquen extremismos trasnochados. 


Los Srs. Iglesias y Errejón, embarcados en enfrentamientos conceptuales, no se han dado cuenta de que la única razón de la existencia de un Podemos alternativo a los grandes partidos, es un Podemos regenerador del sistema. Ni antisistema, ni comunista. Y sí anti lacras del sistema.


En fin, el 20D, D. Pablo y D. Íñigo tuvieron una oportunidad histórica, nada menos que formar parte de un Gobierno alternativo al PP, pero la desperdiciaron. Ahora, después del 26J, les tocará demostrar si han entendido la lección. Los españoles no quieren majaderías, sino políticos que sepan lo que pretenden y cómo conseguirlo. Y si los podemitas no lo entienden, terminarán por ser un partido muy poco relevante.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.