domingo, 17 de noviembre de 2019, 23:25
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Conviértete en la anfitriona perfecta

|




Quedar bien y ser la perfecta anfitriona es lo que todos deseamos cuando recibimos en casa. Para ello, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle. Estar pendiente de qué invitados se llevarán mejor, entre sí, para sentarlos cerca; decorar la mesa según la clase de evento que se celebre; que haya flores en la casa o tener un amplio surtido de bebidas son algunos trucos imprescindibles.


Como primera y primordial medida deberás decorar el hall de la casa o recibidor, con flores y velas; para que haya en el ambiente un aroma fresco y natural, coloca un jarrón con flores en la entrada; una opción es rociar la estancia con ambientador, aunque este debe ser muy poco intenso. 


Recuerda que la primera impresión es fundamental. Tu carta de presentación dice mucho de ti. Al poner un pie en tu casa, los invitados deberán quedar gratamente sorprendidos por la calidez que desprende tu hogar.


Es muy importante que habilites un lugar para dejar los abrigos de manera ordenada. Despojar a tus invitados de los abrigos, para que estén como cómodos, es lo primero que deberás hacer. En caso de no poseer un perchero lo suficientemente amplio, los dejarás encima de la cama de un cuarto. 


Las bebidas


Bebidas

¿Qué queréis tomar? Este será el segundo paso en tu carrera hacia la anfitriona perfecta. Para conseguir que sea más fácil servir rápidamente a todos, habrás colocado un “bar” en la cocina o en el lugar donde recibas, con las bebidas perfectamente colocadas.


En ese mismo lugar tendrás una hilera y vasos (de vino, para refrescos, copas…). Ten todo preparado: vino, cava, cerveza, vermut, agua y refrescos.


El vino tinto debe servirse a temperatura ambiente, es decir templado (entre 16 y 18 º C). Si se trata de un vino de reserva deberás escanciarlo en un decantador, unos veinte minutos antes de servir, para que esté bien oxigenado.


Por el contrario, el vino blanco deberá estar frío (7 y 10º C ), al igual que ocurre con el cava (5º y 7º.), en caso de no ser así preferirás no servirlos.


Durante la cena cuidarás de que conserve el frío con la ayuda de una cubitera con hielo.


Los licores de frutas, para después de la cena, sírvelos en pequeños vasitos helados.


Todo a punto


La mesa tiene que estar lista. Cuando lleguen tus invitados, tienes que tener todo listo y a punto, con todos los detalles perfectos. No hay nada más desagradable que una anfitriona que no para de ausentarse del lugar de celebración.


En función del número de comensales, te decantarás por sentarlos a la mesa o celebrar una cena tipo buffet, esto último en caso de ser más de ocho invitados, en todo caso, siempre dependiendo del espacio disponible.


Puedes optar por utilizar un mantel o manteles individuales. Si tienes dudas acerca de cual elegir, con el color blanco tanto en vajilla como en mantel nunca fallarás, aunque el azul es también una elección elegante y muy chic. Lo ideal es que tengas bajoplato, plato llano, hondo y de postre.

Cristalería


La cristalería, sin embargo, no puede ser elegida al azar, el mejor cristal transparente (nunca cristal grueso u opaco) vestirá tu mesa y deberás hacer uso de las tres copas: agua, vino y cava. 


Las flores dicen quién eres


Los arreglos florales o las velas siempre vienen bien, pues crean un ambiente acogedor y de persona que se preocupa por la belleza de su entorno. En caso de colocar las flores en el centro de la mesa, deberás quitarlas justo cuando vayas a servir el primer plato, es decir, durante la comida no debe haber flores sobre la mesa.


Si la mesa va a ser servida, las primeras son las mujeres de mayor edad, después las mujeres de cualquier edad y finalmente los hombres, siendo el hombre de la casa el último plato en servirse.


Baños

El cuarto de baño de invitados es uno de los factores más importantes, por tratarse de la zona casi más visitada de la fiesta. Está de más hablar de la limpieza, con toallas nuevas, papel higiénico, jabón de manos, un jarrón con flores y un ambientador suave. No olvidarse de ningún detalle.


El menú


Respecto al menú, si se trata de una cena no debe ser muy copiosa, pero tampoco puedes dejar a tus invitados con sensación de hambre.


De postre es recomendable apostar por frutas frescas y chocolate, además de un postre elaborado, pues no olvides que para muchos comensales esta parte la consideran como la más importante de la cena.


Además ofrecerás café y licores.


Una rápida recopilación


- Planea tu fiesta hasta el último detalle.


- Trata de que los invitados sean afines y no hayan tenido problemas en el pasado.


- No invitar a más personas de las que puedan estar cómodas en un determinado espacio.


- Si se trata de una cena informal no mandes invitaciones, mejor llama por teléfono.


- Haz tu lista, con tiempo, planea tu fiesta y tu menú, para poder tener en cuenta las bajas de última hora. 


- Lógicamente, la limpieza es fundamental, más importante que cualquier otro aspecto de la celebración.


- El arreglo floral: una casa con flores transmite orden, belleza, frescura y atención por los detalles, pero no olvides que a la hora de comer no debe haberlas sobre la mesa.


- La cristalería: será de cristal fino y transparente.

Cubertería


- La cubertería será de plata y, en caso de no tenerla, será de acero inoxidable.


- Con mantelería blanca o azul nunca fallarás.


- Si tienes, usa bajoplatos.


- La vajilla blanca es una apuesta segura.


- La temperatura de los vinos es fundamental.


- Revisa los baños.


- Estate lista media hora antes de la cita.


- Pon música de ambiente.


- Recibe personalmente a tus invitados.


- Intenta que la conversación se mantenga siempre animada.


- No retengas a tus invitados, dales las gracias por haber asistido y despídelos con amabilidad.

















Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.