jueves, 22 de agosto de 2019, 13:40
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El gen viajero

|


Esther

Para los que al igual que yo no habíais oído hablar de él antes, he querido hacer este artículo, porque es interesante y entretenido buscar similitudes o diferencias entre cada uno de nosotros y la descripción que dan aquí de aquel que posee gen viajero o es adicto al viaje.


La revista Evolution and Human Behaviour publica una investigación sobre un receptor de Dopamina llamado DRD4-7r que sería el responsable del deseo de explorar, considerándolo “el gen del viaje”. La necesidad de viajar se localiza en los genes, estando asociados a los niveles de dopamina que llegan a nuestro cerebro siendo más o menos sensibles a los estímulos externos.


Según los especialistas solo un 20% de la población mundial lo tiene y nos aclara que aunque nos encante viajar este gen no tiene porqué estar en nuestro ADN pero si no podemos dejar de viajar, de pensar en escapadas o nuevos destinos, entonces seguro que SI está en nosotros.


Avinviaje

Lo cierto es que se pierde la parte bonita del anhelo de viajar cuando se lee que es por cuestión de genes pero luego lo piensas y dices…¿Por qué para algunas personas dejar el lugar donde residen, su entorno habitual es un esfuerzo tremendo y no lo hacen si no es por una fuerza mayor y en cambio para otros la mínima posibilidad de cambiar, de irse de viaje es muy notable pareciendo que siempre tienen la maleta preparada y con un sí enorme en la boca cuando alguien propone una escapada fuera del hogar o un cambio nuevo?.


Fijaos bien y veréis como aquellos que también se sienten atraídos por los viajes tendrán en mayor o menor medida sensibilidad por las nuevas metas, mayor curiosidad y cierta pasión por emprender un viaje o una aventura. También les suele gustar probar nuevas comidas y conocer gente.


¿Cómo se pueden reconocer? Pues facilísimo:


- Piensas que un día libre sin viajar es un día perdido.


- Te encanta ver canales o programas de viajes


- No te importa ver las fotos de los viajes que han hecho tus amigos, es más insistes en ver fotos.


- Cuando algún conocido menciona un destino tu dices … “Quiero ir, ¿Cuando vamos?”


Viaje en tren

- Al escuchar un destino de viajes comienzas a organizar ese hipotético viaje que harías


- Tener una hucha de ahorrillos sólo para tus viajes o escapadas.


- Perder la noción del tiempo buscando por la zona de viajes en las librerías.


- Tienes síndrome de "Diógenes del viajero" ya que recoges y acumulas multitud de folletos y catálogos de viajes.


- Buscas un “chollo” de vuelo barato, de oferta imposible de rechazar y cuando la encuentras la pregonas a los cuatro vientos.


- Manejas los buscadores de viajes como un experto y te sabes las rutas, los horarios, las webs de las compañías aéreas al dedillo.


Si te identificas con al menos cuatro de estos puntos…enhorabuena y disfruta de ese gen evitando largos periodos de sedentarismo.



___________________

Autor: Mª Esther Ortega

Diplomada en Enfermería (DUE)

Amante de los viajes


















Deja tu comentario

1 Comentarios

1

Muy interesante! Nunca hubiera imaginado que hay un gen viajero! Parece mentira que los genes determinen tantas cosas de nuestra vida y nuestras acciones. Y nosotros sin saberlo!

escrito por Pilar Alves 15/feb/16    13:44

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.