miércoles, 18 de octubre de 2017, 17:00
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

​Epístola para el líder del PSOE

|


Estimado D. Pedro Sánchez:

A estas horas, aún no ha logrado centrar su discurso. Me pregunto ¿por qué está esperando? Y llego a la conclusión de que está preparando la escena, para que la aparición de su argumentario se haga en el marco que usted supone ideal. Efectivamente, aseguraría que, finalmente, pactará con el PP y, por supuesto, con don Albert Rivera. Sin embargo, también creo que esperará un buen rato.


Y ¿cuáles son las razones que le impulsan a procurar el pacto con PP y C’s,? Obviamente, son de carácter partidista. Son las que más les convienen al PSOE y, claro está, a usted mismo. Por ejemplo, imaginemos un escenario de nuevas elecciones; no hace falta tener grandes dotes de adivino, para aventurarle a usted un descalabro monumental. Desde la discusión de su liderazgo, entre sus propios compañeros, hasta la muy previsible bajada de votantes socialistas en beneficio de Podemos e, incluso, del PP.


Por otra parte, la cantinela que usted promulga a los cuatro vientos, es decir, el pacto entre fuerzas progresistas, véase Podemos y C’s, suponiendo que lograra convencer al Sr. Rivera de que se suicidara políticamente, no serviría para lograr cambios verdaderamente estructurales, por la sencilla razón de que para lograrlos, es aritméticamente necesario el concurso del PP. Por no hablar de que si usted pactara con Podemos, su líder Pablo Iglesias, acabaría por comerle toda la tostada, porque se arrogaría cualquier logro socio-político, en eso, como en bastantes otros asuntos, don Pablo es un maestro.


Por consiguiente, ¿cuál es la mejor opción para usted? Su mejor opción, don Pedro, no es otra que pactar con PP y C’s, un pacto de partidos constitucionalistas, es decir, más natural, imposible, sobre todo, en estos precisos tiempos que nos están tocando vivir. Un pacto que aritméticamente es suficiente para proceder a las reformas estructurales que usted y Rivera consideran tan necesario acometer. No hace falta decir que usted y don Albert podrían sacarle todo cuanto quisieran al Sr. Rajoy. Él está dispuesto, lo ha manifestado repetidamente.


Estimado Sr. Sánchez, permítame ponerme en su lugar, para decirle lo que haría si estuviera en su caso. Lo primero, dejar a don Pablo Iglesias con dos palmos de narices. ¿Cómo?, haciendo mías las reivindicaciones del líder podemita, sobre todo, de carácter social, aclimatándolas a la verdad del presupuesto, sin más límites que los constitucionales. Y ¿qué lograría con ello?, nada más y nada menos que consolidar mi liderazgo de la izquierda, en detrimento de Podemos, que se quedaría sin argumentos válidos para lograr una buena gestión opositora. O sea, el temor de usted a que Podemos hiciera una oposición devastadora, sería infundado, puesto que las políticas a criticar serían muy parecidas a las que pregonan los propios podemitas. ¿No le parece, Sr. Sánchez, que si usted consigue que se apliquen ciertas políticas sociales, al mismo tiempo conseguirá que Podemos se radicalice más? Quizá radicalizarse sea sinónimo de restarse adeptos. ¿Me explico?


En fin, don Pedro, iremos comentando su singladura actual, desde luego, muy interesante y con importantísimas consecuencias para toda España, según sea su decisión final.

Un cordial saludo. 





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.