martes, 23 de octubre de 2018, 15:32
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

Salud sexual: La importancia del diagnóstico de la disfunción eréctil

|

Imagen

El aumento de la esperanza de vida a lo largo del siglo XX y XXI, hace que muchas personas vivan y van a vivir muchos años mas allá de su periodo fisiológico reproductivo, el cual está en los 50 años aproximadamente para la mujer con la llegada de la menopausia. En el varón, esa limitación no tiene una edad definida y potencialmente puede concebir hasta edad muy avanzada. Pero, también en el varón a partir de los 50 años comienza la mal llamada andropausia, pues no es un cese de los andrógenos, u hormonas masculinizantes, sino una disminución progresiva que lleva aparejadas una serie de repercusiones a nivel metabólico, así como el nivel del interés del deseo sexual, de la excitación y de la capacidad para conseguir y mantener el pene en erección.


Los fármacos que hoy la Medicina puede ofrecer al hombre que sufre de impotencia sexual han resultado un gran avance en la historia del tratamiento de de esta patología. Primero la pastilla azul y después las posteriores que se han probado como eficaces para la disfunción eréctil han solucionado este problema a hombre de todos los continentes y a sus parejas que han encontrado en esta medicación el fin a una tragedia que desecandena en la mayoría de los casos rupturas y distanciamiento, muchas veces definitivos. Pero ¿qué hacer cuando las pastillas no solucionan el problema de la Impotencia Sexual?


No todos los hombres pueden solucionar el problema de la falta de erección con las pastillas. Un cuatro por ciento de los varones –está probado en distintos estudios presentados en los foros de investigación de esta patología tienen que acudir a otros tratamientos. En un centro especializado como el Centro de Urología, Andrología y Sexología (Instituto de Medicina Sexual, acuden muchas parejas que no han podido solucionar su problema de falta de erección con fármacos. Es el especialista en Urología y dentro de esta especialidad, la de andrológica, el que realizará un estudio completo del paciente, tanto desde el punto de vista psíquico como orgánico con unas sencillas pruebas y exploraciones para así poder saber el tipo de disfunción que el paciente padece con la finalidad de indicarle el tratamiento adecuado. Las pruebas de diagnóstico afortunadamente no son dolorosas.


Si usted es uno de estos hombres que no ha podido conseguir superar su problema de erección con pastillas, no debe desanimarse. En ocasiones se presentan casos de pacientes que no han sido diagnosticados previamente a la toma de fármacos y por tanto, no están tomado los más apropiados y a menudo incluso, desconocen cómo y cuándo deben tomarse dichas pastillas. Otros casos son los de los hombres que presentan disfunciones de tipo psicológico ya sea por el stress o por problemas de pareja y muy frecuentemente por eyaculación precoz. El abuso del tabaco y el alcohol así como la obesidad no ayudan a tener una buena actividad sexual. Lo más importante es el diagnóstico porque tomar pastillas sin saber las causas de la falta de erección, es arriesgado. La impotencia en el 60 por ciento de los casos es desencadenada por otras patologías como la diabetes y la hipertensión. La toma de pastillas sin indicación médica no es aconsejable por esta razón y también por los efectos secundarios ya advertidos en sus prospectos y que alertan a aquellos pacientes con problemas de corazón que no las tomen sin antes consultar a su cardiólogo. 


Otras soluciones


Existen además de las pastillas otras soluciones para el problema de la impotencia sexual que el médico urólogo-andrólogo explica al paciente que llega a su consulta. Para aquellos que no puedan tomar pastillas por incompatibilidad con otras medicaciones. Existen los aparatos de vacío que con un buen aprendizaje resuelven el problema del hombre con determinados tipos de impotencia. Las inyecciones de sustancias vasoactivas siguen siendo el mejor tratamiento para un porcentaje de estos paciente. Por último, cuando ninguno de estos tratamientos farmacológicos han sido exitoso, la cirugía resuelve la falta de erección de una nafra definitiva y proporciona una espontaneidad en las relaciones sexuales puesto que el paciente con el implante de una prótesis de pene no tiene que planificar el momento de dicha relación sexual. 


La impotencia sexual es un problema grave y así lo consideran los especialistas que día a día reciben a hombres y mujeres que son victimas de este problema. Una consulta a tiempo puede resolver un problema que desencadena la ruptura de la pareja, de una familia con todo lo que ello supone.  



_____________________________

Autor: Mariano Rosselló Barbará.

Urólogo y Andrólogo
Instituto de Medicina Sexual
Centro de Urología, Andrología y Sexología 























Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.