miércoles, 19 de febrero de 2020, 22:55
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

El caso de la flor de estanque

|


0beaca2971b7b9183d2bdafd010d1645

Elena Rocher era una hermosa joven destinada por su belleza a andar por caminos de luz, donde todos se miran a sí mismos y son vistos de igual modo como observan a los demás. Así son las cosas en París. La joven en cuestión pertenecía a una familia con aires burgueses, pero con formato espartano para educar a su hija. Ella no era, obviamente, feliz.

Partió de su casa y jamás se la volvió a encontrar. En vano, la Police Nationale investigó por toda la France, mas fue imposible dar con su paradero.

Cierto día, un agente secreto obtuvo información acerca del posible lugar por el que la joven podría haber estado: Montmartre.

***

Policía: -Buenas noches. Identificación, por favor.

Joaquín Sorolla extrae rápidamente de sus pertenencias su carné y lo presenta.

Policía: -Usted?... Su documentación, por favor.

-No la he traído., deberé ir hasta mi casa. Soy Rodin... ¿No me reconoce?

-No, deberé retenerlo, contestó enfáticamente el efectivo policial.

-Momento-, intervino Degas-, ¿a qué se debe tanta inquisitoria? Me consta que el señor es Rodin.

Un tanto impaciente el policía espetó: -Señores, seré concreto. ¿Saben ustedes acaso algo de esta joven que ahora tendría aproximadamente treinta años?... Diciendo esto, muestra una ajada fotografía a la cual le falta una parte en el ángulo superior derecho.

Degas palidece intensamente. Reconoce al instante a la mujer: la había pintado en varias oportunidades y había perdido sus sueños por ella.

Balbuceando, agregó: -Creo haberla visto bailando mucho tiempo en un escenario del Moulin de la Galette.

-Diga usted todo lo que sepa de ella, señor Degas...

-Nada. Nada sé, ni nunca supe ni cómo se llamaba...

El policía montó en cólera ante la impasividad y hermetismo del pintor y casi gritando dijo: -¡Estamos hablando de una persona desaparecida. Esto es muy importante. Es una cuestión de Estado. ¡Y esta ajada foto de su adolescencia ya no nos sirve sino para dar a la gente cierta orientación acerca de su fisonomía...!

Venga por favor a mi estudio, -dijo conmovido Degas.

****

Fueron apresuradamente subiendo la empinada calle. Entraron. Edgar Degas abrió la ventana y la luz invadió el espacio con la violencia inusitada de las cosas que están por estallar.

-Aquí la tiene. Es ella... Mi "Flor de estanque"... La intensa luminosidad dio a la obra vida real, en un ambiente de sensualidad femenina...

París amaneció bajo titulares de "Caso cerrado. La flor de estanque vive".

En la actualidad, se encuentra en el Museo d' Orsay.

Zizi Kessler. Escrito en Montmartre, una tarde de abril 2018.


Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.