martes, 19 de noviembre de 2019, 08:05
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

LUCRECIA BORGIA, 500 AÑOS DE UN MITO Por Conde de Bevilacqua

|


Lucrecia B.

Y 500 años de una Leyenda Negra que aún perdura sobre la hija del Papa Alejandro VI Borgia, porque al cumplirse este 24 de junio el quinto centenario de su muerte la reputación de Lucrecia Borgia, la mujer más famosa del Renacimiento Italiano, pero a la vez la más perversa según sus enemigos de Roma, está lejos de ser restaurada.

En los últimos años la figura de Lucrecia Borgia ha despertado un interés más académico que morboso entre los historiadores, y muchos han acabado por presentarla si bien no como una santa, sí cómo una víctima de las manipulaciones e intrigas de su padre y su hermano César Borgia, cuya figura inspiró a Maquiavelo para su obra El Príncipe.  Lucrecia nació en un mundo en donde la castidad y la pobreza no eran precisamente las virtudes de la Iglesia de Roma, y más en una familia como la suya. Recordemos que hablamos de los Borgia, quienes aspiraron no solo a ser los amos de Roma, sino de toda una Italia unificada bajo su mandato, y precisamente Lucrecia fue un peón de ese juego político, la casaron 3 veces, en el que una vez que el marido dejaba de serles útil a su padre y su hermano este era repudiado o asesinado.  El matrimonio con su primer marido Giovanni Sforza fue anulado al año de celebrarse la boda, alegando que nunca fue consumado, su segundo esposo Alfonso de Aragón, fue asesinado por César, y tan solo el último, el Duque Alfonso I de Ferrara le dio estabilidad y la paz que Lucrecia había estado buscando desde un principio, y ya por fin lejos de Roma y del control de su padre.

Y sin embargo para una época en donde la mujer era de por sí cáliz de todos los vicios y pecados del mundo y lo ideal era que fuera virtuosa, callada y fiel, Lucrecia rompió todos los moldes. Criada en una corte Renacentista fue instruida en latín, griego, español, aparte de conservar el valenciano natal de su familia, francés e italiano y en dibujo y música. Era culta y bailaba con suma elegancia y gracia, y se mostraba llena de vida. Demostró además ser una eficaz administradora de los territorios de su marido cuando este andaba en campañas militares, y ya antes en ausencia de su padre Alejandro VI, ejerció como regente de la Iglesia, recibiendo a los cardenales y obispos sentada en el Trono de San Pedro.

Pero la leyenda, convertida en historia, que pervive, es la de una Lucrecia asesina y depravada que bebía en exceso, participaba en orgías y experimentaba con venenos letales. Esta leyenda desde el punto de vista de muchos falsa, se creó dado el interés que Lucrecia mostró por las ciencias y los experimentos con probetas de laboratorio. Falsa era la historia de que llevaba un anillo con veneno para asesinar a sus enemigos.

La otra leyenda negra, y más macabra si cabe, es que Lucrecia cometió incesto tanto con su padre como con su hermano, de quien incluso llegaron a decir se quedó embarazada. Pero lo cierto es que esa leyenda se originó años más tarde, cuando tanto Lucrecia como su padre y hermano yacían bajo tierra. Es de admirar que, a diferencia del resto de los finales atroces que tuvieron otros miembros de los Borgia cuando cayeron, solamente Lucrecia sobreviviera.  Al final murió el 24 de junio de 1519, a los 39 años, tras el parto de su último hijo.  Toda Ferrara lloró a la querida Duquesa.

Ni tan malvada, ni tan santa, ni tampoco un ángel ni un demonio, recordemos que era una mujer en un mundo de hombres. Un mundo en el que puñal y el veneno eran la política del día a día unidos a la diplomacia y a la extensión del poder personal, y más si cabe en la Italia Renacentista.

Fuera como fuera, Lucrecia Borgia sigue siendo a día de hoy un personaje enigmático, a la vez que siniestro, intrigante e interesante de estudiar, pero a quien ni a día de hoy desearías tener cerca ni como esposa o compañera de bailes y mascaradas.

Conde Bevilacqua Benedetti


Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.