viernes, 22 de noviembre de 2019, 11:16
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

MANUEL BERNÁ GARCÍA. COMANDANTE MÚSICO MILITAR CARGADO DE VALORES. Por Mª Consuelo Giner Tormo

|

M Berna (1)

Foto: Consuelo Giner y Manuel Berná. Homenaje ofrecido al compositor en Muchamiel (Alicante)

El día 21 de agosto de 1915 nació en Albatera (Alicante) Manuel Berná; dentro de unos días se cumpliría su 104 aniversario, por lo que le quiero dedicar este editorial y a la semana próxima sacaré un breve artículo histórico sobre su obra. Él es el compositor sobre el que hice mi tesis doctoral; siempre he comentado a mis alumnos que muchos compositores deben esperar entre 50 y 70 años en ser reconocidos, pero, de alguna manera, voy a ver si sirven estas dedicatorias a que suceda antes, pues es un compositor con premios nacionales e internacionales y todo tipo de reconocimientos, militares, civiles y religiosos.

En mi tesis doctoral, titulada La estética de la obra sinfónica de Manuel Berná García, hay un amplio apartado titulado “Consideraciones sobre su personalidad” digo: “Entre otros muchos rasgos de su personalidad, me atrevería a destacar su actividad, su enorme capacidad de trabajo y eficacia. Le gusta mucho más componer que leer, pero su inteligencia musical mira de modo peculiar lo que lee: de todo lo que cae en sus manos saca partido”[1]. Sus títulos lo demuestran: El Miserere (obra de Bécquer); Mironianas (Gabriel Miró); A Miguel Hernández (basada en su obra teatral El torero más valiente); etc.

Los principales valores que observé en Manuel Berná, los que conformaron su personalidad son: Amor (a su familia, amigos y Dios); Perseverancia y laboriosidad (cumpliendo con atención y asiduidad el trabajo que le correspondiera o el que él mismo se impusiera); Libertad (ha dirigido su conducta, eligiendo lo que estimaba mejor para sus metas); Generosidad (ideas y sentimientos altruistas); Agradecimiento (agradecía siempre ipso facto cualquier detalle que se tuviera con él o con su familia); Paz y Vida (es un hombre que ha tenido que vivir directa o indirectamente varias guerras, por lo que era gran defensor de la paz y de la vida); Justicia (hablando con él, me dijo, en una ocasión, textualmente: “sin ella <<la justicia>>, las relaciones humanas no se podrán desarrollar armónicamente, en un ambiente de igualdad, estabilidad, rectitud y respeto, es una virtud que siempre persigo, porque la considero perfecta”). A estos valores se podrían añadir unos dones, dignos de destacar, como: Inteligencia natural (inteligencia innata que, además, va unida a la constancia); Sensibilidad artística (supo desarrollar la semilla musical que plantó su padre en él, evolucionando y creciendo, dejando más de 200 composiciones); Voluntad (siempre ha tenido metas que conseguir, con éxito); Reciedumbre (ha sabido aceptar con una sonrisa los reveses que da la vida); Orgullo de cuna (presumía de haber nacido en Albatera, acuñando el término “albatereando”, que es lo que él decía que hacía por todos los destinos que obtuvo)[2].

Firmado: Mª Consuelo Giner Tormo (17-8-19)

Directora de El Monárquico 










[1] Giner Tormo, Mª Consuelo; La estética de la obra sinfónica de Manuel Berná García, Murcia, 2010. Serviciio de publicaciones de la Universidad de Murcia. ISBN 978-84-693-8997-3. DL MU-2075-2010. 522 pp. Se puede consultar en la siguiente dirección de internet:
http://www.tesisenred.net/TDR-0113111-115600/index_cshtml



[2] Para más información. Véase la tesis mencionada anteriormente, pp. 83-92.








Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.