sábado, 24 de agosto de 2019, 05:56
Elmonarquico2015
Elmonarquico2015

LAS VOCES DEL ALBA (Cánticos de mujer). Por Juan Antonio Urbano

|

Lirios

Después de la oscura noche surgen las líneas de luz del alba. Sonidos sordos que hablan. Murmullos que se transforman en palabras. Son las voces del alba. Las de las mujeres que se hicieron oír en medio de la maraña. Sacrificios y frustraciones, desánimo y esperanzas; convicciones y lucha, trabajo denodado y a veces menosprecio. Pero la fortaleza de su ánimo, su indómito espíritu incansable les ha hecho pasar por los siglos de puntillas primero, con paso firme y seguro después. Y en la actualidad siguen su camino buscando el respeto y la valoración que siempre debieron tener.

Pero la mujer no debe asumir, ni debe copiar todos los hábitos y costumbres del hombre para llegar a ser como él, más bien al contrario, deben hacer valer por encima de la visión machista que acompaña a los tiempos, que hay cualidades femeninas con más valor que algunas de las que el hombre del pasado tiene y mantiene en los tiempos en que vivimos, son los cánticos de mujer que debe seguir transmitiendo a la sociedad para continuar contagiándola y animar a un cambio colectivo que ayude a mejorar el mundo humano en el que vivimos. Estamos en este presente, tiempos difíciles y de cambio en los que se necesitan otras perspectivas, otras maneras, otras concepciones…

Ser dominante, agresivo o competitivo ya no sirve para marcar el ritmo a los pulsos del siglo XXI, estas cualidades han predominado en otras épocas ya obsoletas en las que el hombre llevaba las riendas de las sociedades en las distintas épocas marcando las normas de la valía y del triunfo relegando a la mujer, con sus cualidades, a un papel secundario, cuando no nulo. En cuántos momentos de la historia o en qué civilizaciones la mujer ha sido un ser invisible.

La mujer hoy día tiene valía por sí misma y libertad para llegar donde sus posibilidades individuales le lleven. Y si hablábamos más arriba de que las mujeres actuales para triunfar no deberían asumir todos los roles masculinos para perpetuarlos en ellas, pues sería perpetuar el machismo de forma camuflada, deberíamos observar y valorar cómo el hombre moderno se ha ido trasformando paso a paso en su camino por la existencia en los últimos años del siglo XX, y ha ido asimilando en su desarrollo vital, existencial y social comportamientos y cualidades que siempre se adjudicaron a la mujer.

Pues bien, quizás para conseguir una mayor y mejor evolución para afrontar los retos que la vida nos propone, tanto hombres como mujeres deberían analizar la situación de los tiempos de hoy, y ver con valentía que la combinación de ambos rasgos, los masculinos que merezcan la pena y los femeninos que así lo valgan sean el crisol de un nuevo horizonte para mujeres y hombres unidos y con la misma valía porque la inteligencia nos dicta que hombre y mujer tienen el mismo valor.

En un estudio de opinión entre 32.000 personas se les indicó que clasificaran los rasgos de personalidad en masculinos y femeninos y estos fueron los resultados.

Rasgos masculinos: dominante, fuerte, arrogante, rígido, analítico, orgulloso, ambicioso, lógico, agresivo, valiente, competitivo, directo, dinámico, egoísta...

Rasgos neutros:ágil, visionario, energético, auténtico, colaborador, inteligente...

Rasgos femeninos:encantador, dedicado, comprometido, creativo, sincero, apasionado, generoso, honesto, imaginativo, amigable, socialmente responsable, expresivo, sensible, afectivo, paciente…

Luego le presentaron la misma lista de rasgos a otras 32.000 personas diferentes, pero sin indicar que se habían clasificado entre hombres y mujeres estos rasgos, y les pidieron que los calificaran según su importancia para el liderazgo, éxito, moralidad y felicidad.

Los autores de dicho estudio pudieron determinar que un buen líder es visto como una persona expresiva, que comparte sus sentimientos de manera más abierta y honesta, que es paciente y tiene la capacidad de pensar a largo plazo. Otra conclusión era que mientras más desarrollada sea una economía, más son las personas propensas a tener cualidades de ambos géneros. "Se necesitan rasgos tanto femeninos como masculinos para prosperar en el mundo de hoy”.

Por eso da un poco de repelús ver cómo día a día, en la juventud, se ven más actitudes y comportamientos machistas, tanto en chicos como en chicas, en sus relaciones de pareja, en las letras de muchas de las canciones que tararean…

Después de la oscura noche surgen las voces del alba. La mujer y el hombre modernos han luchado por la igualdad de género. Sería una lástima ver cómo esta utópica empresa queda diluida por estas tendencias de una parte de la juventud.

Firmado: Juan Antonio Urbano (8-III-2019) 



Deja tu comentario

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.